CULTURA / ESPECTáCULOS › SE INCENDIó UN LABORATORIO DE LA FACULTAD DE MEDICINA

El fuego que todo lo consume

Un sector de 300 metros cuadrados del segundo piso ardió a la madrugada. El decano, Carlos Crisci, calculó las pérdidas en un millón de dólares. Se puso en marcha un operativo para rehabilitar de inmediato los servicios destruidos.

 Por Claudio Socolsky

Un incendio destruyó ayer por completo un área del laboratorio de biopsias de Anatomía Patológica ubicado en el segundo piso de la facultad de Ciencias Médicas de la UNR. Tres dotaciones de bomberos trabajaron durante varias horas desde la madrugada, para extinguir el fuego en una superficie de 300 metros cuadrados. Si bien todavía no se determinaron las causas del inicio del fuego, el decano Carlos Crisci indicó a Rosario/12 que "no hay ninguna evidencia que permita deducir que haya sido intencional o por negligencia. En verdad; nunca lo pensamos. Todo apunta a que fue un accidente, y a pesar de su gravedad no pasó a mayores". El Consejo Directivo de la facultad fue convocado de urgencia, y puso en marcha un importante operativo para que el laboratorio, que presta servicios básicamente al Hospital Centenario y otros centros de salud regionales, vuelva a funcionar en lo inmediato. En este sentido, Crisci agradeció la colaboración de la comunidad y señaló que "la obligación de la Universidad es estar conectada con la comunidad que la sostiene. Esta será una nueva ocasión de demostrar cómo la va a sostener". No es para menos. Según el decano, "las pérdidas están calculadas en 1 millón de dólares".

En la madrugada de ayer, el sereno de la facultad de Ciencias Médicas de la UNR percibió que el segundo piso del edificio ubicado en Santa Fe y Francia se estaba incendiando. A partir de allí, tres dotaciones de bomberos debieron trabajar hasta bien entrada la mañana para apagar el fuego que destruyó completamente el área de laboratorio de Anatomía Patólogica.

Crisci detalló a este diario que el incendio destruyó micrótomos, estufas, freezers, heladeras y 10 microscopios. Algunos se están rescatando, pero la mayoría se perdieron. También se incendiaron materiales de trabajo como reactivos, colorantes e instrumental. Parte de los archivos; material bibliográfico y libros quedaron inutilizados. Las llamas consumieron buena parte del mobiliario: revestimientos, estructuras y computadoras (solamente pudieron salvar la más nueva, comprada la semana pasada). En total eran diez espacios físicos diferentes que abarcan una superficie de 300 metros cuadrados.

Si bien los peritos están tratando de determinar las causas del incendio, Crisci sostuvo que podría haberse originado por una de las estufas -funcionan con un termostato- que se utilizan para procesar las muestras; que son derivadas, básicamente, del Hospital Centenario y de otros hospitales regionales.

El decano dijo que "no hay ninguna evidencia que permita deducir que el incendio haya sido intencional o por negligencia. En verdad; nunca lo pensamos. Todo apunta a que fue un accidente, y a pesar de su gravedad no pasó a mayores". En este sentido, Crisci dijo que el área "había sido chequeada hace unos años por la facultad de Ingeniería, y se remodeló en función de las solicitudes que hicieron por cuestiones de seguridad. Probablemente esto haya ayudado a que el fuego no se expandiera aún más".

La ayuda de la comunidad comenzó a funcionar de inmediato. Crisci indicó que "ex profesores pusieron a disposición algunos de los equipos elementales para procesar la muestras, como el micrótamo. Un proveedor, que tenía un microscopio en la Aduana lo sacó para nosotros. Gente que nos provee los reactivos van a darlos y a pagar cuando podamos".

El personal se está reagrupando en otros espacios para poder seguir brindando los servicios. Según explicó el decano: "Hacemos muchos servicios para la comunidad; desde el que le damos al ministerio de Educación provincial por los trabajadores ausentes por enfermedad; las campañas en las que estamos participando, como la de la rubiola; tenemos un convenio en marcha con Iapos".

El decano llamó a una reunión de emergencia del Consejo Directivo, que constituyó "una comisión de reconstrucción con diversas funciones. Ya tenemos el inventario y vamos a chequear lo que se ha perdido. Hablamos con la cooperadora de la facultad para abrir una cuenta donde se podrán hacer donativos". Crisci calculó que las pérdidas ocasionadas por el incendio estarían en el orden del millón de dólares.

Las clases no se suspendieron. "Hemos limitado el acceso al sector -explicó Crisci- porque el agua utilizada por los bomberos se filtró al primer piso. Está trabajando la misma empresa que llevó adelante la limpieza de la facultad de Derecho después del incendio. Primero realizaron tareas de apuntalamiento y después removieron del lugar algunos de los equipos".

Compartir: 

Twitter
 

Tres dotaciones de bomberos trabajaron durante horas en el laboratorio de biopsias.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.