radar

Domingo, 7 de diciembre de 2014

ACARICIANDO LO ÁSPERO

TELEVISION La nueva serie de HBO, Olive Kitteridge, protagonizada por Frances McDormand

 Por Juan Manuel Domínguez

Hay una línea en Olive Kitteridge (el libro de Elizabeth Strout, editado en español por El Aleph) que se trasladó intacta al guión adaptado por Jane Anderson para la miniserie en dos partes del mismo título. Una frase que define a la corrosiva protagonista de ambas obras, libro y miniserie es el instante en que Olive dice: “Estoy esperando que el perro se muera, así me puedo suicidar”. Anderson recuerda que cuando Frances McDormand, que compró los derechos del libro una semana antes que las 13 historias cortas interconectadas ganaran el Pulitzer (sólo la mitad se ve en las cuatro horas de la miniserie), le pidió que adaptara la obra de Strout, le dijo: “No quiero ser la estrella de la miniserie, quiero aparecer acechando desde la vuelta de las esquinas”.

Frances McDormand define a Olive Kitteridge como “un ser filoso, casi un actor secundario de su propia vida y, para los demás, un ser abrasivo, lacerante. Pero también es alguien que no entiende la vulnerabilidad, o, mejor dicho, la entiende, pero sólo la procesa, distinta, cuando eso deviene algo estoico”. McDormand se cruzó con el libro justo cuando terminaba de ver la celebrada serie The Wire y “descubría las posibilidades de la TV: el cine no es un lugar para historias de mujeres. La literatura desde siempre ha contado historias de mujeres complejas. Pero una película de 90 minutos o 120 minutos, de tres actos, no puede generalmente con historias de mujeres. Las historias con personajes femeninos son más escurridizas, más atentas al detalle, más circulares y silenciosas. La nueva televisión es un gran lugar para estas historias”.

Uno de los hermanos Coen, Joel, marido de McDormand y su director en su más famoso papel (la oscarizada sheriff de Fargo, el clásico ahora devenido también en serie, sobre la que McDormand ha dicho que no le interesa en absoluto “la usurpación cultural de propiedad intelectual”), ha definido a Kitterigde como “un Harry el Sucio emocional”. Coen habla del sentido cáustico de Olive, de su capacidad de odiar al planeta y sus superficiales amabilidades (su suegra diciéndole “Má”, la falsa bondad entre conocidos, la ausencia de sinceridad ante el agobio, el protocolo del día a día) y hacérselo saber de forma seca. McDormand sostiene que “eso a lo que vive atada Olive es algo así como la tiranía de la felicidad: siempre se hace foco en aquellos que sufren sus cortantes respuestas, o a quienes les aniquila cualquier posibilidad de que una escena sea un drama. Pero ella vive obligada a ser feliz, por convención, y simplemente no puede”.

Olive Kitteridge comienza en el instante en que una Olive septuagenaria, cuyo padre se ha suicidado, saca un revólver en el medio del bosque de ese pueblito ficcional de Maine y desde ahí narra, a partir de flashbacks, 25 años de su historia y sus relaciones desde los años ’40 en adelante. Estas relaciones incluyen principalmente las que mantuvo con su esposo (el siempre perfecto Richard Jenkins), su hijo (John Gallagher Jr., Jim en The Newsroom) y un viudo a quien conoce por casualidad (Bill Murray, a quien McDormand llama “Mr. Bishop, porque nuestros personajes en un film de Wes Anderson se llamaban así”). McDormand dice que la serie dirigida por Lisa Chodolenko (realizadora de Laurel Canyon, donde trabajó con McDormand, y Mi familia, 2010) trata “sobre el matrimonio, sobre cómo se sobrevive a una depresión y no sólo a la que sufre uno de los integrantes de la pareja sino a generaciones enteras y a distintas formas de depresión, y cómo un pequeño pueblo sobrevive, o sigue funcionando al menos, a las diferentes (y a veces silenciosas) formas en que esas generaciones tienen problemas mentales, no sólo depresión sino de todo tipo”.

Olive Kitteridge es la primera incursión de McDormand en TV; ella es de hecho su productora ejecutiva y junto a la compañía de Tom Hanks, Playtone, es dueña de los derechos, y es también la protagonista: “Es mi proyecto, sin dudas”, dijo en entrevista con Radar. “Es un acto de subversión. Es –en su madurez, en sus personajes adultos, en hacer foco en pequeños gestos, pequeños instantes familiares y sin tanto texto, o sin crisis dramáticas que impliquen gritos y revelaciones– algo distinto. Es una respuesta a una industria... no, a una sociedad que está sufriendo de su obsesión con la juventud, con ser joven. Es muy raro: no existe, ni en la mayoría de las ficciones, ni en el día a día, un deseo por ser adulto, por mostrar eso en que alguien se convierte después de determinadas experiencias. Parece que la idea es que todos tengamos 45 años por siempre. Claro que hay más en la miniserie que una mera respuesta a eso, pero esa obsesión cultural por ser joven hace que cosas como ésta, que no deberían tener que explicarse, se conviertan en toda una toma de posición.”

McDormand, que en un principio no quería interpretar ella misma a Olive, insiste en que “la pasé mejor que nunca. La autora me preguntó si lo había sufrido, y me dijo que ella había escrito el libro bajo el formato de historias cortas porque tenía miedo de que la gente se agotara de un personaje como Olive”. Y sabe que la complejidad de Olive Kitteridge, miniserie y personaje, es algo que “dialoga directamente con todos los roles que interpreté en mi carrera, a los que quiero mucho, pero suelen ser secundarios a personajes masculinos. Solemos interpretar personajes secundarios de nuestros esposos, hijos, jefes e intentamos que esos personajes, por periféricos que sean, no sean olvidados. Creo que nuestra historia, la de Olive, trata sobre eso también: sobre una mujer que, bajo determinadas circunstancias, nunca es invisible, incluso cuando la obligan a serlo”.

Olive Kitteridge

Parte 1: repite el miércoles

10 de diciembre, a las 15.20, por HBO

Parte 2: jueves 11 de diciembre,

a las 22, por HBO / Estreno

Sábado 13 a la 1.48, y miércoles 17

a las 17.04, por HBO

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.