CORREO

El adiós a un grande

Resulta sumamente difícil despedir a un grande. Las palabras justas, acordes a su estampa, suelen empañarse ante el dolor que provoca el vacío de su ausencia. La tragedia inesperada luciendo su rostro despiadado y cruel, cercenó la vida intachable de este joven Secretario General de la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional de Rosario, otrora Secretario de su Centro de Estudiantes, profesor de Informática Médica y Telemedicina, Marcelo Héctor Petrich.

La Universidad en pleno llora la pérdida de un luchador transparente, tan cálido y sencillo como férreo e incansable.

Lo lloran los haitianos, recordando que encabezó las Jornadas Solidarias luego del terremoto de Haití, lo llora María Teresa, su pueblo de origen, del que heredó su bonhomía y sus valores campestres como virtud entrañable, lo lloran los sucesivos Decanos que pudieron gozar de su profesionalismo.

Lo lloran su esposa, sus pequeñas hijas, su madre, su hermana, sus alumnos, sus amigos queridos. Aquellos a los que liderara por el camino de los Políticos Independientes. Lo lloramos todos los que no podemos concebir la ausencia de tanta pujanza, de tanta juventud. Hoy lo despedimos, concientes de que su figura ilustre no desaparecerá jamás. Dejará por siempre grabado el ejemplo del que tiene la convicción exacta del sendero justo y la fuerza acorde para transitarlo.

Edith Michelotti

[email protected]

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.