CULTURA / ESPECTACULOS › MUSICA. COMO SERA LA TEMPORADA MUSICAL EN ROSARIO DURANTE EL 2008

Figuras, ausencias y escenarios

Pese a la falta de un megaespacio cubierto y la escacez de grandes sponsors económicos, habrá números importantes: Bob Dylan, los mexicanos de Kinky, artistas folcklóricos y un variado menú de rock nacional

 Por Edgardo Pérez Castillo

A pesar de algunas falencias históricas que, en apariencia, no encontrarán su solución a lo largo de 2008, Rosario se prepara para una temporada musical intensa. Porque si bien la inexistencia de un buen espacio cubierto con capacidad para más de tres mil personas y la ausencia de sponsors siguen siendo cuentas pendientes, la confirmación de la llegada de Bob Dylan, el 18 de marzo al Hipódromo municipal esperanzó a los amantes de la música, que sueñan con que la ciudad se convierta en una escala posible de los grandes shows internacionales.

Sin embargo, hasta el momento no son demasiados los artistas extranjeros que ya confirmaron su paso por Rosario --además de haber organizado el show de Dylan la productora de Marcos Abiad realizará, el 29 de febrero en Metropolitano, el Personal en Vivo con la participación de Calle 13, el dúo de reggaetón de Puerto Rico--, algo que sí ocurre con los grupos más importantes de la escena nacional. En ese contexto, desde mayo los rockeros podrán presenciar los shows de Catupecu Machu, Fito Páez y Luis Alberto Spinetta, a partir de la producción de Claudio Joison, también responsable de la visita de Andrés Calamaro, que el próximo 22 de marzo actuará en el Camping Municipal.

Vinculado fuertemente con el palo rocker, Gustavo Granato ya ha cerrado la presencia de Bersuit Vergarabat en el cubierto de Ñuls, en junio, la realización de una nueva edición del Quilmes Rock y los regresos de Divididos, Intoxicados, Las Pelotas, Kapanga, Kevin Johansen, Teresa Parody. Además, es concreta la posibilidad de cerrar algunos shows internacionales, uno de los cuales se realizaría en Central.

Mientras tanto la productora Ideorama tendrá bajo su organización la primer visita extranjera del año: los mexicanos Kinky, que este jueves a las 21 presentarán su nuevo disco en Willie Dixon. Además, Diego Castro --director de la empresa junto a Pablo González-- confirmó la llegada de la histórica banda punk The Clash, con algunos de sus integrantes originales. "Los shows que vamos a hacer son netamente internacionales. Nos guiamos por propuestas elitistas o alternativas, como hicimos con Plastilina Mosh, Camouflage o como vamos a hacer ahora con Kinky. No es un área que esté explotada en Rosario, pero los shows que hacemos tienen relación con una marca o con algo puntual, generamos productos para terceros con estos shows", apuntó en relación al perfil de una compañía que apunta a la fusión entre publicidad, comunicación y entretenimiento.

Dentro del rubro folclórico, José Grimolizzi ya ha cerrado algunos de los nombres más convocantes de la escena nacional: José Larralde estará por Rosario a fines de marzo, Los Nocheros actuarán el 4 y 5 de abril en El Círculo, y un par de semanas más tarde llegará a la ciudad Armando Manzanero, al teatro Astengo. En la primera semana de mayo será el turno del Chaqueño Palavecino, en un listado que se incrementará con Cacho Castaña y Soledad, además de la visita confirmada de Mercedes Sosa, en junio, también en el Auditorio Fundación.

Y si bien para el experimentado productor los teatros suelen cubrir la demanda de sus shows, igualmente destacó la necesidad de que Rosario cuente con un espacio cubierto de características similares al Orfeo de Córdoba. "Acá hay shows con los que no se sabe si hacer dos teatros El Círculo, un show en Metropolitano o en la Sociedad Rural, donde dependés del clima. Y en Metropolitano, a partir de que lo usan para convenciones, no es una tarea sencilla hacer coincidir las fechas con los artistas. Es un problema la falta de un espacio como el Orfeo de Córdoba, que es multiuso, se puede adaptar a las circunstancias y además nació para éso, para hacer eventos", apuntó Grimolizzi.

Por otra parte, y en una discusión que se repite año a año, la poca participación de empresas que respalden eventos culturales de magnitud se torna un impedimento al momento de analizar la posibilidad de realizar grandes shows en la ciudad. En ese sentido, Joison marcó algunas diferencias: "En términos de show fuerte por ahí no hay que confundir la trayectoria e historia del artista con la convocatoria. Holiday on ice (NdR: espectáculo que se realizará en el cubierto de Ñuls del 12 al 16 de marzo) es un show de 25 mil personas y, por más que a uno le guste, seguramente Dylan no va a tener esa convocatoria. Cada evento tiene un desarrollo, unas posibilidades, un segmento de público y hay que trabajarlo en función de esas posibilidades y el momento del año. No hay que buscar una fórmula para todo. Es muy bueno que una figura como Dylan venga a Rosario, eso es indudable, pero eso no tiene nada que ver con el desarrollo de los sponsors".

En esa misma línea crítica se posicionó Grimolizzi: "Estuve esta semana en Córdoba y estaba viendo los auspicios que tiene Bob Dylan. Allá tiene cuatro o cinco sponsors que son realmente importantes, pero acá es casi imposible. Además tenés que inventar lugares como el Hipódromo. Entonces al no tener sponsors, al tener altas tasas impositivas en Rosario se dificulta. Además cuando ponés entradas a más de 75 pesos, porque sino los costos no dan, la gente en Rosario no está acostumbrada a pagarlas".

Involucrado en la llegada del mítico músico norteamericano, Andrés Abiad reconoció que, en la ciudad, "los sponsors no aparecen. Como sponsors locales tenemos a Micropack y Empresa Argentina, y estamos negociando con varias más. Las empresas tratan de ayudar, pero no llega a las cifras que manejan los sponsors en Córdoba. Todavía estamos un escalón más atrás. Al sponsor privado le cuesta invertir en Rosario, porque el presupuesto que manejan las empresas nacionales en la ciudad es mucho menor que el que se maneja en Buenos Aires. La diferencia de plaza es muy grande. Con la llegada de los artistas internacionales debiera empezar a moverse el avispero de la asociación marca-producto. Mientras más oferta haya más demanda puede haber de los empresarios".

Menos optimista es la visión de Granato. "No creo que los sponsors aparezcan a partir de Dylan. Pueden participar un poco más en la medida que la gente responda a los espectáculos, y también dependerá un poco de la calidad de artistas que puedan venir. Igualmente se cocina todo en Buenos Aires, pasa todo por allá, queda poco y nada para Rosario".

Compartir: 

Twitter
 

Bob Dylan, el 18 de marzo en el Hipódromo
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.