libero

Lunes, 24 de junio de 2002

JULIO GRONDONA, DESDE TOKIO

“Quiero terminar ya esta historia para que no engrupan más a la gente”

 Por Gustavo Veiga

La telefonista japonesa, después de mencionarle el apellido del huésped y como si hubiera otro Grondona alojado en Tokio en el hotel de la FIFA, preguntó: “¿The first name?” (“¿El primer nombre?”). Apenas se le respondió “Julio”, no mediaron ni diez segundos que se escuchó la inconfundible voz al otro lado de la línea, o sea, a miles de kilómetros.
–Buen día...
–Hizo varias declaraciones en estos días y queríamos profundizar algunos conceptos con usted sobre la Selección.
–Hablo esta semana y no lo hago más.
En ese momento, el presidente de la AFA, como si fuera un delantero intuitivo que espera un pase para definir la jugada, se adelantó a la pregunta.
–La posición continúa siendo la misma. Cuando lleguemos a Buenos Aires evaluaremos con José y, bueno... desde ahí arrancaremos para ver lo qué hacemos. No hay otra. Acá no hay lobby, no hay esto o lo otro.
–Nos interesa precisar...
–Está todo precisado –interrumpe–. Yo llego, me siento, conversamos las cosas... ¿qué pasa, José? ¿Cómo va esto? ¿Qué te dijo el técnico que termina su contrato? ¿Qué es lo que creés conveniente? ¿Seguimos el mismo camino? Si no lo hacemos, ¿quién puede ser? ¿Qué te parece para proponer al Comité? Entonces, todas esas cuestiones son las que debemos discutir.
–¿Eso sucederá apenas vuelva a la Argentina?
–Pienso que si regreso entre el 3 y el 5 (de julio), ahí nomás me junto con él.
–Usted nos dijo hace 48 horas que no tenía apuro para resolver la cuestión, ¿sigue con el mismo pensamiento?
–Yo digo no tener apuro en estos momentos, acá, en Tokio. Pero cuando esté de vuelta en Buenos Aires debo dejar todo aclarado... bah, hay que empezar a trabajar el tema. No cajonearlo para que todo el mundo hable un mes y pico de eso, diciendo boludeces y después ver qué hacemos.
–Entonces, de algún modo, a usted lo afectan las presiones, aquello que ya comenzó a decirse sobre la sucesión de Marcelo Bielsa y lo que continuará comentándose.
–No... (exclama). Me siento afectado porque quiero terminar con la historia, pero no por otra cosa. Para que no engrupan a la gente con cuestiones que no pueden ser.
–¿Quiénes la engañan, según usted?
–Los medios.
–¿Cuáles?
–Los medios engrupen de buena fe. Cada uno dice lo que considera conveniente. Y si no dicen nada, ¿qué van a hacer? Nadie puede pasar inadvertido.
–¿Cómo tomó las críticas que, ahora ya no recibe tanto Bielsa, sino más bien Pekerman?
–Son ataques con intenciones de acobardarlo, no sé... Los que lo critican, que son los menos, no lo hacen para ponerle un collar de perlas. Y se están olvidando de todo lo que se hizo.
–¿Si las próximas Eliminatorias se adelantaran al segundo semestre del 2003, los nuevos tiempos acelerarían la sucesión de Bielsa?
–Nosotros necesitamos por distintos factores, inclusive por respeto a nuestros sponsors, la continuidad del seleccionado nacional. El Sub-23, el Sub-20, el Sub-18, el Sub-15 y la mayor. Para tener actividades y darles a los patrocinantes las oportunidades de que hagan sus publicidades y sus cosas. Para que se siga manteniendo latente la pasión por la Selección nacional. Trabajar hay que trabajar para rever de esta situación. Materia prima sobra...
–¿Cuál?
–Tenemos jugadores de Qatar ‘95, Malasia ‘97, Argentina 2001. Entonces, creo que el material existe.
–Mencione tres razones de peso que lo hagan inclinar por Pekerman para hacerse cargo de la Selección.
–No me inclino por José, ahí está la confusión. Yo cumplo con el sistema que tiene la AFA en selecciones nacionales. Si estoy al frente de una empresa, no le voy a ir a preguntar al portero qué camino vamos a seguir. Hay un manager o director general en plenas funciones y, antes que todo, hablaré con él.
–¿Se supone que le va a ofrecer el cargo de Bielsa?
–Conversaremos de todo lo que haga falta. Sin tener prevista una cosa o la otra. El diálogo nos llevará a lo que debamos hablar.
–¿Cómo va a finalizar su relación con quien, el 30 de este mes, termina su contrato como entrenador de la Selección?
–De manera perfecta, aunque sin ningún trato personal, como ocurrió estos cuatro años. Pero sí con la satisfacción de que se hizo un trabajo que va a tener sus frutos, seguramente. Ahora, qué va a pasar, si sigue o no... también es un asunto que debemos abordar.
–¿Es cierto que Bielsa le hizo un desplante en la concentración 24 horas después del partido contra Suecia?
–No hubo absolutamente nada. No han tenido conmigo ningún desplante, ningún rencor, éstas son cosas del trabajo que no tienen nada que ver en absoluto.
–¿Y cómo hará la AFA para pagarle al técnico del seleccionado lo que le debe?
–Pagaremos como corresponde. Y cumpliremos como marca la ley para no poner a la AFA ante una situación incómoda.
–¿Cuáles son los nuevos valores que ustedes le abonarán al futuro conductor del equipo nacional?
–Serán similares a los que puedan ofrecer River, Boca o San Lorenzo a sus distintos cuerpos técnicos. Los clubes son los parámetros para saber qué pagar.
–¿Convivirán en la AFA dos entrenadores, como sucedió hasta ahora, o ustedes se quedarán con uno solo?
–Eso lo dirá la solución que adoptemos. Es fundamental determinar quiénes serán, para saber cuál es el sistema que emplearemos con la Selección.
–¿Podría ampliar algo más su definición de que la eliminación en la primera ronda del Mundial no significó un fracaso?
–Seguro. Si la mayoría de las reacciones primarias indican que la pelota no quiso entrar... Que la actuación de la Argentina fue digna, que los jugadores dieron todo de sí, que no hubo ningún inconveniente. ¿Por qué voy a cambiar mi opinión?
–¿Pero usted puso en un pie de igualdad a este equipo con los que jugaron los Mundiales de 1994 y 1998 y, esos planteles, llegaron más lejos?
–Esta selección, quién sabe, jugó igual que la de Basile o la de Passarella. Unos terminaron de un modo, otros de una manera diferente... en fin, a otra cosa.
–¿Cómo debería ser el perfil del futuro técnico?
–Si no se queda el que está, tendrá que venir uno que, quizá, deba mantener un trato distinto en general, con la prensa, con toda la gente que lo rodee, en fin, una relación distinta.
–¿Se refiere a un trato diferente porque Bielsa, por ejemplo, no les daba notas individuales a los medios?
–Pienso que él fue muy justo con todos, pero no sucedió lo ideal, lo que se pretendía. Si hacemos todos como él, poco trabajo tendrán ustedes. Si las principales figuras que ocupan los cargos no satisfacen en parte lo que los medios necesitan para su trabajo, no sé... Yo apunto a mejorar en lo que se pueda, quisiera que las opiniones fueran mejores.
–¿Nos está diciendo que tomará en cuenta el pensamiento de los periodistas sobre este asunto?
–Todas las opiniones son válidas. Hasta un chico tiene opiniones que valen la pena. En el fútbol todo es posible.

Compartir: 

Twitter
 

“Los medios engrupen de buena fe, dicen lo que creen conveniente”, opina Grondona.
 
LIBERO
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.