SOCIEDAD › LA MARCHA "NI UNA MENOS" Y LAS ELECCIONES PROVINCIALES

Misógino pasó a ser una mala palabra

Según el estudio de la empresa "Es viral" a partir de los twitter posteriores A la multitudinaria manifestación, el 61% de las menciones a Miguel Del Sel Se refirieron al tema, y de ésas, el 98% fueron negativas. Opiniones de mujeres.

 Por Sonia Tessa

La movilización "Ni una menos" irrumpió en el espacio público el 3 de junio con potencia, y puso en debate temas que "desde el movimiento de mujeres venían agitándose desde hace décadas. Tuvieron que ocurrir una seguidilla de femicidios 1808 mujeres y niñas en cinco años según las estadísticas de la ONG Casa del Encuentro y un detonante: el asesinato de la adolescente Chiara Páez en Rufino. Ese catalizador sacó la bronca acumulada en forma masiva a las calles, a pedir políticas públicas para prevenir y erradicar la violencia hacia las mujeres. Fue el 3 de junio, apenas 11 días antes de las elecciones en Santa Fe. Y lo que se puso en discusión fue la dimensión social de esas muertes reiteradas: "Esta cultura machista nos está matando, algo tenemos que hacer", sintetiza Florencia Rovetto, investigadora del Conicet y docente del Núcleo de Género de la Facultad de Ciencias Políticas de la UNR. La empresa "Es viral" (www.esviral20.com) hizo un estudio sobre el impacto de esta manifestación en la ajustadísima derrota del candidato de Unión PRO, Miguel del Sel. De acuerdo con un entrecruzamiento de datos de twitter, Es Viral concluyó que en Santa Fe hubo 87.302 menciones a #Niunamenos y que del 25 de mayo al 10 de junio, el 61,3 por ciento de las menciones a Del Sel hicieron referencia a la masiva marcha. De esas menciones, sólo el uno por ciento eran neutras y el mismo porcentaje eran positivas. El 98 por ciento de las menciones que unían al cómico con la marchas fueron negativas. Rosario/12 consultó a distintas mujeres que trabajan el tema desde la política, la militancia social y la academia, para analizar el impacto que pudo haber tenido el clima cultural generado por la movilización en el resultado del 14 de junio.

El estudio de Es Viral indica que "la masiva movilización generó un caudal de comentarios en la Provincia de Santa Fe que se expresaron también en el formato de menciones en twitter que atravesaron la agenda virtual, mediática y la agenda de la opinión pública". Esas menciones fueron discriminadas entre positivas, neutras y negativas y a la vez fueron agrupadas en tres grandes dimensiones. Una de esas menciones era "habilidad e inteligencia política: menciones de llamado a la coherencia electoral" y su ejemplo más reiterado fue la expresión: "si marchaste por #NiUnaMenos no podés votar a Del Sel".

Otra de las caracterizaciones fue por personalidad. "Se caracteriza por menciones que identifican a Del Sel como "misógino", por la cosificación y desprecio por las mujeres", dice el artículo publicado por la empresa y por último, se analizó la dimensión de Comunicación, que concentra "menciones vinculadas a la forma de referirse de Del Sel a las mujeres tratándolas como "putas"". La palabra preponderante en las menciones a Del Sel en relación con "Ni una menos" en twitter fue "misógino".

Para la diputada provincial Alicia Gutiérrez, del Partido SI en el Frente Progresista, "sin lugar a dudas, la marcha influyó en el resultado electoral, aunque no sea sencillo aquilatar en qué medida. No solo puede verse por los datos de Es viral, sino porque se percibió inmediatamente un rechazo, un repudio a la actitud misógina de degradar la figura de las mujeres, en la que Del Sel sólo se proponían los estereotipos de puta o ama de casa. Nosotras, como mujeres y feministas que hemos luchado, como lo han hecho otras mujeres antes que nosotras, por la igualdad, por tener una vida libre de violencia, por salir a trabajar y elegir lo que queremos ser, teníamos claro que Del Sel representaba el pasado, un cambio restaurador", consideró la legisladora, quien subrayó que esas ideas conservadoras, que por lo general estaban "disimuladas" en la propuesta del PRO, "le afloraban a cada paso al candidato cuando hablaba de las mujeres".

La secretaria de género de CTA Rosario, Majo Gerez, que pertenece a Patria Grande y fue candidata a senadora por Rosario por el Frente Social y Popular, aportó que "al "Ni una menos" hay que pensarlo como un proceso. La visibilidad del tema en los últimos años ha hecho que le tengan que prestar atención a las demandas por las vidas de las mujeres, y la marcha del 3 de junio elevó los pisos del debate. Atravesó a la sociedad con la consigna "basta de femicidios" y permitió dejar de naturalizar las violencias". La dirigente, que acompaña de manera cotidiana a mujeres en sus denuncias ante la Justicia y en los distintos reclamos de asistencia al Estado, consideró que "la violencia contra las mujeres empieza a ser asumida como parte de la agenda, se empieza a tener en cuenta que puede influir en el voto, que tiene una dimensión profundamente política". La militante de Patria Grande planteó que la movilización "influyó en la imagen negativa de Del Sel, en el reconocimiento de que es un misógino, y que eso es un problema político, dejó de ser una característica menor para ser central".

Además, Gerez opinó que hay "una parte de la población no tan ideologizada que vota al PRO, pero empieza a tener en cuenta, a partir de "Ni una menos", este problema y además, toma nota de las acciones del gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, donde se recortaron presupuestos y se cerraron programas de asistencia a mujeres que sufren violencia". También recordó que la intendenta Mónica Fein anunció, el mismo día de la marcha, la apertura de un Centro de Atención a la Víctima, como una respuesta política a la movilización. Y renovó sus críticas a las políticas municipales en el área, como el "deficiente" funcionamiento del Teléfono Verde y la falta de respuestas a las mujeres que denuncian. Desde el ámbito académico, Florencia Rovetto es pesimista sobre la proyección que tendrá "Ni una menos". "Creo que para un sector de la población Del Sel representa alguien caricaturesco, y sus manifestaciones misóginas lo muestran como alguien aún más torpe. En cuanto a la gran manifestación del 3 de junio, veo muy relativa su influencia si no hay políticas públicas que den respuesta a los reclamos. Es difícil que esta movilización tenga efectos sobre las vidas de las mujeres si no hay una continuidad organizativa", expresó la docente de la UNR. Sin embargo, contempló que a partir del debate que generó la marcha, "el tipo de comentarios misóginos de Del Sel se escuchan de otra manera, resuenan peor que antes".

Para Rovetto, es necesario "pensar cómo se puede profundizar" la potencia de la movilización, y cómo se puede "interpelar estas estructuras machistas". En ese sentido, consideró importante disputar el sentido de "Ni una menos". "Cuánta gente de la que pudo haber ido a la marcha se cuestiona cómo se reparten las tareas del hogar, o articula que la violencia tiene que ver con cuestiones culturales que se plasman en muchos aspectos de la vida cotidiana", se preguntó. Por todo eso, subrayó la importancia de "Ni una menos" en tanto "se instale que la violencia sexista es estructural, que se hable del patriarcado en los medios de comunicación masiva, incluso se lo escuchó en los programas de chimentos, y eso se puede considerar hasta revolucionario".

La concejala Norma López, del Frente para la Victoria expresó que "no hay una sola causal para el resultado electoral, pero creo que en las mujeres pudo haber tenido alguna influencia el modo que Del Sel habla de nosotras, su misoginia impúdicamente demostrada y garantizada. Siempre se dirige como objetos prostituyentes y cosificados".

Tras "Ni una menos", López manifestó su desazón por la falta de respuestas. "Esperábamos que todos los niveles del estado hicieran una propuesta a una sociedad con la que evidentemente el estado está en falta por las políticas públicas. Tenemos buenas legislaciones que están incumplidas por los tres niveles. Pero el único estado que planteó algo propositivo fue el nacional, que anunció una reformulación de su presupuesto, actualizó la guía de abortos no punibles y los planteó de manera más inclusiva, como el derecho a la interrupción legal del embarazo, a la vez que lanzó el registro de femicidios. Ni la provincia de Santa Fe ni la municipalidad de Rosario hicieron ningún tipo de autocrítica. Yo además esperaba otra cosa del poder judicial, que no admite ninguna interpelación de la sociedad y donde, desde cada medida que se toma, se reafirma y consolida el patriarcado mientras desprotege a las mujeres, niñas, niños y adolescentes", expresó la edila.

La militante kirchnerista puntualizó que el resultado de las elecciones "no significa voto de confianza alguna hacia el gobernador electo Miguel Lifschitz. Sabemos perfectamente que cuando fue intendente de Rosario, no promovió políticas activas de género y equidad entre varones y mujeres. Y como senador por el Departamento Rosario evitó cualquier tipo de posicionamiento sobre la violencia que sufre el colectivo mujeres y la sociedad en general", dijo la edila, promotora de distintas iniciativas respecto de la atención municipal a mujeres víctimas de violencia. López recordó que, como intendente, "Lifschitz desmanteló programas sociales como los Centros Crecer, que si bien no eran una política de género específica, tenían influencia directa en la vida de las mujeres y también garantizó el funcionamiento de lugares como La Rosa y el Palacio Berlusconi", los dos prostíbulos que pertenecían a Juan Cabrera, y que fueron clausurados durante la actual intendencia de Mónica Fein.

Compartir: 

Twitter
 

"Ni una menos" puso en debate a los femicidios como consecuencia de una cultura machista.
Imagen: Alberto Gentilcore
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.