CULTURA / ESPECTáCULOS › MUSICA. EL GUITARRISTA LUIS SALINAS ACTUARá ACOMPAñADO POR SU HIJO

Una herencia que suma generaciones

El virtuoso instrumentista regresará a
la ciudad junto a Juan, que con apenas
15 años ya tocó junto a grandes artistas.

 Por Edgardo Pérez Castillo

Reconocido por su virtuosismo, en más de una oportunidad el guitarrista Luis Salinas se ha definido como un autodidacta. En esa misma mirada retrospectiva el músico bonaerense supo ponderar una y otra vez el origen de su camino musical, inspirado por las lecciones primeras de su padrastro. Habiendo cargado de renombre y talento a ese legado, Salinas ahora transita con la compañía de su hijo Juan, de quien distingue: "Para mí es muy difícil hablar de él como guitarrista, porque soy el padre. Las primeras cosas que fuimos a ver juntos fueron BB King y Jeff Beck, que fueron músicos que le pegaron fuerte a la hora de tocar. Cuando los escuchó, además de lo que venía tocando conmigo, no paró más. Después se metió con Santana, con Hendrix. Y está tratando de llevar todo eso a la guitarra. Lo que le digo es que está bueno aprender de los discos, pero después tiene que tratar de ser él. Que es lo que me había dicho BB King a mí. Trato que desarrolle su personalidad, porque la gente no paga una entrada para ver a los imitadores. Y su originalidad está dentro de él".

Acompañados además por Hernán Flores en bajo y Agostina Bertozzi en percusión, padre e hijo actuarán esta noche (a las 22.30) en el Teatro Mateo Booz de San Lorenzo 2243, donde recorrerán un repertorio variado, donde habrá espacio para algo de lo mucho incluido en Sin tiempo (el disco triple que Luis registrara hace casi cinco años), pero también por algunos antiguos lanzamientos. Lo que de por sí propone un recorrido amplio por géneros diversos, aunque la clave del concierto estará dada por lo emotivo, según insiste Salinas padre: "Venir a Rosario para mí es algo muy especial por la historia que tengo y que ustedes ya conocen. De hecho la primera vez que vine conocí a la mamá de Juan. Venir a tocar ahora con él es muy fuerte en lo afectivo, como también en lo artístico y musical. Y es una gran responsabilidad, porque tocar con mi hijo es una mezcla de amor, de emoción y de responsabilidad. A Juan la primera vez que tocamos juntos le dije: 'Escuchá tus notas, sentilas, escuchá a los compañeros y disfrutá, no tenés nada que demostrar'. Por suerte eso es lo que pasa cuando tocamos. Y es lo que quiero compartir con la gente de Rosario, tocando con Juan cosas de diferentes discos adaptadas a dos guitarras, con amigos y en una sala que quiero mucho".

Desde su rol de padre y guía artístico, Luis sabe que la herencia musical tiene su peso. Sin embargo, el gran guitarrista busca evitar la presión y profundiza en las bondades que para Juan significa sumarse a un camino sólido: "Siempre le digo a Juan que el mejor maestro es la propia canción, que es la que te va diciendo qué tocar y qué no. En este caso trato de transmitirle eso a mi hijo, para que sea feliz y lo disfrute. Juan ha tenido más suerte que yo, a su edad ya tocó con Alex Acuña, Rubén Rada, los Ibarburu, con Tomatito en Francia. Eso ya es muy fuerte. Y con los diferentes músicos con los que toco, que son muy buenos, y que son como tíos de él. El va recorriendo un camino maravilloso. Yo cuando tenía su edad no tocaba con buenos músicos. A veces sí, pero muchas veces no, entonces le digo que lo disfrute. Eso es lo que quiero para él".

Compartir: 

Twitter
 

Luis Salinas regresará a la ciudad junto a su hijo Juan y un grupo de músicos locales.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.