SANTA FE › EMPRESARIO INMOBILIARIO VINCULADO CON UN EX JEFE DEL EJéRCITO

Relaciones peligrosas

La causa Brusa sigue dando sorpresas. Ahora, un hombre que negó haber conocido al ex jefe del Destacamento 122, Domingo Marcellini, fue desmentido por su sobrino frente al tribunal.

 Por Juan Carlos Tizziani

Un mayor retirado del Ejército y hoy empresario inmobiliario, Eduardo Villa, dijo en el juicio a los represores santafesinos que no conocía al ex jefe del Destacamento de Inteligencia Militar 122, coronel Domingo Manuel Marcellini, pero su sobrino y ex preso político, Rubén Ríos, que declaró inmediatamente después en la audiencia, lo desmintió y hasta reveló que ambos habían concurrido a una entrevista con Marcellini para agradecerle las gestiones que éste había hecho para que lo liberen, a fines de 1976.

Villa fue convocado en el juicio por su relación con el abogado Jorge Ayala Bergero, ex propietario de una casa quinta en Villa California, en las afueras de San José del Rincón, que dos querellantes en la causa, Daniel García y su esposa Alba Sánchez, denuncian como un centro clandestino de detención en el que estuvieron desaparecidos durante cinco meses, entre diciembre de 1977 y mayo de 1978. La tercera secuestrada era Andrea Trincheri (La Tana), quien se había refugiado unos meses antes en la casa de los García.

El miércoles próximo, el Tribunal Oral realizará una inspección a la quinta de Villa California que los represores llamaban "El Borgia", según el relato de los García. La semana pasada declararon en el juicio la viuda de Ayala Bergero, una hija, el hermano, la cuñada y su ex socio y contador Mario Rostagno, que era copropietario de la casa durante la dictadura. Todos negaron que la quinta hubiera tenido otro destino distinto al esparcimiento familiar hasta que fue cedida en alquiler después de 1984. Y ofrecieron como pruebas fotografías familiares de distintas épocas, pero ninguna se corresponde con el período investigado en el juicio: desde principios de diciembre de 1977 hasta mediados de mayo de 1978. El martes están citados a declarar otros testigos propuestos por la familia Ayala Bergero y el miércoles, a las 10, se realizará la inspección judicial de la propiedad.

Villa reveló que Ayala Bergero fallecido un mes antes del comienzo del juicio fue su abogado durante 40 años, desde 1968, cuando él pidió el retiro en el Ejército para dedicarse a los negocios inmobiliarios. Y confirmó que tenía una sociedad de hecho con otro ex camarada, Benito Guglielmone, un capitán retirado del Ejército que tenía fluidos contactos con el dictador Leopoldo Fortunato Galtieri.

Las preguntas del abogado querellante Guillermo Munné apuntaron entonces a sonder las relaciones de amistad, profesionales o de negocios entre Ayala Bergero Villa Guglielmone y Galtieri. "¿Usted conoció al doctor Ayala Bergero?", le planteó Munné.

Si. Me asesoraba. Era mi abogado desde hace muchos años, desde 1968 contestó Villa.

¿Por su actividad inmobiliaria intervino en operaciones de alquiler de propiedades del doctor Ayala Bergero?

No. Era mi abogado, pero no tuve negocios con él.

¿Y cuál es su relación con Benito Guglielmone?

Guglielmone falleció. Eramos de la primera promoción del Liceo Militar (General Belgrano de Santa Fe). Hicimos juntos (los barrios privados) 'La Tatenguita' y 'El Paso'. Teníamos una sociedad de hecho respondió Villa.

¿Y usted tuvo tratos con Galtieri a través de Guglielmone o por si mismo?

No conocí a Galtieri. El que sí tenía relación con él era Guglielmone reveló Villa.

Después, cuando le preguntaron si conocía al ex jefe del Destacamento de Inteligencia Militar 122, coronel Domingo Manuel Marcellini, que zafó del juicio por problemas de salud, Villa contestó: "No lo conozco. Era un oficial que estaba en Pontoneros (sic), pero nunca hablé con él", dijo.

Lo curioso es que Villa quedó al descubierto unos minutos después cuando declaró en el juicio su propio sobrino, Rubén Ríos, quien estuvo detenido durante la dictadura y fue liberado por gestiones de Marcellini. "Fuimos con mi tío a una entrevista con Marcellini para agradecerle lo que había hecho", afirmó.

Ríos dijo que fue detenido el 20 de noviembre de 1975 en la calle. Y luego pasó por un circuito represivo que incluyó la comisaría 2ª, la Policía Federal, la Jefatura de Policía, la cárcel de Coronda y la comisaría 11ª. Hasta que le concedieron la libertad a fines de 1976.

¿Su tío Eduardo Villa realizó gestiones para su liberación? le preguntaron a Ríos.

Se movió en su círculo de amistades.

¿Conoce al coronel Marcellini?

Sí, el gestionó mi salida a disposición del Poder Ejecutivo. Le fui a agradecer.

¿Fue solo o lo llevó Villa?

Fui llevado. Mi tío me acompañó, no iba a ir solo.

¿Usted dijo que el coronel Marcellini gestionó su liberación y que su tío había hecho gestiones. ¿Su liberación fue el resultado de esas gestiones?

Entiendo que sí. Su socio era Guglielmone.

¿Quién le pidió que haga ese agradecimiento a Marcellini?

Mi tío afirmó Ríos.

Compartir: 

Twitter
 

El Tribunal Oral escuchó las contradicciones entre dos testigos respecto de Marcellini.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.