CULTURA / ESPECTáCULOS › EN LAS FLORES DEL CEREZO, DORIS DöRRIE VUELVE A TENDER UN PUENTE ENTRE DOS MUNDOS

Con el abismo que abre la ausencia

La directora alemana revisita las relaciones de Oriente y Occidente, esta vez a partir del viaje que emprende un reciente viudo para ver a su hijo, que vive en Tokio. Así, descubre otras realidades y recupera ciertas emociones.

 Por Emilio A. Bellon

En 1999, la realizadora alemana Doris Dörrie, nacida en 1955, presentaba uno de sus films más exitosos, Sabiduría garantizada, obra que acercaba aspectos de la filosofía oriental desde una mirada asombrada y de contrastes. Ahora, diez años después, el mismo espacio vuelve a estar presente en la pantalla, pero a través de un cruce que proponen una imagen fotográfica de uno de los personajes y de un oculto y silenciado movimiento de danza.

En su contacto con la cultura japonesa, Doris Dörrie descubrió la filmografía de Yasujiro Ozu, un realizador valorizado después de su muerte y que volvió a ser considerado desde el cine de Wim Wenders, quien siempre lo tuvo en cuenta como uno de sus faros y guía. Y fue particularmente Historia en Tokyo, el film de Ozu de 1953, el que cautivó a la realizadora al comenzar a escribir el guión del film que hoy comentamos.

Tanto en un film como en el otro lo que pone en movimiento el circular del tiempo de la historia es el viaje de un matrimonio, ya entrado en años, desde un pueblo de provincia a la gran ciudad; aquí, Berlín. El viaje los llevará al encuentro con dos de sus hijos, mientras que el tercero de ellos vive en Tokyo, distancia sólo salvada por cartas y postales, por algún ocasional llamado telefónico.

En el film de Ozu, al igual que en el de Doris Dörrie, aún con las múltiples variaciones entre ambos, se van poniendo en juego miradas generacionales y situaciones de incomprensión en un espacio en el que se comienza a intuir otro modo de sentir y vivenciar los pequeños gestos cotidianos. Como el que alude al título del film, que lleva, levemente, en su historia la fuerza del instante y la marca de la fugacidad.

En la base del mismo film, está el recuerdo de otra realización que Doris Dörrie había visto en su adolescencia, La cruz de los años, film del 37 de Leo McCarey, en el que un matrimonio decide ante una situación límite solicitar ayuda a sus hijos. Película en ningún aspecto convencional, sin ningún tipo de final consolatorio, en su momento no sólo fue omitido por la Academia sino que también fue rechazado por el público.

Sin llegar al clásico melodrama, reconocible en sus tonos, la directora nacida en Hannover descubre un mundo de silencios, huellas imborrables y pudor a partir de dos viajes. El primero hacia la ciudad dentro de la misma frontera; el segundo, decidido a partir de la serena y repentina muerte de la esposa, al mismo Japón, donde un tercer hijo espera.

Las flores del cerezo se asume, desde una mirada pausada y un ritmo regulado por una emoción sincera, desde otro modo de reconocer a los seres queridos y a los propios espacios cotidianos desde la ausencia. En la misma concepción de felicidad, la que va ofreciendo esos giros de significación a partir de los nuevos encuentros. Y particularmente el que conecta a la ya fallecida esposa del protagonista con un deseo postergado que se cifra en los movimientos de la danza, de una adolescente, butoh, con el monte Fuji.

Del espacio provinciano a la gran urbe, sean en Occidente como en Oriente. El itinerario de un viaje interior, el redescubrimiento del mundo del ser amado en el rostro maquillado de blanco y en los coreográficos movimientos de manos van marcando un ritmo de un latir sostenido en el reposo de la contemplación.

Y ahora en el camino de su propio ritual, el hombre, ya viudo, podrá escuchar a sus hijos de otra manera. Podrá llegar a comprender el alcance de una caricia; desde esa otra orilla en la que ahora, frente al Fuji, fusionara su ser al de la mujer a la que aún sigue amando y creará para ella su propia ofrenda.

Las flores del cerezo. CALIFICACION: 9 (nueve)

(Kirschblüten Hanami)

Alemania Francia, 2008.

Guión y dirección: Doris Dörrie

Fotografía: Hanno Lentz

Música: Claus Bantzer

Intérpretes: Elmar Wepper, Hannelore Elsner, Nadja Uhl, Maximilian Brückner, Aya Irizuki.

Duración: 125 minutos.

Sala de estreno: Cine Del Siglo.

Compartir: 

Twitter
 

El primer viaje es el que emprende la pareja a través de Alemania, para visitar a sus hijos.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.