DEPORTES › LOS PUMAS NO PUDIERON IMPONER SU JUEGO EN ROSARIO Y PERDIERON CON LOS WALLABIES.

En una noche plena de expectativas

Un try del rosarino Juan Imhoff a cinco minutos del cierre mantuvo el suspenso hasta el final. Pero los Wallabies construyeron la victoria, en un partido que dominaron en el tanteador desde los dos minutos. Emocionante despedida para Roncero.

Los Pumas cerraron su debut en el Rugby Champioship sin poder batir los pronósticos, que señalaban a los argentinos una participación sin triunfos. Pero el equipo de Santiago Phelan mantuvo viva la ilusión del primer grito en el torneo más competitivo del mundo hasta el último minuto del juego de anoche ante Australia, en el Gigante de Arroyito, con caída de 25 a 19. Un try de Juan Imhoff a cinco minutos del cierre mantuvo el suspenso hasta el minuto 80. Los Wallabies construyeron la victoria, en partido que dominaron en el tanteador desde los dos minutos, sacando provecho de las infracciones de los argentinos y teniendo en la precisión de Harris en los penales su principal arma. Los Pumas no impusieron su juego defensivo de tackle, cometieron errores en el juego de manos, jugaron poco en terreno rival y en la lucha física tampoco sacaron diferencias. La emoción de la noche fue la despedida del pilar Rodrigo Roncero, quien jugó anoche su último partido para el seleccionado.

La expectativa por ver ganar a Los Pumas su primer partido en el Rugby Championship colmó las tribunas del Gigante de Arroyito y contagió de nervios a los jugadores de Santiago Phelan. Los argentinos no soltaron nunca se juego de manos, cometieron muchas infracciones, entre ellos seis penales en la primera parte, jugando en desventaja desde los dos minutos.

Harris no falló nunca en la ejecución a los palos y así los Wallabies dominaron el tanteador a voluntad. El desorden defensivo de Los Pumas logró disimularse por las fallas de los australianos, que también cometían infracciones, y en los penales Hernández le daba aire al equipo con sus precisas patadas.

La progresión en el marcador pasó de 9 a 6 a 15 a 6 para los visitantes. Australia sacó más ventaja cuando Albacete dejó la cancha por tarjeta amarilla (reiteración de faltas), en señal de la impotencia que sufrían Los Pumas al no poder desplegar el juego pretendido y verse superado en el duelo físico. Porque en el choque de formaciones los Wallabies mostraron mayor poder, factor que también perjudicó a los argentinos en su búsqueda por jugar en terreno rival.

Cinco penales acertados de Harris llevaron el tanteador a 15, mientras que tres penales de Hernández dejaron a Los Pumas en 9. Aunque en dos ejecuciones a los palos, sobre el tramo final de la primera parte, errados por el apertura privaron a Los Pumas a igualar el marcador.

El juego cambió en el segundo tiempo, habiendo más corridas y menos tackles, aunque en coordinación colectiva Australia siempre se mostró en mejor forma. Los dirigidos por Phelan dejaron de cometer faltas que redundaban en puntos para los Wallabies, pero mantuvieron sus imprecisiones al mover la pelota.

Harris falló su primer penal en el arranque del complemento, y luego fue Bosch el que erró a los tres palos. Argentina buscaba el try, cuando a Agulla los sacaron de la cancha a un metro de ingoal. Bosch pateó y dejó al equipo a tres puntos de los Wallabies: 12 a 15.

Pero la sensación de que Los Pumas estaban más cerca de doblegar a los australianos se perdió en un soplo de segundos, cuando Loane burló la última línea argentina en un buen pase de manos y marcó el único try para los visitantes, llevando el marcador a 22 a 12 tras conversión de Harris.

A pesar de la diferencia, los últimos diez minutos estaban reservados para la emoción. La primera en explotar en las tribunas fue al ser reemplazado Roncero, encontrando el pilar el aplauso de los 40 mil hinchas, en reconocimiento a su carrera en el equipo nacional de 14 años que ayer llegó a su final. El Gigante volverá a rugir cuando Los Pumas cruzaron el ingoal, a cinco de final, en try apoyado por Imhoff, seguido por conversión de Bosch. Los Pumas estaban a un try de su anhelada primera victoria en el Championship. Y apostaron al juego de manos para encontrar el espacio ciego y la jugada heroica. Pero, como en toda la noche, Argentina tropezó con las manos, recuperó Australia el balón y sonó la chicharra, dejando a todos sin el grito de victoria, pero reconociendo el Gigante al esfuerzo del equipo con un aplauso unánime.

Compartir: 

Twitter
 

Los Pumas pusieron todo en la cancha pero hubo muchos errores del equipo argentino.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.