CIUDAD › EL FUTURO DE PéREZ VARA

Jueza jubilada

Un recurso de revocatoria presentado por la defensa de la ex jueza María Luisa Pérez Vara, investigada por incumplimiento de deberes frente a su inacción tras el homicidio de Luis Medina, retrasa su indagatoria. Aunque la semana pasada se indicó que la magistrada jubilada en diciembre pasado ya había declarado en la Justicia, y hasta había quedado imputada, ayer el abogado Jorge Bedouret aclaró que no fue así. Estaba citada para el 1º de octubre pasado, pero el letrado ingresó un escrito al juzgado Correccional Nº 8, a cargo de Héctor Núñez Cartelle, y reclamó que se revoque la citación porque considera que "no hay elementos de sospecha serios sobre la magistrada con 40 años de impecable función pública", dijo el abogado a Rosario/12. Al mismo tiempo, indicó que la multa interpuesta a la ex jueza, por la Corte Suprema provincial, está apelada. El planteo deberá resolverse antes de que Pérez Vara se presente en Tribunales para explicar por qué no atendió a los investigadores la mañana del 29 de diciembre pasado, cuando el sindicado narco y su pareja fueron asesinados en Circunvalación y Ayolas.

La ex jueza de Instrucción Nº 5 quedó bajo la lupa a horas de jubilarse en su cargo. Se la acusa por incumplimiento de los deberes de funcionario público por haberse ausentado durante el turno del último fin de semana de diciembre de 2013, cuando asesinaron a Medina y su novia Justina Pérez Castelli, mientras circulaban en un Citroën rojo por Ayolas y el Acceso Sur, camino al hotel Pullman, donde estaba hospedados.

Pese a los innumerables llamados telefónicos, Pérez Vara no respondió. La situación salió a la luz pública el día del crimen porque tanto funcionarios policiales, como un fiscal y el secretario del juzgado intentaron informarle del hecho pero no la encontraron. Luego, sus superiores del fuero penal intentaron contactarla, y la magistrada alegó un problema de salud. Eso obligó a dejar la causa por el doble crimen en manos de Raquel Cosgaya, primero, y luego en el juzgado de Alejandra Rodenas.

Al día siguiente del hecho, los camaristas Carina Lurati y Ernesto Pangia intentaron sin éxito ubicarla. Más tarde, Pérez Vara se comunicó con Lurati para informarle que "el celular de turno desde el sábado estaba en el juzgado, que no lo tenía consigo y que estaba enferma". Lurati le ofreció enviarle un médico a su casa para que tomara licencia por enfermedad, pero se rehusó. Bedouret dijo que su clienta no aceptó que le enviaran un médico desde el Tribunal porque "ya estaba siendo atendida. Tenía problemas de presión y de cuestiones psiquiátricas", esgrimió.

La Corte solicitó un informe a la Cámara Penal y en febrero pasado resolvió multar a la funcionaria, jubilada desde el 30 de diciembre, tras la aceptación de la renuncia firmada por el gobernador Antonio Bonfatti.

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.