CORREO

Correo

Sindicalismo y oposición

En el movimiento sindical tenemos un problema de división: hay cinco expresiones, lo cual constituye una debilidad y, lógicamente, no resulta beneficioso para la demanda de los trabajadores ni para la propia representación. Indudablemente, en esto, mucho tiene que ver la injerencia del Gobierno en los asuntos intrasindicales. Este tipo de situaciones se han ido produciendo desde que la CGT que representa Hugo Moyano comenzó a tomar distancia del Ejecutivo. Hay una tendencia a responsabilizar y cargar culpas sobre este sector del sindicalismo, como hemos visto con los incidentes del 13 de julio (luego de disputarse la final del Mundial de Fútbol en Brasil). Aun cuando no tenían que ver con lo sindical, se lo mencionaba a Moyano como uno de los culpables detrás de los desmanes que se cometieron.

Todas las centrales sindicales tenemos la misma agenda: impuesto a las ganancias, preocupación y rechazo a los despidos que empiezan a sentirse en relación con la economía, trabajo en negro, tercerización, los fondos de las obras sociales. Ahora, existe una relación entre la CGT que conduce el metalúrgico Antonio Caló con el gobierno nacional que no ha dado los frutos que ellos esperaban y, frente a la ausencia de resultados, se comienza a agitar las aguas dentro de las demandas de los propios trabajadores.

En el sindicalismo, todo el mundo tiene el bastón de mando en la mochila, como decía el General. Y sigo pensando que valen mucho las estructuras, el poder de las organizaciones. Provengo de una organización pequeña. El sindicalismo se mueve al ritmo de los recambios electorales. No me gusta, pero es lo que ocurre históricamente. Entonces hay que ver la evolución económica, cuál va a ser la huella que va dejando para que el liderazgo decida por qué lado ir. Lo más saludable que puede hacer el movimiento sindical es tener un reconocimiento sobre lo que hemos logrado hasta el momento, fortalecerlo y blindarlo con una organización fuerte, representativa, que nos permita hacer frente a cualquier intento de modificar esa situación en el futuro.

No hay una posición unificada del sindicalismo frente a las elecciones. Esto tiene que ver con el debate dentro del propio peronismo. ¿Cuál es el candidato que tiene una clara referencia hacia el sindicalismo como columna vertebral del proyecto nacional y popular? No está claro. No lo está en ninguno de los actores y expresiones políticas que aparecen.

Juan Carlos Schmitd

secretario general del Sindicato de Dragado y Balizamiento

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.