SANTA FE › EL COMISARIO BAELLA LE ESCRIBIO DESPUES DE REUNIRSE CON EL NARCO MENDOZA

El "OK" que complica a Tognoli

La reunión secreta entre Baella y Mendoza, hace más de un año, fue informada por el policía al entonces jefe de Drogas Peligrosas. Tognoli respondió con un mensaje de texto que, para el fiscal Rodríguez, es la prueba de la connivencia narco-policial.

 Por Juan Carlos Tizziani

Desde Santa Fe

El fiscal federal Walter Rodríguez descubrió esta semana una prueba clave de la "connivencia" narco policial que involucra al ex jefe de Policía de la provincia, Hugo Tognoli, cuando era jefe de Drogas Peligrosas, en el gobierno de Hermes Binner. Es un intercambio de mensajes de textos entre Tognoli y uno de sus comisarios de confianza, José Luis Baella, una hora después de que éste se reuniera en secreto con un vendedor de sustancias ilegales, Daniel "Tuerto" Mendoza, a quien fue a buscar a Colastiné Norte, lo invitó a subir a un auto oficial, un Chrevrolet Corsa color champán y luego lo trajera de vuelta a su casa. "Es otra prueba más del vínculo Mendoza﷓Baella﷓Tognoli", dijo a Rosario/ 12 una fuente con acceso al expediente. Tognoli y Baella ya están procesados por "encubrimiento agravado" a Mendoza, entre otros cargos y los tres como "partícipes necesarios" y "autor" de una campaña sucia y una extorsión a la líder de Madres Solidarias, Norma Castaño, quien denunció la trama.

El hecho ocurrió el 3 de marzo de 2012. Mendoza ya estaba en la mira de Asuntos Internos. Eran las 21.30, cuando el Corsa color champán -con vidrios polarizados y sin patente en la parte posterior﷓ pasó a baja velocidad por la casa de Mendoza, en Colastiné Norte. Al rato, el "Tuerto" salió a la vereda y subió al vehículo, en el asiento de atrás: "21.45", anotaron los investigadores. El regreso se produjo a los quince minutos, cuando pudieron observar la patente delantera: HER 858.

El auto era de Drogas Peligrosas (interno 3648, sección Inteligencia Zona Centro) y está probado que Baella lo retiró a las 21. "Media hora después, ascendió como pasajero Daniel Mendoza, quien regresó a su casa quince minutos más tarde, hito que excede largamente un tour urbano entre un infiel agente del orden y un sujeto sospechoso de criminalidad", ironizó el fiscal Rodríguez al pedir el juicio oral a Baella.

La reunión secreta tuvo dos testigos a la distancia. Uno de los investigadores declaró que Mendoza subió al auto en el asiento posterior, justo atrás del conductor y el otro dijo que al volante estaba "el comisario Baella". Pero el fiscal buscó más pruebas: pidió informes sobre el celular de Baella y la empresa Telecom Personal le contestó: "Las comunicaciones telefónicas entrantes y salientes registradas por la antena de cobertura lo ubican precisamente en la zona de influencia que interesa a la investigación". "En otras palabras -interpretó el fiscal﷓ Baella estuvo presente en el lugar de los hechos, el sábado 3 de marzo de 2012, desde las 21.38 hasta las 22.07".

Esta semana, el fiscal Rodríguez encontró otra prueba que complica al ex jefe de Policía de la provincia. Es un intercambio de mensajes de textos entre Baella y Tognoli, el 3 marzo de 2012, alrededor de las 23. Una hora después de la visita de Baella a Mendoza, en Colastiné Norte. "El mensaje de Baella tiene un buena cantidad de caracteres y a los tres minutos, Tognoli le contestó con un 'ok'", relató la fuente. El diálogo fue informado por la empresa Telecom Personal y no hay controversias sobre los números de teléfonos: el celular de Baella figura en la causa en Santa Fe y el de Tognoli, él mismo lo reconoció en una de las indagatorias ante la justicia federal de Rosario. Así que ahora, el fiscal tiene una prueba más que compromete a Tognoli y que nadie podrá borrar.

Los últimos capítulos son conocidos. El 11 de diciembre, el juez federal Francisco Miño procesó a Baella por "encubrimiento agravado" a Mendoza, "incumplimiento de los deberes de funcionario público" y "partícipe necesario del delito de coación" a Castaño. Y el 3 de abril, imputó los mismos cargos a Tognoli y reprochó a Mendoza y a un tercer policía de Drogas Peligrosas, Mauricio Otaduy, la condición de "autor" y "partícipe necesario" en las coacciones a Castaño. Los únicos presos son Tognoli en la causa que investiga el juez federal de Rosario, Carlos Vera Barros, y Mendoza por "trafico de estupefacientes" en otra investigación en la que cayó con 13,6 kilos de cocaína en su poder y una cocina de drogas. Baella y Otaduy gozan de libertad provisoria, por ahora. Y el único que apeló el procesamiento ante la Cámara Federal de Rosario fue Tognoli.

Otra testigo que declaró en la causa y reveló una "relación sentimental" con Mendoza hasta enero del 2012, dijo cómo era el trato entre éste y la Policía. "Los policías ingresaban al inmueble para reunirse con Mendoza, las conversaciones eran supongo para que Daniel arregle lo que presumo que ellos le pedían. También me consta que lo citaban para encontrarse en diferentes lugares de la ciudad, en horario nocturno. Recuerdo haber observado a Mendoza, en Colastiné, subir a diversos vehículos que creo eran de policías. Estos sujetos, que supongo eran policías, también lo buscaban en diversos vehículos a los cuales Mendoza se subía. Siempre supe que eran policías por la forma de hablar, por el tono, por la forma de dirigirse y presentarse. No preguntaban por el nombre quien buscaban, sino por el apellido. Preguntaban por 'Mendoza'".

"Además -agregó la mujer﷓, muchas veces venían en un vehículo policial y vestidos con uniforme. En estos casos, no ingresaban a la vivienda, sino que se quedaban hablando afuera de la casa. A veces, eran camionetas policiales y otras, vehículos particulares. De estos últimos, recuerdo un Corsa de color champán", agregó la mujer.

En el pedido del juicio oral a Baella, el fiscal dijo que el ex jefe de Inteligencia de Drogas Peligrosas "ayudó a Mendoza a eludir las investigaciones judiciales" y lo consideró un "engranaje de una compleja estructura dinámica y subrepticia" que "generó beneficios económicos" difícil de cuantificar y saber su destino, "atento a las ganancias exponenciales derivadas del tráfico de drogas". "Baella no actuó solo", dijo el fiscal y apuntó a Tognoli, que en el momento de los hechos era el jefe de Drogas Peligrosas y "tenía con Baella una relación que excedía la meramente funcional".

Compartir: 

Twitter
 

Tognoli ya está procesado por "encubrimiento agravado" a Mendoza.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.