SANTA FE

Del juzgado de Reconquista los amigos nunca salen defraudados

El cuestionado fiscal Cavanagh de Reconquista tomó licencia
por enfermedad y dejó en su lugar al abogado Peralta, su socio
en un Fideicomiso. Siguen los escándalos en el juzgado de Fariz

 Por Daniel Enz

(Desde Reconquista)

Para muchos quedó claro que el fiscal Cristóbal Cavanagh no toma nota de las cosas que han venido sucediendo a su alrededor en los últimos cinco meses. En realidad, no fueron pocos los hechos que conmocionaron a Reconquista y tuvieron un marcado ritmo periodístico en buena parte de la provincia: se fue suspendido el juez federal Eduardo Fariz -cubierto de denuncias e irregularidades en el manejo de causas de narcotráfico o contrabando y por el destrato hacia el personal que tenía a cargo-; el Consejo de la Magistratura de la Nación sentó precedente al votar en forma unánime su alejamiento, quebrándole la impunidad de movimientos que siempre tuvo, desde que el largo brazo del ex senador nacional Jorge Massat (PJ-Santa Fe) lo premió con tal cargo y los coletazos, como no podía ser de otra manera, llegaron hasta el sillón del propio fiscal Cavanagh, quien casi siempre avaló los chanchullos del juez federal en caída.

Entre regalos, abrazos, Papá Noel acalorados y arbolitos prolijamente armados, el fiscal tuvo un problema de salud (meningitis), que provocó su alejamiento antes de tiempo, porque, por lo general, siempre partía de vacaciones el primer día del año. Como cada fin de diciembre, esta vez, no confeccionó lista alguna para seleccionar en forma transparente a uno de los abogados, en calidad de subrogante. Ni siquiera hizo el sorteo ficticio delante de su secretario, Ignacio Candiotti, quien se enteró de lo resuelto cuando salió y le dijo el designado. El único testigo de la decisión fue, vaya casualidad, Horacio Fariz, hermano del juez suspendido y con cargo de escribiente en la Fiscalía Federal de Reconquista. Obviamente, el designado a dedo fue el abogado Francisco Peralta, el mismo con el cual tiene un Fideicomiso, con sede en Corrientes, junto a otros empresarios de Reconquista. De los 45 días de licencia anual que tiene Cavanagh (30 en enero y 15 en julio), Peralta lo reemplazó en 22 oportunidades en el 2001; 28 veces en el 2002; 27 en el 2003; solamente 12 en el 2004, pero llegó a 32 días en el 2005, según pudo determinar Rosario/12. Peralta quedó a cargo el 24, 25, 30, 31 de diciembre y 1 de enero de 2006. Pero a partir de ayer también tiene continuidad por enero.

Cuando el gremio judicial -conducido por Julio Piumato, Carlos Minella y Víctor Dellarosa- denunciaron a Cavanagh, ante el procurador general de al Nación, Esteban Righi, citaron innumerables y graves irregularidades. Mencionaron los favoritismos, pero también la condición de "socio" de Peralta, en el Fideicomiso, que no es un hecho común y corriente entre funcionarios judiciales y abogados, como quiso dar a entender Cavanagh, cuando hizo declaraciones entre otros puntos, tal desprolijidad. También recordaron que "el abogado Peralta (civilista) es el más favorecido con sobreseimientos para sus clientes en las causas penales tramitadas ante el Juzgado Federal de Reconquista. En ninguna de ellas, el fiscal apeló tales sobreseimientos", acotaron y especificaron cada uno de los expedientes. Pero a su vez recordaron que Peralta "también tomaba represalias con quienes denunciaban a su socio (Cavanagh). En la causa 227/00 Silvia Fantín -aquella sobrina del ex senador Massat, que aparecía como dueña de la empresa Comercial Euroamericana, también con sede en Corrientes, donde se lavaron millones de dólares, cuyos depósitos, en su mayoría, se hacían desde bancos cercanos al Congreso de la Nación- "denunció a Peralta por allanamiento ilegal (que fuera pedido por el fiscal en la causa que Fantín denunciaba al ex legislador nacional). Entonces el fiscal actuó contra Fantín y le fabricó una causa penal (causa 225/01)", indicaron.

Distanciado absolutamente con el juez federal subrogante de Reconquista, Virgilio Palud (a quien, entre otras cosas, le presenta casi diariamente "pronto despachos" de causas irrelevantes, algunas ya archivadas incluso); con escasa presencia en instancias indagatorias en expedientes trascendentes -en especial los de narcotráfico o contrabando-, Cavanagh sigue moviéndose como si nada hubiera ocurrido.

Compartir: 

Twitter
 

El cuestionado fiscal Cavanagh y el suspendido juez de Reconquista Eduardo Fariz. Pese a los escándalos de los últimos meses, siguen las maniobras en el juzgado.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.