CULTURA / ESPECTACULOS › EL DEBATE POR LA NUEVA LEY DE RADIODIFUSION. LA PARTE AUDIOVISUAL.

Por una norma con pantalla para todos

La presidenta del Incaa, Liliana Mazure, destacó el cambio profundo y positivo que significa el Proyecto de Ley de Servicios Audiovisuales. Rosario/12 fue invitado a participar del diálogo junto a autoridades de la UNR.

 Por Leandro Arteaga

En el marco de una serie de mesas de debate que tienen como eje el Proyecto de Ley para los Servicios de Comunicación Audiovisual presentado por la Presidenta de la Nación Cristina Fernández de Kirchner (que cambiaría una normativa vigente desde el año 1980), la Presidenta del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (Incaa), Liliana Mazure, se reunió el pasado jueves en el Rectorado de la Universidad Nacional de Rosario con representantes del sector audiovisual y académico de la ciudad. Actividad que encontrará correlato en el Foro de Consulta que sobre el tema se realizará el próximo lunes en la sede de Gobierno de la Universidad (ver recuadro).

Tras el recibimiento y atenciones del Vicerrector de la UNR, Eduardo Seminara, quien se encargó de destacar la importancia del proyecto de ley y del vínculo de diálogo de la Universidad con el Incaa, Liliana Mazure puntualizó que "en relación al cine, el proyecto de ley es fantástico, cambia totalmente el panorama respecto de cómo hemos venido trabajando". La Presidenta del Incaa se encargó de subrayar que, de acuerdo con cálculos estimativos, "el sector audiovisual genera unos cincuenta mil puestos laborales anuales" y que "con este nuevo proyecto, estaría creciendo entre un 8 y 10 por ciento". Cifra que hablaría, a su vez, del cuidado que necesita este "recurso natural, tal como lo definiera Rodolfo Hermida", ya que "en este momento nuestra producción de contenidos es un recurso tan natural como el agua, porque son muchísimos y porque nos hemos diferenciado del resto del mundo en cantidad y calidad. Esto tenemos que potenciarlo y exhibirlo".

Son dos los aspectos de relevancia, según Mazure. Por un lado, la misma serie de medidas que propicia el proyecto: "Seis películas anuales argentinas que deben exhibir los canales de televisión -tanto de cable como de aire-, la obligación de que el 50 por ciento del material exhibido sea de producción nacional, la obligación de que el 50 por ciento de todo el material infantil sea de producción nacional, una excepción impositiva para aquellos canales que participen de la compra del derecho de antena de las películas, más un fondo que van a tener los canales de televisión pública para la exhibición de películas y la producción de contenidos".

El otro tema importante remite a la reglamentación y control de la exhibición. Ante el avance de distintos procedimientos técnicos de digitalización, que incluyen "proyectores cinematográficos encriptados" que ya están llegando al país (para exhibir en estas salas habría que mandar las películas a Estados Unidos para su correspondiente encriptación), "es fundamental reglamentar que podamos controlar lo que ingresa a nuestro territorio y que tengamos la absoluta libertad de poder exhibir nuestro material en cualquier formato o pantalla existente", puntualizó Mazure. "Por otro lado, tenemos que empezar a pensar que la relación entre los actores que consumen el contenido y los que lo producen va a cambiar totalmente. Va a ser el espectador el que elija mirar los contenidos en la pantalla del celular, de la computadora, del televisor o de la sala. La nueva ley contempla este tipo de controles y reglamentación, pero es allí donde tenemos que trabajar y profundizar un poco más".

Los últimos datos arrojados por el Sindicato de la Industria Cinematográfica Argentina (Sica) son bastante claros y alarmantes. De acuerdo con la fuente, durante el 2008 la televisión por cable emitió un 68 por ciento de cine norteamericano y un 20 por ciento de cine europeo del total de su programación; la televisión de aire un 70 por ciento de cine norteamericano y un 11 por ciento de europeo; más la paradoja y gravedad que significa el canal Volver, cuya programación se construye desde un 92 por ciento de películas argentinas, cuyos derechos de exhibición -de por vida- adquiere la señal y no el Estado. Sólo Canal 7 sobresale en la grilla, con un 61 por ciento de películas nacionales.

La nueva ley de radiodifusión potenciaría y renovaría a un sector cada vez más vital pero, también, podríamos decir desde la situación presente, atenazado. Al respecto, y de acuerdo con lo señalado por Horacio Ríos (director del Centro Audiovisual Rosario), "el proyecto obligaría a que los canales del interior que reproducen señales de Capital modifiquen su porcentaje de producción local. Pasaríamos, potencialmente, a tener una posibilidad laboral triplicada". Más aún si tenemos en cuenta, según control actual, que "la producción actual local es de un 20 por ciento, donde están inscriptos los dos programas cristianos y las esperas satelitales como producción propia". Dato aportado por Ríos y que, de acuerdo con Lucrecia Cardoso (Gerente de Acción Federal, también presente en la reunión), "está por encima de la producción propia de los catorce canales públicos que hay en el interior del país".

Compartir: 

Twitter
 

La titular del Incaa, Liliana Mazzure con León Gieco, en Rosario cuando presentó "Mundo Alas".
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.