CORREO

Memoria y balance

Treinta años pasaron... de desidia, dejadez, indiferencia, justificación, conformismo, traición, falsedad, miedo, lucha, incomprensión, desinformación, negación.... y tantos calificativos más que, todavía no alcanzamos a comprender el porque de la actitud de mucha gente y de las consecuencias que sufrimos a lo largo de estos treinta y tantos años por ello. El porque de la desidia y dejadez en el pensamiento cruel del "por algo será algo habrán hecho", la indiferencia de los que aún piensan "total a mi no me toco" o la justificación de los que dicen "fue una guerra que murieron de un lado y del otro" o los conformistas que repetían "con los militares estábamos bien". Tampoco debemos olvidar a los grandes cómplices de la impunidad que tuvo la patria, como a Raúl Alfonsín cuando aplicó las leyes del perdón Punto Final y Obediencia debida y Carlos Menem con el Indulto. En esa triste etapa de la vida vivíamos con la política del miedo, efecto, de la publicidad oficial mentirosa que emitían los distintos medios de comunicación. Mataron a 30 mil de nuestra generación que se preparaba para lograr un futuro mucho mejor en la Argentina; entre ellos, religiosos, artistas, periodistas, conscriptos, amas de casa, docentes, profesionales, empleados, y, en su mayoría obreros y estudiantes. Los obreros lucharon como verdaderos dirigentes representantes de los trabajadores en los distintos gremios, éstos no hubieran permitido de ninguna manera tanta traición y entrega por parte de sus pares, con la gran explotación, denigración y discriminación hacia la clase trabajadora sufriente. De igual manera cabe el concepto a los estudiantes de esa época, mentes brillantes que tenían bien claro que futuro querían para sus hijos y nietos, ya que por entonces no tenían tantos obstáculos a la hora de ingresar a estudiar y elegir la carrera por vocación y no por opción. En estro 30 años vaya el reconocimiento de la lucha por la verdad y la justicia de las Madres, Abuelas, Hijos, Familiares y amigos de los detenidos desaparecidos y, también la disculpa de aquellos que no los comprendieron durante muchos años, debido a la desinformación y negación de los hechos, también el reconocimiento en todo este tiempo a los logros y reconocimiento que los animaron a seguir luchando. Hoy cabe preguntarse ¿por qué se siguen violando los Derechos Humanos? ¿Qué diferencia hay a la política de ayer? En este país, lamentablemente no gozamos de la libertad de expresión plena, tenemos, persecución ideológica, contamos con excluidos y desaparecidos sociales y grandes torturas psicológicas fruto de la discriminación por las marcadas clases sociales.No contamos con una distribución equitativa de las riquezas. Sí, hay represión en las distintas manifestaciones de luchas sociales; en esta seudo democracia la justicia existe para los pobres, los otros "pagan" y saldan cuentas con la ley. Las leyes y ordenanzas no siempre se cumplen, recordemos a los 194 jóvenes muertos en Cromañon. Ayer empezaron las Madres de Plaza de Mayo, hoy las siguen las Madres del Dolor, mañana serán las madres que lucharan para que sus hijos no se mueran de sed. Si el Estado de ayer, el de hoy y el de mañana, sigue siendo indiferente, seguiremos conmemorando muchos 30 años más de lo mismo, sino decimos de ¡verdad! Nunca Más.

Adriana Noemí Diez

Asociación de DDHH Cañada de Gómez

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.