CULTURA / ESPECTáCULOS › EL HUMOR IMPERA EN LOS ESTRENOS

Día de comedias

Dándole un vuelco a la habitual proporción, de las cinco novedades que este jueves llegan a Rosario tres fueron producidas en Argentina. La lista la encabeza Masterplan (foto), de Diego y Pablo Levy, que en su primer largometraje han logrado cosechar buenas críticas. Planteada como una comedia costumbrista, esquiva los estereotipos del género y propone una mirada ácida a la clase media. La historia tiene como personaje central a Mariano (Alan Sabbagh), que a punto de casarse se ve envuelto en lo que, según su cuñado, es un plan perfecto: simular el robo de sus tarjetas de crédito luego de hacerse de una nutrida cantidad de productos. Lógicamente, el plan se derrumbará.

Con Valeria Bertuccelli, Martín Piroyansky y Juan Minujín como actores centrales, Ni un hombre más también tiene al humor como eje, aunque el director Martín Salinas lo tiñe de negro. La trama transcurre en una hostería ubicada en la selva de Iguazú, negocio a cargo de un veinteañero, donde una pareja arribará con un equipaje de riesgo: cien mil dólares y un muerto. La tríada de producciones nacionales se completa con Otro corazón, de Tomás Sánchez, que cuenta en su elenco con Fabián Gianola, Elena Roger, Betiana Blum, Lito Cruz y Pepe Novoa. En su film, Sánchez presenta a Leo y María, que aguardan el nacimiento de su primogénito y preparan una mudanza a la ciudad natal de la muchacha. Sin embargo, los planes cambian cuando Leo recibe la noticia de que su padre debe ser transplantado.

Entre las novedades foráneas, llega (algo a destiempo, es cierto) Locos por los votos, una ácida crítica al sistema electoral estadounidense, firmada por Jay Roach y protagonizada por dos nombres fuertes de la comedia estadounidense: Will Ferrel y Zach Galifianakis. El primero, se pone en la piel de Cam Brady, congresista inescrupuloso pero que es adorado por los votantes de Carolina del Norte. El segundo interpreta a un candidato pusilánime, inocente y torpe, pero que cuenta con el respaldo de dos millonarios.

Tomando también a la comedia como género, en Histeria Tanya Wexler plantea el surgimiento de un artefacto que todavía genera controversia: el consolador. La trama se ubica en Inglaterra, a fines del siglo XIX, cuando el doctor Granville llega al descubrimiento del dildo eléctrico como cura para la histeria.

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.