CORREO

Correo

Club para la inclusión

Amistad y Unión es un club típico de barrio, con 75 años de vida. "Nacido y criado" en Barrio Azcuenaga. Luego de la gran crisis que azotó a los clubes en décadas pasadas sufrió un proceso de recuperación notable. Hoy, su desarrollo es digno del elogio público y su presidente, Don Carlos Huertas, es presidente de AREDA.

De estar casi cerrado y con nulas actividades sociales y deportivas a las vigentes practicas cotidianas de handball, taekuondo, yoga, patín, paddle y tango, sumado a las actividades de extensión para el barrio, como hace poco una comida para juntar fondos para un chiquito del barrio con enfermedad terminal, o el préstamo mensual de instalaciones para entidades dedicadas a la ayuda a la discapacidad, pasando por el uso actual de un Centro de Jubilados. Lejos está de ser un antro de vagancia o de abandono, menos de apologías nocivas.

El varias veces galardonado Huertas conduce la entidad hacia el objetivo fundamental de todo club en verdadero desarrollo, lejos están de participar de eventos repudiables desde lo legal, menos aún de ser base para conductas anti sociables ni sujetas a investigaciones

policiales o judiciales. Involucrar a este club en situaciones de notable repercusión pública y mediática es cuanto menos injusto. Cuando los hechos que provocaron la muerte de David Moreira, Amistad y Unión estaba cerrado. El club inicia actividades luego de las 18. Basta ver la hora de esos tristes episodios para deslindar.

Amistad y Unión no es base de previas a la cancha ni participa de grupos de hinchas de ningún club de futbol. Fuera de sus instalaciones no cabe imputarle al club responsabilidad alguna, no la hubo ni la tiene. Con motivo de algunas opiniones o participaciones personales de directivo/a o socio/a del club, se señala que es lógicamente ajena y no representan la posición del club. Igualmente, la comisión directiva nos ha informado que están tomando los recaudos necesarios para investigar conductas personales que pudieren comprometer a la entidad, a quienes luego del respectivo sumario interno se los sancionará con la mayor severidad estatutaria posible. Mientras, este club de barrio seguirá trabajando en la inclusión, muchas veces declamada y en este caso practicada. Los acontecimientos vividos en el barrio Azcuénaga no son queridos por nadie, nadie está exento y el quebranto generado tiene una connotación muy difícil de resolver.

Comité editorial

Asociación Rosarina de Entidades Deportivas Amateurs

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.