CULTURA / ESPECTáCULOS

Cada vez más cercanos al tango

En Electrocardiotango, el cuarteto alcanza una gran madurez musical, sin abandonar sus rasgos electrónicos.

 Por Edgardo Pérez Castillo

Luego de transformar en condimentos a algunos de los elementos que en sus dos trabajos anteriores aparecían como plato principal, San Telmo Lounge editó un tercer disco en el que potencian su vinculación con el tango. Sin despegarse por completo de la electrónica que predominaba en McDougall Tango, o de las líneas jazzeras que atravesaban generosamente su segundo lanzamiento, Madrugada en Backcelonia, el grupo que integran Martín Delgado (guitarra, composición y arreglos), Pablo Gaitán (bandoneón y recitados), Lucas Polichiso (teclados y secuencias) y Maximiliano Natalutti (violín) demuestra su madurez con Electrocardiotango, placa editada por Epsa Music y que mañana presentarán formalmente en el Centro de Expresiones Contemporáneas.

El concierto, que comenzará a las 22, contará con la participación de los músicos invitados Sandra Corizzo, Lisa Polichiso y Enrique Carrasco (voces), Sebastián Mamet (batería), Gabriel Coronel (bajo), Hernán Gastiaburo (oboe), Sebastián Tihista (viola) y María Elena Derenzi (cello), de los bailarines Florencia Albano, Germán Ruiz Díaz, Pablo Bonel, Julieta Ferraro, Emanuel y Martín Laziar, y del Vj Gabriel Otero con sus proyecciones. Aunque más allá de cierto carácter interdisciplinario, el eje serán las composiciones del tercer disco del grupo rosarino.

Sobre el flamante trabajo, y en diálogo con este medio, Delgado apuntó: "En los otros discos tenías las formas de lo electrónico mucho más acentuadas, muy dilatadas, minimalistas. En este tercero planteamos desde un comienzo hacer un disco de cuarteto. Desde el primer momento se pensaron los arreglos para los cuatro instrumentos, con el cuarteto consolidado. Esa es la gran diferencia, y otra cosa que queríamos hacer era tocar el disco antes de grabarlo. Los otros dos fueron al revés, primero se hicieron en el estudio, una cosa más de laboratorio, y después se llevaron al vivo. Pero veíamos que en el show la cosa era más potente, entonces queríamos que esa potencia se viera en el disco. Y también nos vamos al formato de la canción instrumental, que antes aparecía pero no tanto. Ahora todos los temas tienen una forma más estándar en cuanto a estrofa, estribillo, tiene una forma más condensada. Tal vez es un disco más melódico, porque siempre hay una melodía que va llevando el hilo conductor".

El giro estético, en tanto, fue premeditado por parte del guitarrista. "Al principio les plantee a los chicos hacer un material de esta naturaleza -explicó-. No porque lo otro estuviera mal, simplemente se trata de hacerlo de otra manera. Además por esa búsqueda que uno constantemente va llevando entre un material y otro. Creo que repetir lo mismo de un disco a otro es aburrido".

En ese sentido, la renovación del grupo es atinada en un contexto de saturación para el mercado del tango electrónico: "Nosotros queríamos hacer hincapié en que el tango electrónico ya no es una novedad. Creo que el fenómeno ya está naturalizado. Ahora todas las bandas están por sacar su segundo o tercer disco, entonces es el momento de mostrar otros contenidos. La fusión está planteada, entonces vamos a darle una riqueza de arreglos y una riqueza compositiva diferente".

En esa búsqueda, San Telmo Lounge perdió algo de su veta jazzística. "Un poco la electrónica tiene un punto de encuentro con el jazz en esas formas dilatadas, los solos que son más largos, cosas que pasaban en el disco anterior. En este nuevo disco hay colores del jazz. Es como cuando el jazz se encuentra con el pop, y lo que empieza a aparecer son colores armónicos, como todas las bandas jazzie de los 80. Pero el formato de construcción de las canciones no tiene que ver con el jazz", analizó el compositor.

Y si de colores se trata, en su tercer disco San Telmo Lounge convirtió a viejos elementos clave (la electrónica, el jazz) en matices para sus nuevas creaciones. A ello se suma además la presencia de dos cantantes femeninas invitadas (Lidia Borda en "Ese extraño azul" y Sandra Corizzo en "Trampa del alma") y de una búsqueda melódica más evidente, lo que permite pensar en un futuro pintado por un nuevo color, el vocal. Al respecto Delgado concluyó: "Todo puede pasar. Pero es probable ir más hacia la presencia vocal. No sé en qué porcentaje, pero de a poco vamos sumando temas cantados. Creo que en el próximo va a haber algo más de presencia vocal".

Compartir: 

Twitter
 

Martín Delgado, Pablo Gaitán, Lucas Polichiso y Maxi Natalutti.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.