CIUDAD › EL CONTADOR QUE DEMANDó A SU OBRA SOCIAL SE OPERó Y PIDE JUSTICIA

La salud no tiene precio

La Cámara Federal de Rosario confirmó la orden al Consejo de Ciencias Económicas de Santa Fe a cubrir el tratamiento de uno de sus matriculados. La entidad se niega y argumenta que la clínica prescripta se expresa en alemán. Obvio: está en Alemania.

 Por Luis Bastús

La Cámara Federal de Rosario convalidó la demanda de un contador contra el Consejo Profesional de Ciencias Económicas de Santa Fe, que insiste en negarse a costear los 120.000 euros que insume el viaje y el tratamiento en Alemania que le evite enceguecer. Urgido por el avance del mal, el joven profesional movió cielo y tierra, y su familia hipotecó propiedades para hacerse de dinero y viajar a Alemania y someterse a la intervención. Acaba de ser operado con éxito y se recupera, pero su prestadora de salud se empeña en rehuir su deber. Uno de los argumentos que alegó fue que el cumplimiento de la orden judicial es "imposible" porque, entre otras cosas, el instituto que aplica la terapia prescripta por especialistas explica todo en alemán: algo comprensible por tratarse de una clínica que está, precisamente, en Alemania.

Vicente Isidori sabe desde los 14 años que tiene un tumor llamado cráneofaringioma, alojado cerca de la hipófisis y que comprime el quiasma óptico, la unión de los nervios de cada ojo. Eso le vino deteriorando con los años su capacidad visual, al punto de haber llegado muy cerca de la ceguera. Hoy tiene 28 años, y si bien logró graduarse en un momento en que su mal le dio tregua, este año ya no pudo continuar trabajando sin ayuda.

Fue operado tres veces, pero el tumor siempre se regeneró. El suyo es un caso que aparece en una o dos personas cada 100 mil. La esperanza surgió cuando se enteró de la existencia de la protonterapia: un acelerador de partículas bombardea de manera controlada protones sobre el tumor y no sobre tejidos sanos del paciente, como sí ocurre con otros tratamientos de radioterapia ofrecidos, además, por la obra social demandada. "En la protonterapia, el rayo llega hasta el tumor, y no pasa de ahí. En los otros tratamientos que hay en Argentina eso no ocurre", explicó Isidori hace dos meses, en diálogo con Rosario/12, y cuando todavía no sabía cómo hacer para que el Departamento de Servicios Sociales (DSS) del Consejo Profesional de Ciencias Económicas de la Provincia de Santa Fe, Cámara 1, donde está matriculado, honre su derecho a la salud. Para entonces, el juez federal de Santa Fe, Reynaldo Rodríguez, había dictado una medida cautelar emplazando a esa prestadora a cubrir el viaje, tratamiento y estadía de Isidori y de un acompañante en el término de diez días. La entidad profesional hizo caso omiso de la orden judicial.

"A la obra social llevé el presupuesto completo y nunca tuve respuesta ﷓contó el demandante aquella vez﷓. Que 'vení después', que 'esperá'; luego me ofrecieron un tratamiento en Argentina que incluso representa un riesgo para mí. Me pidieron muchísima documentación, y le presenté todo. Incluso mi neurólogo, Miguel Garrote, emitió un informe escrito que indica que el tratamiento adecuado para mi caso es la protonterapia".

Vicente no se quedó a esperar la oscuridad definitiva. Cecilia, su novia, motorizó la campaña solidaria "Todos x Vicente", que contribuyó a sumar fondos para la causa. Su familia hipotecó un inmueble para tomar un préstamo, y aún así no llegaron a cubrir los 120.000 euros que costará todo, una vez que Isidori regrese a la localidad de Díaz, donde nació y donde tiene su estudio contable.

Su abogado, Marcos Peirano, fue concluyente: "Ya la cautelar de primera instancia había sido categórica. Habíamos presentado todos los requisitos que se nos plantearon. La orden fue que la demandada debe hacerse cargo del 100 por ciento del costo del traatmiento, el viaje, la estadía de Vicente y de su acompañante, que es su novia. Pero el Consejo apeló. La Cámara Federal acaba de confirmar la cautelar, y entonces ellos plantearon un recurso extraordinario. Quieren ir a la Corte. Son chicanas procesales. Mientras tanto, nosotros pediremos una multa diaria por la desobediencia. Todo esto no suspende la ejecución de la medida cautelar", afirmó el letrado.

Isidori viajó el 5 de noviembre. Ya fue operado en Heidelbergt, y por estas horas se encuentra en post operatorio. En su entorno afirman que la intervención fue exitosa.

El descargo del Consejo de Ciencias Económicas consideró que la orden del juez Rodríguez "es de cumplimiento imposible" y que "las referencias técnicas del instituto Universitäts Klinikum Heidelbergt fueron extraídas de la red y se expresan en idioma alemán". El Consejo, incluso, contradijo la prescripción del tratamiento ordenado por el neurocirujano Miguel Garrote, e insistió con que la reducción del tumor podía realizarse con tecnología argentina.

Isidori rechazó a su vez ese planteo y puso a consideración que "ni el monto ni la extensión de la cobertura implican una afectación" que impida al Consejo de Ciencias Económicas de Santa Fe a cumplir.

El 24 de octubre, la Cámara Federal integrada por los jueces Edgardo Bello, Elida Vidal y José Toledo entendió que "la demandada no ha acreditado cuál sería el perjuicio irreparable que le ocasiona" garantizar el derecho a la salud de su matriculado, y confirmó la medida cautelar.

En las últimas horas, la entidad con sede en Santa Fe interpuso recurso extraordinario y promete dilatar el proceso, con expectativa de enviar el expediente a la Corte Suprema de la Nación. El contador Isidori, en tanto, ya fue operado y, aunque endeudado, recuperó la esperanza y, probablemente la visión. Tampoco tiene previsto rendirse.

Compartir: 

Twitter
 

Vicente Isidori sabe desde los 14 años que tiene un tumor que comprime el quiasma óptico.
Imagen: Alberto Gentilcore
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.