SANTA FE › LA ESTRATEGIA DE HERMES BINNER PARA LA REFORMA

En política, todo es posible

El gobernador sabe que para declarar la necesidad de la reforma, tendrá que disponer de acuerdos con al menos una porción del peronismo. Una "esperanza" llamada Reutemann.

 Por Pablo Feldman

En su primer discurso de apertura del período ordinario de sesiones de la Legislatura, el Gobernador Hermes Binner hizo especial hincapié en el proyecto de reforma de la carta magna provincial. Una empresa para nada sencilla si se tiene en cuenta que la "necesidad de la reforma" necesita de una ley con mayorías especiales. Para ello es menester que los dos tercios de ambas Cámaras legislativas voten favorablemente la iniciativa. Y es en este punto donde a la voluntad del socialismo deberían acompañarla los votos del peronismo, o al menos una porción importante de sus legisladores. En diputados harían falta media docena de legisladores del PJ que se sumen al pelotón de 28 del Frente Progresista, pero en el Senado -donde la oposición tiene la mayoría especial- debería contarse con el concurso de más de la mitad del bloque del PJ. Repasados los números, la única posibilidad de reforma constitucional estará dada por un acuerdo político con el peronismo que hoy parece poco probable, sin embargo el propio Gobernador alberga esperanzas a partir de la reaparición en la escena política de Carlos Alberto Reutemann, firmando el documento en contra de las retenciones que propició la Casa Gris y que rubricaron la mayoría de los intendentes de la provincia, incluidos los electos por el Frente para la Victoria.

De eso tomó nota no sólo Binner, sino Agustín Rossi, que reparte mandobles para el líder socialista y su otrora compañero de afiches y tribunas, en proporciones similares. Fue por eso que no resultó una sorpresa para nadie que "el Chivo" viajara a Santa Fe y se ubicara en primera fila para escuchar el discurso del "ni medio Gobernador" como dijo Carlos Kunkel -vocero K- que llamó "gorila" a Binner. Al término de la hora larga de discurso, Rossi desparramó su catilinaria frente a los periodistas acreditados en la Casa Gris. Pero el único problema de Rossi no es Binner, antes tendrá que lidiar con sus propios compañeros, y en ese sentido que la interna se haya posdatado es un elemento que complica el diálogo político.

Según el gobierno, "hay un sector del PJ que está dispuesto a dialogar" y si hay que ponerle nombre y apellido, el Senador Ricardo Spinozzi es el que se perfila como interlocutor. Sin dudas, el legislador por el departamento General López es el dirigente más identificado con el ex-gobernador Reutemann, y son conocidas también sus aspiraciones de conducir el PJ provincial. Sin embargo, por esa misma razón resulta difícil imaginar que Spinozzi y sus pares -especialmente el Senado- hagan algo que vaya en contra de las instrucciones de la Casa Rosada que por ahora no se conocen pero que Rossi va a militar para que sean contrarias a la reforma. El mayor argumento que podrá esgrimir es que una elección de Convencionales Constituyentes permitiría al Socialismo colocar los nombres de Hermes Binner y Miguel Lifschitz en una boleta que iría "pegada" a las de candidatos a senadores, diputados y concejales.

Para neutralizar ese argumento el socialismo estaría dispuesto a desdoblar los comicios, adelantando el de Constituyentes inclusive para este año. Suena difícil pero no imposible. Otra de las "ofrendas" que haría el oficialismo sería en la estructura de Poder Legislativo, donde se sabe que el proyecto socialista propone la "unicameralidad", ese esquema podría quedar en el camino en las primeras reuniones.

A esta altura es difícil encontrar algún dirigente con responsabilidad institucional que se oponga con argumentos sólidos a la reforma constitucional. Más aún si -como se sabe- Binner no puede ir por su reelección y muchas de las modificaciones que tendrían rango constitucional ya se están ensayando como la coparticipación de ingresos o mayor autonomía a los municipios. Sin contar los necesarios mecanismos de consulta popular y otros avances institucionales consagrados en la reforma de la Constitución Nacional de 1994, y que Santa Fe no ha incorporado.

Pero más allá de estas y otras argumentaciones, con la voluntad política del gobierno y la participación de las instituciones intermedias -más de 20 que trabajaron en su momento por la derogación de la promiscua Ley de Lemas- no alcanza. Una vez más lo que resuelva el peronismo es decisivo. Como lo fue cuando Jorge Obeid cumplió con su promesa de derogar la LdL y adecentar los procesos electorales en Santa Fe. Al día de hoy, y seguramente por mucho tiempo al ex-gobernador le siguen "facturando" la pérdida del invicto peronista. Es de imposible comprobación, pero para este cronista la continuidad de la LdL le hubiera propinado al PJ una catástrofe electoral muy superior a la protagonizada por Rafael Bielsa el año pasado. Obeid hizo lo que dijo que haría durante la campaña que lo depositó por segunda vez en la Casa Gris. Habrá que ver en adelante quién del peronismo asume la responsabilidad de habilitar o no la discusión por la reforma. Por ahora Rossi ha sido claro en un sentido, sucede que el jefe del bloque de diputados nacionales se las verá en figurita cuando tenga que recorrer la provincia después de su faena en defensa de la posición del gobierno de Cristina de Kirchner con el tema de las retenciones. Es por eso que desde algunos despachos se comienza a hablar de otros referentes y entre los nombres que aparecen está el del senador Spinozzi -se le objeta su proximidad al Lole- y Omar Perotti, que no firmó el documento contra las retenciones -pero mandó a su Jefe de Gabinete- y fue al acto de apoyo a Cristina casi al mismo tiempo. A esta altura, el malabarismo del Intendente rafaelino es digno del "Circ du Solei": Después de un mes de conflicto y otro de tregua nadie sabe si Perotti está a favor o en contra de las retenciones.

"Vamos a ver hasta qué punto el Lole vuelve a jugar", se esperanza un dirigente socialista, como si Carlos Reutemann no fuera quien es, o mejor dicho quien fue. Pero en política todo puede suceder.

Compartir: 

Twitter
 

Binner abrió y cerró su mensaje a la Legislatura con la necesidad de la reforma Constitucional. Rossi intentará desactivar cualquier acuerdo que lleve al gobernador hacia esa posibilidad.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.