OPINIóN

Una sorpresa arquitectónica

 Por Oscar Neimeyer *

Recibí con gran satisfacción la noticia de que ya se está eligiendo a la empresa constructora responsable de la ejecución del Puerto de la Música, que yo diseñé con todo cariño para la ciudad de Rosario, en la hermana República Argentina. Es importante tener registro en este momento tan gratificante para todos nosotros, que mi preocupación al proyectar esta obra es tener dos soluciones arquitectónicas que vengo utilizando cuando diseño un teatro.

Primero, garantizar que el espectáculo no se limite al público sentado en la platea, sino que también llegue a las personas; 20 o 30 mil, que desde afuera puedan participar. Me espanta no haber adoptado esta solución mucho tiempo antes porque le confiere al teatro otra importancia. Otra solución que no me canso de utilizar en todos mis proyectos es llevar al espectador directamente al foyer y a la sala del teatro, evitando obligarlo a una circulación más larga e innecesaria.

Me preocupa también dar una forma diferente al nuevo teatro, generando una sorpresa arquitectónica que intento sea la característica de mi arquitectura. Recuerdo que cuando diseñé el plano transversal del proyecto, la curva por encima de la platea pedía una solución más favorable en materia acústica. El aspecto exterior estaba definido, nada arbitrario, todo ligado al problema estructural que surgía. Así, y con mucho optimismo, busco recordarles a todos ustedes las preocupaciones que guiaron la creación de este proyecto, un trabajo importante para todos nosotros, que deberá despertar el interés de todo el pueblo rosarino y sus visitantes.

* Este texto del notable arquitecto brasilero, responsable del proyecto, fue leído durante el acto de apertura de las ofertas económicas.

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.