radar

Domingo, 6 de noviembre de 2011

Barrilete cósmico

Música > A los 80 años y resignado a ser para siempre el Capitán Kirk de Viaje a las estrellas, William Shatner grabó un álbum doble, Seeking Major Tom, un disco conceptual de canciones sobre el espacio, las estrellas y los viajes que podría ser una de las mejores colecciones de covers de la historia del rock.

 Por Alfredo Garcia

En 1968 William Shatner, más conocido como el Capitán Kirk de la serie y los films de Viaje a las estrellas, ya había grabado un LP: su primer opus sonoro, The Transformed Man, era una especie de gema kitsch donde el actor lo que hacía era justamente actuar, más que cantar, temas hiperpopulares de la era del flower power como “Lucy in the Sky with Diamonds” de los Beatles o “Mr. Tambourine Man” de Bob Dylan. Con el tiempo varios de los miembros del Enterprise, como Leonard Nimoy, imitaron aquella aventura discográfica en una especie de competencia por ver quién avanzaba más profundamente en el hiperespacio del ridículo. En ese sentido, era difícil vencer al almirante de la flota. Especialmente teniendo en cuenta que en su primer disco Shatner combinaba monólogos shakespeareanos con canciones como “Insensatez” de Jobim (lo que en cierto modo podría leerse como toda una declaración de principios). Luego Shatner grabó otros discos que pasaron más desapercibidos que algunas divertidas performances musicales en vivo.

Pero el tiempo pasa, y de golpe Shatner, un actor que hizo grandes películas junto a Roger Corman (lo dirigió en el drama político The Intruder, donde interpreta a un racista infiltrado en el Sur para provocar disturbios) o Stanley Kramer (nada menos que en El Juicio de Nuremberg, en un elenco que incluía a Spencer Tracy y Marlene Dietrich), cumplió 80 años el pasado 22 de marzo y aparentemente logró asumir que, haga lo que haga, sólo será recordado por la historia como el capitán Kirk de Star Trek. A partir de ese momento, hizo cosas como defenestrar a los Jedis de Star Wars asegurando que Viaje a las Estrellas era mucho mejor, y además, a modo de catarsis personal desarrolló su obra maestra musical, este Seeking Major Tom que, fuera de broma, es uno de los mejores discos editados este 2011.

Este doble CD (o triple vinilo) es una especie de obra conceptual sobre viajes espaciales que quizá sean sólo trips mentales, empezando por el tema que une todos los demás, el súper clásico “Space Oddity” de Bowie, con el mismísimo Ritchie Blackmore de Deep Purple dándole una mano en la guitarra. En realidad, sólo una leyenda viviente como William Shatner podía lograr que tantos rockeros famosos lo acompañen en semejante odisea musical que puede definirse como una de las mejores colecciones de covers de la historia del rock, especialmente porque cada una de las canciones están elegidas para ofrecer algún tipo de reflexión sobre la extraña condición de intentar ser un actor y terminar convertido en un icono de la cultura pop que a los 80 años canta una furibunda versión de “Iron Man” de Black Sabbath (apoyado por dos pesos pesados del heavy metal, Zack Wylde y Mike Inez).

Hace años Shatner ya había hecho un poco el ridículo cantando en vivo el “Rocket Man” de Elton John, pero ahora el chiste se vuelve serio con una nueva versión donde lo acompaña el héroe de la space guitar Steve Hiillage (de Gong) en sutiles arreglos cósmicos. Asombra la capacidad del Capitán Kirk para elegir cada uno de los tracks relacionados con trips de todo tipo, para luego elegir qué músicos invitar a tocarlos. Por ejemplo, su versión del arrollador “Silver Machine” de Hawkwind, interpretado junto al guitarrista de MC5, Wayne Kramer, y el virtuoso baterista Carmine Appice merece por sí solo recomendar el disco. Ni hablar de la inclusión de “Mr. Spaceman” de los Byrds, acompañado por el Kink Dave Davies. O un chistoso “Space Trucking” de Purple convertido en una especie de imitación del tema de Cheech & Chong (“Spill the Wine” de War) con el baterista Ian Paice deformando su propio clásico para que se luzca en guitarra el albino Johnny Winter.

Sheryl Crow aparece para cantar la balada poco conocida “Mrs. Major Tom”, mientras que Lyle Lovett ayuda a Kirk en el cover de U2, “In a Little While”, al tiempo que Peter Frampton le saca chispas a su guitarra como en sus mejores épocas para tocar “Spirit in the Sky”. En un momento Shatner parece ponerse realmente serio, cuando versiona el “Lost in the Stars” de Kurt Weill que solía cantar Frank Sinatra (aquí lo ayuda el jazz-man Ernie Watts) y otras veces se ríe, y realmente parece divertirse, como cuando se enceguece con el Thomas Dolby de “She Blinded me with Science” (interpretado junto al más que heterogéneo dúo formado por Bootsy Collins de Funkadelic y Patrick Moraz de Yes). El momento más histriónico, y quizá menos espacial, es la “Rapsodia Bohemia” de Queen, que tal vez no tenga mucho que ver con todo lo demás pero sin lugar a dudas le da paño a Shatner para que actúe y sobreactúe a discreción.

Hay un solo tema propio (se llama “Struggle”, es decir “Lucha”), un recitado casi demasiado serio dedicado a Pink Floyd (“Learning to Fly” con Edgar Froese, de Tangerine Dram) y un divertido dueto caribeño con Toots Hibert en “Walking on the Moon” de The Police. Al final el Capitán Kirk decide volver a nuestro planeta con Duran Duran y su “Planet Earth”, balbuceado para que todo termine como un chiste. Aunque luego de escuchar un par de veces los dos cds, queda claro que todo esto es mucho más que una broma.

Compartir: 

Twitter
 

 
RADAR
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.