CULTURA / ESPECTáCULOS › JAVIER MARTíNEZ LO RE, MúSICO DISTINGUIDO POR EL CONCEJO MUNICIPAL

El estilo del tango en el piano

Un reconocimiento justo para el experimentado pianista, docente y director de la Orquesta Escuela de Tango. Lo Re brindará hoy a las 9 la conferencia "El estilo del tango en el piano" abriendo la última jornada de la Expotanguera que se desarrolla en Rosario.

 Por Edgardo Pérez Castillo

"No me sumo mucho a las distinciones, premios y todo éso, pero me hicieron pasar una semana muy especial por el cariño que recibí los días anteriores y posteriores", admite Javier Martínez Lo Re poco después de haber culminado una de sus disertaciones en el marco de Expotanguera. Es el mediodía del sábado y han pasado apenas cuatro días desde que el Concejo municipal lo reconociera como músico distinguido por su labor como artista y difusor del tango. Un reconocimiento justo para el experimentado pianista, docente y director de la Orquesta Escuela de Tango, que hoy a las 9 brindará la conferencia "El estilo del tango en el piano" abriendo la última jornada de dicho encuentro (cuya programación puede consultarse en www.expotanguera.com.ar).

Con una formación pianística clásica, Martínez Lo Re se volcó al tango en momentos difíciles para el género. Corrían los 80 y el pianista llegaba para aportar a una escena rosarina en la que escaseaban los jóvenes talentos, pero en la que todavía brillaban algunos nombres fundamentales. "Empecé a tocar el piano a los 5 años y lógicamente a esa edad estás al margen de toda música, salvo la música clásica que es la que se enseña. Después al entrar a la universidad intenté hacer música contemporánea. Pero hay músicas que son muy lindas, pero que no tienen que ver con vos. Intenté hacer un poco de folklor, pero no me hallaba. Y me acuerdo que lo habíamos llevado a Omar Torres a dar un curso de tango en la Facultad de Música y ahí fue el metejón, encontré lo que me representaba. Es como cuando te levantás y sentís qué lindo es tocar música, qué lindo que es este arte, y eso me fue gracias al tango. De ahí en más fue el vínculo que nunca destruí", apunta Lo Re, y recuerda: "Mi viejo es español y a mi vieja le gusta mucho la zarzuela. Después, sobre todo en la década del 60, el folklor también se escuchaba en casa y además mi viejo, a pesar de ser español, escuchaba mucho tango".

-Una vez metido dentro del tango empieza otra cuestión, porque también allí hay mucho en lo cual referenciarse.

-Sí, hay mucho. Lo que sé es que quería tocar con los que finalmente toqué. En Rosario toqué con Omar Torres, Domingo Federico, Roberto Bustamante y hace más de veinte años con el Cholo Montironi. Las orquestas de Buenos Aires lógicamente me fueron gustando, por etapas, algunas más y otras menos. Algunas orquestas más sencillas como la de Di Sarli, otra tradicional como fue el equilibrio (como uno siempre dice) que es Troilo, y también el reconocimiento a Astor Piazzolla. Ellos marcaron un poco el camino. Pero, basándome en mi realidad, cuando yo empecé a tocar esas orquestas ya no estaban presentes, salvo la de Pugliese... ¡pero a Pugliese no le iba a sacar el puesto de pianista! Y yo lo que quería era poder tocar con esas personas con las que finalmente toqué, que eran los que me llenaban de emoción cuando tocaban.

-Es un gusto que no muchos se pueden dar.

-Sí, pero no sé si fue por mi capacidad o porque en ese momento también pesaba otra cosa y es que no había músicos de tango. Cuando empecé a tocar, los músicos con los que me encontré me llevaban dos o tres generaciones, eran mucho más grandes que yo. Como el rock y el folklor, por decirlo de algún modo, se habían fagocitado todos los músicos, en el tango no había nadie. Me encontré con un panorama en el que era el único pianista de mi generación en el tango. Por un lado fue mala suerte para el tango, pero me vino bien porque pude aprovechar todo ese conocimiento.

-En contraposición a aquella época, en los últimos años surgieron una cantidad de músicos jóvenes, de agrupaciones, se creó el movimiento Mutar. Es una realidad muy distinta, a la que has aportado como docente.

-Sí, es muy radical el cambio. Fijate que en 1998 empecé a dirigir la primera orquesta de tango dependiente del Profesorado Provincial de Música. De ahí ya empiezan a surgir grupos y pianistas que ya no están acá, como Andrea Marsili que está haciendo tango en Francia, Bárbara Varassi está en Holanda, Gerardo Agnese en Bélgica. Y de esa generación salen también Martín Tessa, que está tocando en muchos lados y armando muchas cosas, Christian Gustafsson está dirigiendo la orquesta de Cañada de Gómez, Damián Torres dirige la orquesta Provincial de Córdoba que dejó Piro. Cuando la gente que está con vos toma ese camino de hacerse músico te lo agradecen en los escenarios. Yo no los crío como para que me sigan a mí, todo lo contrario, ellos tienen que tener su estilo, su interpretación y manera de ver el tango, y así es como me premian. Si de búsquedas se trata, el pianista no se estanca en los pergaminos logrados, y para el año próximo proyecta la creación una nueva orquesta y la fundación de un organismo sinfónico. "Estaríamos hablando de unos 45 músicos. Me gusta mucho llevar el tango al formato sinfónico".

Compartir: 

Twitter
 

Lo Re: "No me sumo mucho a premios y distinciones, pero pasé una semana muy especial".
Imagen: Alberto Gentilcore
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.