ECONOMíA › DEBATE DEL IMPUESTO AL CHEQUE Y EL FONDO FEDERAL SOLIDARIO.

Los problemas del reparto

El proyecto de coparticipar la totalidad de lo recaudado por el Impuesto al Cheque sigue enfrentando a la Nación con las provincias. En Santa Fe los recursos girados desde la nación crecieron un 19 por ciento y recibirá más por el fondo sojero.

 Por Rubén Milito

En la actualidad el 70 por ciento de lo recaudado por el Impuesto al Cheque es percibido en forma directa por el Tesoro Nacional y el 30 por ciento restante se distribuye en función a la Ley de Coparticipación. La Reforma propone que el 100 por ciento se distribuya por la Ley de Coparticipación. Según el presupuesto nacional 2010 el total de recursos que percibirían las arcas del Estado a través del Impuesto al Cheque llegarían a los 23.547 millones de pesos, que con el sistema vigente en de coparticipación federal la Nación se quedaría con el 70 por ciento lo que representa 18.813 millones de pesos, mientras que el 30 por ciento restante sería para las provincias representando 3.527 millones de pesos. En caso de coparticiparse la totalidad de este tributo como promueve la oposición en el Congreso de la Nación, el conjunto de las provincias percibiría unos 13.836 millones de pesos significando un incremento en el total de recursos provinciales de 10.308 millones. Mientras que el Tesoro Nacional y la Ansés perderían en conjunto unos 10.729 millones de pesos. Lo que significaría desvestir a un santo para vestir a otro.

De esos 10 mil millones extras que recibirían las provincias a la provincia de Santa Fe le corresponde cerca del 9 por ciento, esto equivale a casi 1.000 millones más para este territorio en el 2010.

Uno de los elementos que tira el Ejecutivo a la hora de confrontar con los mandatarios provinciales es la situación que se da con las retenciones.

La recaudación de los gravámenes al comercio exterior no es coparticipable, por mandato constitucional, de manera que la Nación puede disponer de ella en un 100 por ciento, sostienen desde el gobierno nacional. Sin embargo, con la finalidad de financiar obras de infraestructura en provincias y municipios, se constituyó mediante acuerdo con las provincias el Fondo Federal Solidario. Dicho fondo se constituye con el 30 por ciento de lo recaudado en concepto de derechos de exportación a la soja y sus derivados, y se reparte en forma automática. El Presupuesto Nacional plantea que para el 2010 el Fondo Federal Solidario tendrá un volumen de 6.457 millones de pesos. A Santa le corresponden casi 600 millones.

Desde las provincias de la pampa húmeda sostienen que es muy poco lo que se devuelve en proporción a los recursos que se generan en las mismas. En estas sumatoria de argumentos a favor y en contra de coparticipar tal o cual impuesto aparece una deuda pendiente en el debate del conjunto de la dirigencia política. Este déficit ya se pudo apreciar en el año 2008 cuando se produjo la confrontación por la resolución 125, allí el gobierno nacional estableció una medida pensada como parche y no con una visión integral, desde la oposición sucedió lo mismo cuando sólo pensaron en la posibilidad de voltear una medida para poder correr del centro del escenario político al gobierno nacional.

En estos momentos se repite la historia transformar en coparticipable al impuesto al cheque se transformaría en un paliativo para resolver el problema de las cuentas fiscales de los gobiernos provinciales, pero a su vez implica eternizar un impuesto distorsivo que afecta a pequeños y medianos empresarios, además de desfinanciar al estado nacional. Es sin duda necesario analizar una reforma de la actual política tributaria que es eminentemente regresiva y que está vigente desde la década del 90, a su vez es imprescindible discutir un nuevo pacto fiscal que armonice la distribución de recursos entre los tres niveles del estado.

Un dato que preocupa: en enero del año 2010 los recursos de origen nacional que se envía a la provincia de Santa Fe crecieron casi un 19 por ciento, respecto al mismo mes del año anterior, mientras que los recursos provinciales solo subieron un 4 por ciento. En ese período Ingresos Brutos tuvo una caída del 31 por ciento, mientras que el tributo de patentes mostró una caída del 17 por ciento. El único impuesto provincial que mostró una tendencia positiva fue Ingresos Brutos con un exiguo crecimiento del 3,3 por ciento.

Compartir: 

Twitter
 

La oposición en el Congreso reúne fuerzas para modificar el reparto de fondos a las provincias.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.