CONTRATAPA

Fragmentarios 62

 Por Mario Alberto Perone

1- ¡Por Dios! ¿cuántas veces más tendré que escuchar el "Bolero" de Ravel?

2- Después de varios intentos fracasados, la esperanza es lo primero que se pierde.

3- Entre las extrañas estimaciones que los magistrados efectúan para reducir los términos de las condenas de los delincuentes, no estaría demás descontar, de los años de condena ya reducidos por el pintoresco "2 x 1" todos los sábados, domingos y feriados por cualquier causa, y especialmente los establecidos por las religiones, cualesquiera fuesen ellas y aunque no tuvieren mayor predicamento en nuestra sociedad. Se contribuiría a devolver cuanto antes, y siempre por razones humanitarias, a muchas personas que han cometido algunos errores en sus vidas y que, una vez libres, aplicarían en su medio social todo lo aprendido en cautiverio, agregando su modesta contribución a la cultura general, y demostrando una vez más que las cárceles educan y hacen a los hombres, mejores hombres cuando egresan.

4- Siempre hay demasiada gente ocupando la soledad del solitario.

5- Nada más irritante que buscar algo extraviado dentro del perímetro de la propia casa, sobre todo cuando uno ha olvidado dónde lo puso, y también ha olvidado qué cosa es lo que está buscando.

6- ¿Por qué relacionamos al futuro como infinitud? ¿Acaso hacia atrás, hacia el pasado, no hay la misma infinitud?

7- ¿No te parece que las guerras son más inconvenientes para menores que las películas de la tele? Los responsables de las diversas masacres que ocurren alrededor del mundo deberían poner, antes de sus crispadas declaraciones, un texto de precaución: "Inconveniente para menores de trece años". (Por encima de esta edad, ya podría el menor ser no espectador sino protagonista, aunque sepamos que en algunos destruidos países del planeta, para ser protagonista sólo basta con ser un bebé recién nacido). "Se recomienda la presencia de adultos". "En esta guerra puede haber escenas que molesten la sensibilidad de algunas personas" "Esta guerra no está modificada para el formato de la televisión". "Esta guerra fue modificada para que sea apta para todo público". 8- ¿Habrá algún país donde se tomen exámenes de idoneidad para el cargo a todas las personas que, de aprobarlo, tendrían la responsabilidad de una alta función pública rentada por el Estado y cuyas decisiones afectarían a todos los componentes de ese Estado, de donde salen los dineros que cobran, aún sin marcar tarjeta horario ni asistir a sus lugares de trabajo ni presentar proyecto alguno durante años, no obstante lo cual, así hayan "trabajado" dos días, cobrarán una jugosa jubilación por el resto de sus vidas? ¿No deberían probar que han leído en sus vidas, algo más que las obras completas de Sócrates?

9- ¡Eureka! Ya sé porqué no es posible gobernar a favor de los pobres: es porque habría que gobernar en contra de los ricos.

10- Lo peor de llegar a una edad provecta no es comprobar que las demás personas de tu entorno te van olvidando poco a poco, sino el hecho desgraciado de que uno mismo se va olvidando de su propia persona, día tras día.

11- Cada instante no es más que un punto de partida. Cada instante sucede al anterior y cambia levemente el recorrido del viaje, los contratiempos, las etapas, las demoras. Pero el punto de llegada es siempre el mismo.

12- Anoche puse un CD de Bill Evans. Me sonó espantoso. Casi no reconocí su toque único. Me llevó de la melancolía a la furia. Yo sé lo que le pasaba cuando lo grabó: estaba frustrado porque su pareja lo había rechazado definitivamente. Estaba muy deprimido y sin deseos, le dolían las manos y no tenía a nadie cerca para que le aplicara la morfina entre los dedos. Me obligué a escuchar el CD completo, tratando de encontrar su altísimo nivel habitual, esa extraordinaria capacidad suya para elaborar el jazz más exquisito que he escuchado en mi vida. Ahora que lo pienso, yo también estaba, en ese momento, viviendo una situación igual: el abandono lastima a todos los hombres de la misma manera, sean músicos o empleados de comercio o enfermeros. El CD terminó y lo guardé cuidadosamente entre todos los que tengo de él. Quizás más adelante, cuando yo supere el dolor que, sin saberlo, Bill Evans me causó, consiga otro CD en el que pueda encontrarlo en toda su plenitud, sin fisuras ni altibajos, con esa tierna manera de acariciar el piano, que mi memoria, tan devastada como la suya, no puede dejar de recordar.

13- Sí. Yo también acostumbro a contar varias veces la misma cosa a la misma persona. Creo que no es por fallas en la memoria (nadie me dice: "ya me contaste eso") sino por maldad.

Yo sé que apenas comienzo a hablar, el otro mira hacia todos lados sin prestar la menor atención a lo que digo. Los "adultos mayores" sabemos que estamos sobrando, que somos personas descartables, que nada de lo que podamos decir tiene el valor suficiente como para ser escuchado. Por eso repetimos varias veces las mismas cosas a las mismas personas y, cuando conseguimos interesarlas, les preguntamos a ellos: "¿Qué te estaba diciendo?"

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.