CORREO

A modo de balance

El Concejo Municipal ha culminado un período netamente positivo. Hemos podido consolidar un espacio pluralista, accesible y con mayor crédito por parte de la ciudadanía. Durante el 2010 logramos transformar definitivamente al Concejo en un lugar de construcción de consensos y al que los vecinos pueden acudir para plantear sus problemas y buscar soluciones, independientemente del edil o bloque que los recibiese.

Con respecto a las ordenanzas promovidas durante el año que se cierra, vale destacar la regulación del trabajo de las estaciones de servicios para defender a las firmas locales, la limitación en la cantidad de heladerías que funcionan en Rosario, la regulación de las ferias artesanales y la seguridad nocturna de los jóvenes con el mejoramiento del transporte público y la implementación de medios alternativos de traslado, entre muchas otras. También se trabajó de manera constante en proyectos que inciden directamente en la calidad de vida de los ciudadanos y en la organización de la ciudad. En este rubro, se aprobó el programa solidario de cloacas, el ordenamiento de suelo urbanizable, el plan integral de recolección y tratamiento de residuos y el reemplazo paulatino de vehículos de tracción a sangre. Otra de las ordenanzas fundamentales que se trataron en 2010 giró en torno al proyecto de capacitación obligatoria en derechos del consumidor como requisito para habilitar cualquier comercio en la ciudad. Es importante que, así como se le exige al consumidor, se haga lo propio con los titulares de los locales.

Es fundamental destacar que todo se realizó a partir del consenso ya que nunca debí apelar a la facultad de doble voto que se me otorga como presidente. Y ese mérito no es solamente mío sino de todos los bloques que componen el Concejo. Pudimos dejar en claro que, a través del Concejo Municipal, se puede acceder a un representante del pueblo de forma cierta y más sencilla. El fortalecimiento del trato con los ciudadanos se basa en la gran calidad humana que tienen los ediles. Estamos complacidos de contar con concejales de probada jerarquía. Tenemos a un ex intendente como Cavallero, a Bielsa que fue vicegobernadora y a dos concejales de larguísima trayectoria como Gandolla y Boasso, por citar algunos ejemplos.

Las distintas fuerzas están realmente preocupadas por el bienestar ciudadano. Ya no tenemos a los vivos de siempre que pretendían realizar negocios con la política.

Con el sólo hecho de repasar los proyectos y las participaciones se llega a la conclusión de que hemos escuchado a todo el mundo sin ninguna distinción.

Miguel Zamarini

Presidente del Concejo Municipal

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.