CULTURA / ESPECTáCULOS › MUSICA. PRESENTACIóN DEL VIENNA PIANO TRíO EN ROSARIO

Cuerdas para el espíritu

El proyecto que reúne a los instrumentistas más prestigiosos de Viena fue fundado en el año 1988, y desde entonces se presenta en las mejores salas del mundo. El miércoles brindaron un concierto brillante en el Auditorio Fundación.

 Por Marisol Gentile

Vienna Piano Trío: 10 puntos

Formación: Wolfgang Redik en violín, Matthias Gredler en violoncello y Stefan Mendl en piano.

Lugar y fecha: Miércoles 28 de septiembre, Auditorio Fundación Astengo.

Verdaderamente exquisito fue el concierto ofrecido el miércoles por el Vienna Piano Trío, realizado en el Auditorio Fundación Astengo dentro del marco de programaciones del Mozarteum Rosario, en su 29º temporada de conciertos. Interpretaron un programa variado, complejo y para todos los gustos, abriendo con Beethoven y su "Trío para piano y cuerdas nº 2 en Sol mayor", siguiendo con una obra del periodo actual, perteneciente al compositor argentino radicado en Alemania Mauricio Kagel (fallecido en el año 2008), del que interpretaron su "Trío para piano y cuerdas nº 2", para terminar con el "Trío para piano y cuerdas nº 3 en Fa menor" de A. Dvorák, fiel representante del periodo romántico.

La actuación del terceto fue impecable, delicada, técnicamente acabada y perfecta. Y no es para menos: el Vienna Piano Trío reúne a los instrumentistas más prestigiosos de esa ciudad europea, al violinista Wolfgang Redik, al violonchelista Matthias Gredler y al pianista Stefan Mendl. Fundado en el año 1988, viene ofreciendo desde hace más de 20 años actuaciones en las mejores salas de conciertos de Europa, Latinoamérica, Norteamérica, Australia y oriente.

Con una abultada discografía -﷓que abarca obras de Haydn, Mozart, Beethoven, Mendelssohn, Dvorak, Schostakowitsch y Schnittke, todas ellas para el sello inglés Nimbus Records﷓- han obtenido diferentes premios, y entre sus próximos proyectos está el de participar como "Ensemble in Residence" en el Wigmore﷓Hall de Londres durante la próxima temporada.

El concierto en Rosario fue una extraordinaria experiencia auditiva y visual, ya que la gran musicalidad de cada uno de ellos podía apreciarse además en la postura, en la actitud y en las atentas miradas entre sí. Considerando que el trío de piano ﷓-formación que se origina en la época clásica-﷓ está dominado por el teclado, obrando el pianista como director del conjunto, una especial atención fue prodigada por los cuerdistas hacia el conductor.

Deslumbraron con la afinación perfecta, el vibrato parejo, la sonoridad completamente unificada y, sobre todo, con la increíble gama dinámica, que iba de pianissimos imposibles hasta grandes y colosales fortes en donde el trío emulaba una verdadera orquesta.

Abordaron cada compositor con el carácter y el estilo acorde a sus características interpretativas. De Beethoven, resaltaron con exactitud el nuevo ideal de composición para piano trío que el genio vienés instauró en su época, en donde cada uno de los instrumentos tiene igual importancia y presencia sonora (probablemente en parte debido al aumento de la potencia y la sonoridad de los tres instrumentos, que han ido evolucionando en forma y construcción). Como ciertamente ya para mediados del siglo XIX éstos fueron modificados para tener un sonido más claro, definido y potente (y así adoptar cada uno una posición de solista), de este modo abordaron la obra posterior, con un cambio radical de sonoridad. Así, la creación de Kagel ﷓-composición sólida que hizo gala de una enorme intuición en la concepción sonora dentro del discurso vanguardista-﷓ fue interpretada con excelencia y precisión increíbles por los instrumentistas.

Técnicamente exigida, con abundante presencia de efectos tímbricos (en las cuerdas, sonidos sul ponticello, armónicos, glisandos, trémolos; en el piano, colocación de implementos en el encordado interno) hizo seguramente que algún oyente desprevenido pudiese confundir esta obra con una composición electrónica. A lo largo de su presentación, el Vienna Piano Trio demostró delicadeza interpretativa y virtuosismo técnico, en un concierto que, sin dudas, llenó ampliamente los espíritus.

Compartir: 

Twitter
 

Wolfgang Redik en violín, Stefan Mendl en piano y Matthias Gredler en violoncello.
Imagen: Alberto Gentilcore.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.