CIUDAD › CRISTINA Y EL GOBERNADOR ENTREGARON 230 VIVIENDAS EN GALVEZ

Un acto con gestos y guiños cruzados

En su primera visita a la provincia, la Presidenta aceptó la invitación de Binner: venir a Rosario el próximo 20 de junio.

 Por Guillermo Zysman

La primera visita de la Presidenta a Santa Fe estuvo marcada por los gestos y los guiños cruzados. Como el acto que encabezó Cristina Fernández de Kirchner fue en Villa Gobernador Gálvez, un histórico bastión del peronismo hoy controlado por el Frente Progresista, hubo menciones a Perón, los trabajadores y los sindicatos. El propio Hermes Binner se esforzó por resaltar las virtudes de los hombres fuertes del PJ en esta zona: el ex intendente Pedro González y el titular del Sindicato de la Carne, José Fantini. El elemento simbólico más significativo de la calurosa tarde lo hicieron a dúo: el gobernador la invitó personal y públicamente a la jefa de Estado para que encabece, el 20 de junio, la celebración del Día de la Bandera en Rosario y Cristina aceptó "gustosamente" el ofrecimiento. Hubo tiempo para lo material: se entregaron las primeras 230 casas del Plan Federal de Construcciones -sobre un total de 426 soluciones habitacionales-. La Presidenta hasta deslizó la posibilidad de que a mediados de abril arranquen las demoradas obras de remodelación del Parque España.

Cristina llegó a Fisherton con una acotada comitiva. La acompañaron los ministros Julio De Vido (Planificación) y Florencio Randazzo (Interior). El intendente de Gálvez, Jorge Murabito y Binner la recibieron en el aeropuerto y luego se subieron con ella al palco. El primero en hablar fue el jefe comunal quien agradeció el aporte de la Nación para la construcción de las viviendas entregadas.

Binner remarcó la importancia de la presencia de Cristina y el rol de la vivienda en el ámbito familiar. Consciente que no jugaba de local, elogió al otrora hombre fuerte de Gálvez, Pedro González por la gestión realizada para la concreción de las obras ayer inauguradas. Un cerrado aplauso apoyó las palabras del gobernador. De inmediato ensalzó a Fantini. Señaló que su trabajo había sido "fundamental" para conseguir la concreción de las viviendas a través de "su visión que va más allá del gremialismo y apunta a darle importancia a la cadena de valor a la industria cárnica", lo que lo convierte en "una de las grandes personalidades de la provincia". Los fieles seguidores del dirigente gremial ovacionaron a Binner, acallando los silbidos que antes se habían escuchado. En tren de no descuidar la tropa propia, el jefe de la Casa Gris alabó a Murabito. "Un joven intendente con grandes condiciones para ser parte de la sangre nueva que necesita la provincia", dijo.

Fue allí que el gobernador volvió a dirigirse a la Presidenta. La invitó personal y públicamente para que encabece los actos del Día de la Bandera el próximo 20 de junio en Rosario. En el transcurso de su discurso Cristina recogió el guante y dijo aceptar "gustosamente" el convite para recordar la gesta de Manuel Belgrano.

Cristina había iniciado su discurso resaltando que no era casualidad que su primera presencia en "esta fantástica" provincia como jefa de Estado estuviera vinculada con "la inauguración de un elemento tan vital como la casa y el hogar con el valor agregado de que todo esto es fruto de la articulación de esfuerzos entre los trabajadores, el sindicato, el Estado y los empresarios".

"Esta tarde tan santafesina -siguió- tan calurosa y húmeda tiene otro agregado especial. Mi abuelo, el padre de mi madre fue trabajador frigorífico en la zona de Ensenada y Beriso. No es casualidad tampoco que inauguremos este (primer) barrio en Santa Fe (justo) para los trabajadores de la carne", razonó.

En ese marco retomó uno de los conceptos centrales del kirchnerismo: la creación de puestos de trabajo tras la elevada desocupación y la recuperación de la dignidad. Relató la escena que más la había emocionado en territorio santafesino. Contó que al llegar a Gálvez en helicóptero "una de las tantas personas que había allí, se me acercó y me dijo: 'Tengo trabajo'. El sólo hecho que no venga a pedir ni agradecer marca la importancia que implica tener trabajo, significa recuperar la dignidad humana", sintetizó.

Luego agradeció al "pueblo santafesino por haber votado este proyecto político, de desarrollo e inclusión para todos, cambiando un destino que parecía trágico para los argentinos". Sin hacer una pausa agregó: "Siempre digo soy peronista pero más que nada soy fanáticamente argentina, y eso es lo más importante". Un mensaje tendiente a contener a los grupos del PJ que estaban presentes y al resto.

Para cerrar, comentó que horas antes de llegar a Gálvez había asistido en Recoleta a la muestra "Ausencias" del fotógrafo Gustavo Germano sobre desaparecidos entrerrianos. "Fue muy impresionante ver esa tragedia", admitió tras lo cual prometió "en nombre de esa generación, de esos ideales" construir "un país mejor con la razón y la pasión, juntas".

Compartir: 

Twitter
 

Binner saluda al intendente de Gálvez, Jorge Murabito. Debajo, Cristina sonríe. La Presidenta deslizó que en abril podrían arrancar las obras del Parque España.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.