CORREO

¿Quién es Hilda Molina?

A pesar de las maniobras de la Embajada Norteamericana en Argentina de opacar la visita del presidente cubano Fidel Castro, a través de algunos medios de comunicación y de sectores de la derecha vernácula, el árbol no pudo tapar el bosque y el caso de Hilda Molina, mostró lamentablemente a un descolocado gobierno argentino que amenazando con hacer público en la Cumbre el tema de la médica cubana (en una clara intromisión en asuntos de estado interno de Cuba), pidiéndole en una carta que autorizara la salida de la doctora Molina, para visitar a su hijo y conocer a sus nietos, a pesar de toda esa maniobras, Fidel Castro emerge gallardamente. La verdad acerca de Hilda Molina y su hijo: Esta profesional que fuera directora del Centro Internacional de restauración Neurológica (CIREN), en 1994 fue reclutada por la Sección de intereses de Norteamérica (Sina) donde recibió dólares y preparación ideológica. Apoyando, según el libro Los Disidentes (Rosa Miriam Elizalde﷓Luis Baez), a la fundación Elena Mederos, cuyo objetivo era sacar niños para operar fuera de Cuba y así de esta forma desprestigiar la medicina cubana. Se podría seguir enumerando hechos donde se involucra a la doctora Hilda Molina y no precisamente a favor de Cuba. También habría que preguntarle la doctora Molina acerca de los 10.000 dólares que hiciera entrega César Jaroslavky por el tratamiento recibido en el Ciren, y qué pasó con ese dinero ya que por esos entonces Molina era directora. De la misma manera, ¿cómo apareció involucrada en el caso de falsificación de títulos?, como se verá, la doctora tiene su historia. A pesar de todo eso, no se le ha prohibido hablar; radios y diarios hablan con ella permanentemente. Tiene sí, una condena, pero aclaramos que en Cuba no todas las condenas significan la cárcel para el condenado o la condenada. Respecto a su hijo, el doctor Quiñónez, diremos que salió de Cuba comisionado con unos 100 mil dólares para comprar equipos médicos en Japón. Por supuesto, en Cuba todavía lo están esperando y al instrumental médico también. Es seguro que ese dinero le sirvió para instalarse en Buenos Aires y abrir su clínica. ¿No será por eso que no aceptó la propuesta de Fidel de visitar con su familia a su madre en Cuba, con todas las garantías, por temor a quedar detenido? De haberse consumado ese acuerdo, hubiese sido la primera vez que un ladrón visita a un familiar, cuando siempre ha sido al revés, es el familiar que visita al condenado. Dicho sea de paso en los Estados Unidos hay cinco presos cubanos a los cuales no se les permite que sean visitado por sus familiares, ¿cual ha sido el delito?, denunciar las maniobras terroristas que se preparaban contra Cuba en Miami. Para más datos, el doctor Kirchner jamás habló con el presidente Bush, ni firmó un petitorio a favor de estos prisioneros del Imperio, ya que dice que es coherente con su política de Derechos Humanos, por razones humanitarias sería bueno que lo haga.

Alberto Cabrera

Movimiento de Solidaridad con Cuba Rosario

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.