PSICOLOGíA › LOS PSICOTéCNICOS EVALúAN A NIñOS Y JóVENES EN BASE A UN PROTOCOLO

La pregunta crucial que falta

Los rótulos de fenómenos disfuncionales, sin preguntarse por el sufrimiento de cada niño, no son diagnósticos. Para el psicoanálisis, el arte de diagnosticar se apoya en el caso por caso, partiendo de la enunciación del padeciente.

 Por Graciela Giraldi*

Uno de los impasses de nuestra civilización, generado por el mercado de la salud mental, es segregar la subjetividad de niños y jóvenes degradando los síntomas en fenómenos disfuncionales: ADHD (trastorno con déficit de atención por hiperactividad, según sus siglas en inglés), TOC (trastorno obsesivo compulsivo) , fracaso escolar, desórdenes de la alimentación (anorexia y bulimia), de la conducta, de la inteligencia, toxicomanías, trastornos borderlines, psicosomáticos, síndrome de Asperger, entre otros. Dichos rótulos, los cuales son aplicables a todos los chicos por igual, no son diagnósticos, ya que -inversamente para el psicoanálisis el arte de diagnosticar se apoya en el caso por caso, partiendo de lo que dice el padeciente sobre lo que le pasa, de su enunciación.

Constatamos que los psicotécnicos evalúan estadísticamente a niños y jóvenes en base a un protocolo de preguntas y respuestas del tipo de las que se toman en las consultoras laborales. En esa dirección, se aborta al síntoma en tanto no se le pregunta a nadie de qué sufre.

Mediante la epidemia evaluativa con la que el mercado de la salud mental inunda a las escuelas, tanto las neurociencias como las psicoterapias de la sugestión rechazan la subjetividad de los chicos expresada por los acontecimientos del cuerpo, inflacionando la posición objetalizada que ocupan ellos para la madre, la familia y la civilización. (1)

Porque la idea que subyace en dichas medidas de control social mediante el slogan de: "salud mental para todos", es la del hombre neuronal y la del chico exactamente programado para pensar y actuar en función de los significantes que circulan en los tiempos que corren, como: la utilidad, el éxito, la productividad, la eficacia, etc.

Por el contrario, cada analista en su acto va en contra de la ficción hipermoderna sobre la niñez y la juventud globalizada y anónima.

Especialmente, los practicantes del psicoanálisis nos oponemos a que sea el cuerpo del niño el condensador del goce, según el principio ético esbozado por Lacan en su alocución a las Jornadas sobre las psicosis infantil organizadas por Maud Mannoni en 1968. (2)

De modo que, si el mercado de la salud mental clasifica a las afectaciones del cuerpo en trastornos según sus protocolos de evaluación pre establecidos, el desafío que tenemos los analistas es provocar bajo transferencia la sintomatización de las llamadas disfunciones en la vía de orientarnos por el partenaire síntoma de cada analizante, pero también cuando abordamos un malestar institucional ya sea en el ámbito escolar, judicial o asistencial en tanto los síntomas lejos de ser considerados fallas o déficits son funcionales en sus modos singulares de hacer con lo imposible.

Y, aunque se presenten de entrada resaltando lo que no anda en relación a los propios sueños y la mayoría de las veces encapsulados en su exceso gozoso, seguimos apostando al síntoma, porque es "la madera de la que estamos hechos", según lo expresaba Jaques Alain Miller a los universitarios en Buenos Aires, en 2008, apoyándose en los versos de William Shakespeare.

Entonces, si le ofrecemos al niño hacer la experiencia del inconsciente no es para atacar al síntoma en tanto que es del orden de lo necesario, sino para que pueda hacer otro uso de su síntoma que lo enlace a la vida y no a la mortificación subjetiva ni a la victimización.

(1) Laurent, Eric, Las nuevas inscripciones del sufrimiento en el niño.

(2)Jacques Lacan: Alocución sobre la psicosis en el niño.

*Psicoanalista. Miembro de la EOL Rosario y de la AMP. Escrito anticipatorio de V ENAPOL (Encuentro americano de Psicoanálisis de Orientación Lacaniana).

Compartir: 

Twitter
 

Con la epidemia evaluativa del mercado de la salud mental se rechaza la subjetividad de los chicos.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.