CORREO

Correo

Voto a Cortes

Conozco a Alberto Cortes desde hace más de un cuarto de siglo cuando me afilié al Partido Socialista Auténtico, convencido de la necesidad de construir un proyecto político y social que denuncie la ferocidad del capitalismo y no rechace las experiencias históricas de nuestras mayorías populares desde el siglo diecinueve en adelante. Una izquierda nacional que sintetice lo mejor del yrigoyenismo, el peronismo y las experiencias transformadoras que nutrieron a nuestros 30 mil compañeros desaparecidos.

Me llamó la atención su permanente militancia en los barrios estragados del sur rosarino que contrastaba con su formación científica rigurosa: un físico que era capaz de cargar ladrillos y organizar compras comunitarias de verduras, carne y acompañar el proceso de una radio comunitaria con megáfonos, un viejo wincofón y cajas de zapatos como archivos de mensajes barriales que luego se leerían a las orillas del brazo seco del Saladillo.

Preciso, metódico, concreto pero siempre trabajador, Alberto ha demostrado como concejal ser una de las principales voces a la hora de denunciar el avance de un proyecto económico que subordina a las expresiones políticas de los partidos mayoritarios a ser gerentes de turno de sus negocios.

Denuncias judiciales sobre concesiones en Puerto Norte, maniobras de empresarios del transporte urbano de pasajeros que hacían negocios con beneficios del estado nacional y permanente señalamiento de hechos concretos que favorecen a pocos en perjuicio de las mayorías rosarinas.

Lejos de la demagogia, Cortes no solamente es un trabajador político, sino también alguien que ha construido, desde su banca, un lugar donde todas las organizaciones sociales y políticas pueden acudir para buscar algún tipo de ayuda institucional.

En tiempos mezquinos y donde las grandes billeteras imponen caras nuevas y máscaras de proyectos que han transformado la ciudad en un archipiélago con pocas islas de la fantasía y muchas islas brumosas y de pesadillas, es necesario reconocer al que trabaja, estudia, pone la cara, escucha y se hace cargo de lo que sucede más allá de los bulevares.

Es necesario premiar con el reconocimiento popular del voto a Alberto Cortés, no solamente por lo que viene haciendo, sino también por su vocación de construir un espacio político que sea superador de los esquemas que condenan a la política a ser mero espectador de los negocios de las minorías.

Carlos del Frade

Periodista y escritor.

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.