CULTURA / ESPECTáCULOS › MUSICA. CARLOS AGUIRRE TRíO ACTúA ESTA NOCHE EN EL PARQUE DE ESPAñA.

Música para pensar un mundo mejor

A partir del diálogo entre piano, contrabajo y batería, la formación del músico entrerriano redimensiona el folklore y sus melodías. La improvisación y sus límites, la pasión por el concepto y la inagotable búsqueda de lo propio.

 Por Leandro Arteaga

No dejar de lado la espontaneidad, y trabajar la música como canciones; tampoco abandonar la improvisación, pero con el eje en melodías comprensibles. Es ese límite complejo y de línea justa, casi imperceptible, donde se detiene el trío de Carlos "Negro" Aguirre, quien en compañía de Fernando Silva (contrabajo) y Luciano Cuviello (batería), suma su piano mentor a la noche del Parque de España (Sarmiento y el río). Hoy, a las 21, Carlos Aguirre Trío se presenta en el Teatro Príncipe de Asturias.

Se trata de una experiencia nueva, que destila de una trayectoria de tres décadas dedicadas a la música de raíces folklóricas. "Acá convergen un par de ejes que tenía ganas de trabajar desde hace bastante tiempo. Por un lado lo espontáneo, por el otro, pensar que se trata de canciones, en el sentido de que cualquiera las pueda cantar, que se mantenga una cosa de melodía comprensible, sin esa fantasía que es muy propia del piano. Es decir, priorizamos la melodía pero sin perder de vista lo introspectivo; en cuanto a la improvisación, hay muchos momentos donde no hay un solo de algún instrumento en particular, sino que es todo el grupo a la vez", explica el músico a Rosario/12. "Pero la idea es tocar música nuestra, con giros que tengan que ver con la música de acá", agrega, en función del diálogo musical que establece entre el folklore, el jazz y la música brasileña.

La formación del trío cumple casi dos años, con una presentación reciente en el Mestiza Música Festival, en abril pasado, donde compartió el escenario del Teatro Coliseo de Buenos Aires con Egberto Gismonti y Hugo Fattoruso. La respuesta del público se mide, dice Aguirre, en función del deseo propio. "Obviamente, al tener el deseo de hacer esta música, lo que queremos es compartirlo. Nosotros no estamos especulando en relación a cómo pueda ser la reacción de las personas, sino que tratamos de ser firmes en lo que queremos transmitir. Creo que a partir de nuestro mismo gozo, también puede contagiarse un poco a otros; si fuera una pose o una negociación, tal vez uno no terminaría de disfrutar ni de llegar a contagiar."

--He leído sobre tu rechazo a los festivales en los que importa la exposición televisiva.

--Por eso siempre prefiero las salas, lugares donde pueda haber alguna intimidad y se pueda crear algo amoroso con el público.

--Esa misma apreciación la supiste referir de cara a los músicos, esa gran familia en la que todos colaboran.

--En ese sentido, te podría decir que en relación a este proceso particular, estoy muy feliz de compartir la música con dos grandes músicos y amigos, estoy feliz y agradecido, por querer ellos sumarse a esta experimentación que les he propuesto. A su vez, ellos también me contraproponen ideas, de manera tal que permanentemente fluyen propuestas de parte de cada uno y se trabaja en torno a esos conceptos; es decir, trabajamos más que nada los conceptos. Tal vez estamos todo un ensayo tocando un solo tema, buscando que suene de una forma que nos permita ir encontrando la sonoridad de ese concepto medio abstracto del que partimos.

--Esa relación musical seguramente necesite de acuerdos mutuos.

--En este caso hay muchos acuerdos, hay precisiones acerca de lo que tiene que tocarse de determinada forma, pero también hay mucho trabajo en la improvisación grupal y eso es importante, ya que es esto lo que permite que se vayan avivando ciertos conceptos. Muchos ensayos son tocar y tocar sobre el concepto que hemos hablado y nos vamos dando cuenta de cuándo estamos arribando a lo que queremos, cuando luego de muchas horas aparece una puntita de algo que se parece a lo que habíamos hablado.

--El folklore, ¿continúa como un lugar problemático, complejo?

--Pienso que sí, que todavía hay mucho por hacer, que es inagotable y que tiene que ver con los tiempos que a uno le tocan, con los momentos, con patrones culturales que se traen, con nuevas maneras, nuevas cosmovisiones. Creo que todo eso de alguna forma puede sonar en algún momento, y está bueno que uno esté atento a todo esto, para ir leyendo de alguna manera esta dinámica del lugar en el que a uno le ha tocado vivir. Eso tiene que atravesar la música que uno está haciendo. En ese sentido, cada persona aspira a otro mundo, a un mundo mejor, y lo hace desde su lugar. La música necesita de un lenguaje, de un laburo que no es muy rápido porque implica una decodificación, pero da una hermosa oportunidad de pensarse a uno mismo también.

Compartir: 

Twitter
 

Aguirre, Fernando Silva y Luciano Cuviello forman el Trío.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.