radar

Domingo, 28 de diciembre de 2003

SOBREDOSIS DE TV

Un mundo absurdo marca ACME

Una de las encarnaciones más celebradas del Pato Lucas fue ésa en la que homenajeaba a Flash Gordon y a Buck Rodgers en el siglo 24 y medio. Ahora que el absurdo de ese futuro se nos vino encima, el Cartoon Network tuvo el gesto de revivir a Duck Dodgers, el pato galáctico que alguna vez fue amigo de los jedis.

POR Mariano Kairuz

A Charles Martin Jones, más conocido como Chuck Jones –el nombre con el que firmó muchos de sus cortos de El Correcaminos–, le gustaba decir que todos sus personajes tenían algo de él, y que “uno sueña con ser Bugs Bunny, pero luego se despierta y es el Pato Lucas”. Un poco menos histérico que el pato de Disney (Donald, por supuesto), el emplumado de la Warner también fue siempre uno de los personajes más nerviosos y egocéntricos, invariablemente preocupado por su cuota cotidiana de reconocimiento y satisfacción personal, con la suerte rara vez de su lado. El que muchas veces ha estado de su lado es Porky, pero como ladero (ya sea en el Lejano Oeste o en el espacio exterior); el cerdo tartamudo hizo poco menos que contribuir al desprestigio del pato mediante una actitud mesurada hasta la indiferencia. Verdadero antihéroe, será como decía Jones, que los mecanismos de la identificación siempre jugaron a favor de Lucas y que por eso es un auténtico favorito de los fanáticos de los Looney Tunes, preferido por muchos al conejo de la suerte. Y si Lucas siempre fue un antihéroe, pocas veces lo fue como en uno de sus cortos más célebres, dirigido por el propio Jones y estrenado hace exactamente cincuenta años. Duck Dodgers en el siglo 24 y medio funciona a partir de una lógica similar a la de buena parte de la ciencia ficción cinematográfica de la época: sobre una ingenuidad que ya estaba dejando de ser tal (proliferaban las películas sobre monstruos mutantes, hijos de la radiactividad) pero que a su vez, dado que los contornos de lo científicamente posible todavía eran difusos, dejaba un amplísimo margen para la especulación. Así es como Duck Dodgers, inexplicablemente desnudo de la cintura para abajo, pero con medio uniforme de comandante espacial a lo Flash Gordon y –más obviamente– Buck Rogers, debe enfrentar al pequeño pero poderoso Marvin el Marciano en su lucha por la conquista del Planeta X (que no es otro que el que se encuentra entre el Planeta W y el Planeta Y, y que contiene las últimas reservas siderales del átomo de crema de afeitar). Y para un enfrentamiento de tal magnitud no puede sino armarse con increíbles pistolas desintegradoras y artefactos por el estilo. Por ejemplo, la pistola “reintegradora”, efectiva pero incapaz de devolverle otra integridad que la física al protagonista.
Devenido clásico de culto entre los cientos de cortos animados de la W. Bros., Duck Dodgers también es el favorito de George Lucas, lo cual motivó la producción de una secuela allá por 1980, dispuesta para acompañar el estreno de El Imperio contraataca, y que significó el regreso de Jones, del guionista original Mike Maltese y de Maurice Noble, uno de los mejores diseñadores de producción de los Looney Tunes (ya que no es nada fácil diseñar una oficina del Protectorado Galáctico ubicada en un piso 17.000). Eventualmente, dos productores (Spike Brandt y Tony Cervone) convencerían al Cartoon Network de revivir al personaje, y el resultado es la serie que puede verse en esa señal, con media hora semanal y una canción interpretada por Tom Jones y The Flaming Lips, en simultáneo con el estreno en cine de la película Looney Tunes de nuevo en acción. La idea conductora de esta remake fue que Lucas y Marvin retuvieran su condición de perdedores, eternamente enfrentados en un mundo que les queda demasiado grande. Que su único triunfo posible consista en la destrucción total, absoluta, definitiva de todo lo que los rodea. Y que uno –que frente a la pantalla siempre se sintió un poco más Maxwell Smart que James Bond– siga sintiendo algo de más de afecto y comprensión por un patético pato propenso al desplume que por un conejo hábil y ventajero que siempre se sale con la suya.

Duck Dodgers se da todos los domingos a las 13.30 en
Cartoon Network.

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared