SANTA FE › ASALTAN PANADERIA Y DEJAN A SEIS REHENES EN UN HORNO ENCENDIDO

Ola de violencia azota a Santa Fe

Un asalto a mano armada volvió a impactar a la capital de la provincia, cuando tres sujetos irrumpieron a la madrugada en una panadería del barrio Barranquitas, tomaron como rehenes a siete personas durante una hora, desvalijaron el negocio y la vivienda de los dueños, se alzaron con un botín en dinero y joyas superior a los 50.000 pesos y dejaron encerrados a seis de sus víctimas -el propietario del comercio y cinco empleados﷓ en un horno encendido a 80 grados, en lo que podría haber sido una tragedia. Los seis salvaron su vida por milagro, cuando los rescató la Policía al borde de la asfixia.

La pasadilla del dueño de la panadería "El Fortín", Aurelio Gigliotti, su esposa y cinco empleados que trabajaban en la cuadra comenzó alrededor de la una de la mañana, cuando irrumpieron tres sujetos a mano armada. "Me apuntaron con un revólver y me pisaron la cabeza", relató Gigliotti, unas horas después, ya repuesto del trance. Los asaltantes los redujeron

rápidamente y los encerraron a él y a los cinco trabajadores en un horno. "Es una estufa que se utiliza para levantar el pan, debe tener una temperatura de 80 grados. El aire se cortaba porque no tiene entrada por ningún lado. Cuando pasaron quince o veinte minutos ya no se aguantaba más", dijo Gigliotti. Ellos estuvieron allí más de una hora, hasta el rescate, alrededor de las dos de la madrugada.

Libre el camino, los tres sujetos subieron hasta la planta alta de la panadería, donde está la vivienda de los dueños y dormía la esposa de Gigliotti, a quien levantaron de la cama. "Me despertó el ladrido de los perros. Vi que una persona encendió la luz y me pidió que me tapara con las sábanas para que no viera su rostro. Cortaron los dos teléfonos, me quitaron dos celulares y cuando arrancaron los cables del DVD se cortó la luz", explicó Patricia Noval. A partir de allí, todo se desarrolló en la oscuridad. "Me pedían plata. Me ataron. Uno empezó a hacerme cosas a mi. El otro quería una escopeta, pero nosotros no tenemos armas. Se llevaron de todo: plata, alhajas de oro, ropa", relató.

﷓¿De qué valor estamos hablando? -le preguntaron.

﷓Más de 50.000 pesos, mucho más dinero. Me vaciaron la casa. Se llevaron la plata de la harina, más la recaudación de la caja. Y le robaron la moto a un empleado.

La mujer quedó encerrada en el primer piso, sin saber la suerte de su esposo y los empleados. "No sabía si estaban vivos o muertos", contó. Logró desatarse, saltó al techo de la panadería y llamó al marido a los gritos. Pero nadie le contestó. Volvió a la casa, donde encontró la salvación: un teléfono de la cocina que sus visitantes habían olvidado desconectar en la oscuridad. Desde allí llamó a sus hijos, a la comisaría sexta y al Comando Radioeléctrico. "Vinieron muy rápido y lograron rescatar a mi marido y a los muchachos que estaban prácticamente asfixiados. Estuvimos una hora como rehenes, yo arriba en la casa y ellos en el horno", afirmó.

﷓Hay sospechas de que uno de ellos vive cerca, en el barrio.

﷓Dos empleados de acá le dijeron al comisario que uno de ellos era el hijo de otro empleado que estaba con dos malvivientes. No quiero recuperar lo material, quiero que estén presos porque los momentos que pasamos fueron terribles. Mi marido es un hombre grande que podría haber muerto. Tiene asma. Lo sacaron (del horno) transpirado entero, ya no podía respirar.

Dos empleados fueron atendidos en el hospital José María Cullen, uno de ellos con principio de asfixia y otro por los golpes que recibió cuando resistió el robo de su moto.

﷓¿Están pensando en irse del lugar?

﷓Yo no lo puedo dejar solo a mi marido, pero ya le dije que no quiero estar más en este lugar. No voy a poder dormir, es terrible la sensación de despertarse con un arma en la cabeza, en la boca, que te puedan violar, que no sabés si tu marido está vivo o muerto, si los empleados están vivos o muertos.

El arzobispo de Santa Fe, monseñor José María Arancedo, advirtió sobre la fragmentación social y uno de sus síntomas: la violencia. "La policía tiene que proteger a los ciudadanos. Pero atacar los efectos de la violencia sería quedarnos en lo superficial. Hay que ir a las causas, y éstas son: educación, pertenencia, equidad, trabajo, dignidad. Cuando crece eso, decrece el delito", dijo monseñor.

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.