SANTA FE › EL FISCAL RODRIGUEZ SOLICITO LA ELEVACION A JUICIO DE LA CAUSA TOGNOLI

Cada vez más pruebas de sus delitos

El ex jefe de policía quedó a un paso de sentarse en el banquillo por encubrir al narco Daniel Mendoza y coacciones a Norma Castaño. Un testigo protegido relató reuniones a las que los jefes policiales iban con autos policiales.

 Por Juan Carlos Tizziani

Desde Santa Fe

El fiscal federal Walter Rodríguez solicitó ayer la elevación a juicio de la causa que investiga al ex jefe de Policía de la provincia, Hugo Tognoli, por el supuesto "encubrimiento" al narco Daniel Mendoza ("Tuerto") y las "coacciones" a la mujer que denunció la "connivencia" entre ambos, Norma Castaño. El fallo de la Cámara Federal de Rosario (Sala B) que ratificó el procesamiento de Tognoli, Mendoza y de un agente de Drogas Peligrosas, Mauricio Otaduy, ya lo había dejado al borde del banquillo, pero ahora el fiscal pidió al juez Francisco Miño que notifique a las partes y eleve el expediente al Tribunal Oral de Santa Fe. En marzo de 2013, el fiscal ya había requerido el juicio del cuarto imputado en la investigación: el ex subjefe de Inteligencia de Drogas Peligrosas, José Luis Baella, quien no apeló y por lo tanto la resolución quedó firme. En el dictamen al que tuvo acceso Rosario/12, el fiscal aportó otra prueba: el testimonio de un "arrepentido" que declaró en la causa como "testigo de identidad reservada", acusó a Baella y a otros policías de transportar droga "en autos oficiales", afirmó que tenían "carta blanca" para operar y que -según Baella- "el jefe era Tognoli".

Rodríguez imputó a Tognoli dos hechos:

*"Haber favorecido personalmente a Mendoza, a quien ayudó a eludir investigaciones" judiciales en dos períodos: entre el 3 de marzo y el 25 de agosto de 2011 (cuando estaba al mando de Drogas Peligrosas) y luego, el 3 de marzo de 2012 (cuando ya era jefe de Policía de la provincia). Lo que significó frustrar "el avance de las pesquisas -por omisión del cumplimiento de sus funciones- en un delito especialmente grave" como es "la comercialización de estupefacientes, del cual tenía cabal conocimiento, con evidente ánimo de lucro y dada su condición" de jefe policial.

*Y adjudicó a Tognoli, Otaduy y Mendoza "haber intervenido de manera organizada" y "junto con Baella" en las "coacciones" a Castaño para "obligarla a desdecirse de denuncias formuladas" en los Tribunales de Santa Fe, el 3 de marzo de 2011, contra el ex jefe de Policía. La maniobra se realizó con un video que filmó Otaduy y luego fue subido a Youtube.

En un escrito de 30 páginas, el fiscal repasó todas las pruebas contra Tognoli y los otros imputados. La investigación -había dicho la Cámara Federal en su fallo- "deja al descubierto la conexión existente entre los altos mandos" de la Policía de Santa Fe con Mendoza, quien fue detenido en julio de 2012, con 13,6 kilos de cocaína y una cocina de estupefacientes en su casa. Pero ahora, el fiscal sumó otra prueba de cargo: la confesión de un testigo de identidad reservada, quien reveló sus supuestos vínculos con Mendoza y Baella.

A principios de 2010 -relató el testigo- Mendoza y otros le propusieron "trabajar y negociar con drogas, tranquilos, porque teníamos todas las garantías de que nadie nos iba a molestar... La misma policía de Drogas nos iba a proteger", afirmó, según la cita del fiscal.

"Un domingo a la noche apareció a las dos de la madrugada "Tito" Baella junto con otro (...). Ellos nos propusieron trabajar, (...) hacían traer la droga y el trabajo nuestro era recibirla, repartirla y cobrarla y ellos nos daban carta blanca para que nadie" los molestara en la Policía.

"Estos policías traían la droga en los mismos autos oficiales, siempre custodiados por otros vehículos de ellos" La traían en cajas, la llevaban a lo de (...) Mendoza. Estos últimos la recibían y la repartían, por las dudas, en los domicilios de otros vecinos, para no tener tanta droga en la casa... La droga guardada no permanecía más de tres días, era como pan caliente, es decir, era repartida inmediatamente. Yo la retiraba de la casa de Mendoza y la repartíamos en los kioscos de venta de drogas".

El testigo reveló que Baella le llegó a decir que estaban "autorizados por la corona porque si la corona no los autoriza, vamos a perder todos". "¿Qué es la corona?", le preguntó. Y Baella contestó: "El jefe, Tognoli". También nos dijeron que nos iban a llamar para que a cada jefe de policía le aportáramos lo que había que pagar (...) La policía es la mafia mejor organizada del mundo", agregó.

"Baella y otros habían decidido que la casa de Mendoza era la mejor para reunirse", "contar la plata" y "pagarle a ellos" porque "estaba alejada", en Colastiné, en las afueras de Santa Fe. "Iban en dos autos, uno quedaba dando vueltas, y Baella dejaba el auto a dos cuadras e iba caminando", dijo. Y mencionó el modelo y la marca de los vehículos.

Afirmó que participó en "unas cinco reuniones" en la casa de Mendoza, en las que éste "le daba la plata a Baella, quien tenía una libretita donde anotaba las cantidades. Estas reuniones fueron durante el año 2010, hasta el mes de julio"... Pero "después decidieron no ir más a la casa de Mendoza porque hubo denuncias de una mujer, de nombre Norma, que tiene una ONG y era la mujer de un policía de Drogas. Dijeron: 'No vamos a venir más porque la Norma se enteró de que venimos a tu casa'".

"Baella es la mano derecha de Tognoli. Nos dijo que Tognoli quería ser 'jefe regional' y nos pidió que le diéramos una mano. Para eso, tenían que hacer muchos procedimientos de calle. Nos daban droga que ellos (?) y Mendoza, fraccionaban y le pedían a muchachos que llevaran un "paquetito" a un lugar que lo iban a estar esperando, y en el camino ellos -los policías- elegían el momento para pararlos y dar el procedimiento positivo. Esto ocurrió aproximadamente a mediados del año 2010, en adelante y por varios meses. Baella dijo 'necesitamos sumar estadística' para lograr el propósito del jefe".

El fiscal Rodríguez sostuvo que el testimonio "fortalece la hipótesis delictiva" de la investigación y los datos coinciden con "sujetos y circunstancias de tiempo, modo y lugar" que se ventilan en la causa. "Lo fundamental es que las manifestaciones de esta persona han adquirido importantes visos de verosimilitud, pues a partir de sus aportes el Ministerio Público Fiscal ha impulsado una serie de investigaciones, logrando el secuestro de estupefacientes y la detención de personas vinculadas al tráfico ilícito de ese tipo de sustancias", agregó.

"En conclusión, Tognoli ayudó a Mendoza a eludir investigaciones" de la justicia y se convirtió en "un engranaje de jerarquía superior que decidía los designios de una compleja estructura dinámica y subrepticia generadora de beneficios económicos de dificultosa cuantificación y destino, atento a las ganancias exponenciales derivadas del tráfico de drogas", concluyó.

Compartir: 

Twitter
 

Hugo Tognoli aspiraba a ser jefe de policía y para eso fraguaba procedimientos callejeros.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.