CIUDAD › SE CASó EN ROSARIO LA PRIMERA PAREJA GAY EXTRANJERA

Sergio y Simón dieron el sí

Los jóvenes paraguayos de 31 y 18 años cumplieron su deseo de formar matrimonio. La boda se concretó en el Distrito Centro, y fue posible mediante una resolución provincial que toma como válido el domicilio declarado de los contrayentes durante su estadía.

 Por Lorena Panzerini

Sergio y Simón eligieron Rosario para convertirse en la primera pareja extranjera que se casa en América Latina. Después de tres años de noviazgo, y varios de militancia por los derechos de la comunidad LGBT (Lesbianas, Gays, Trans y Bisexuales), los jóvenes paraguayos de 31 y 18 años cumplieron su deseo de formar matrimonio. La boda se concretó ayer al mediodía, en el Distrito Centro, y fue posible mediante una resolución provincial que toma como válido el domicilio declarado de los contrayentes durante su estadía. La intendenta Mónica Fein fue una de las testigos de la unión, y antes de la ceremonia señaló: "Esta es la posibilidad de concretar un acto de amor entre dos personas; y nosotros queremos ser testigos. Las ciudades diversas construyen igualdad". Recién casados, los muchachos se manifestaron "felices, abrumados y muy emocionados". "Le agradecemos muchísimo a Rosario, que es nuestra segunda casa. Rosario siempre estuvo cerca; y desde aquí comenzamos la lucha para que en Paraguay el matrimonio igualitario sea un derecho conquistado", dijo Simón Cazal, sin quitarle la mano de la cintura a su flamante marido.

"Sergio Daniel López Centurión, ¿acepta en matrimonio a Simón Cazal Fernández?", preguntó la jueza. "Sí, acepto", dijo rápidamente, y sin dudar. En los mismos términos respondió Simón. Mientras los novios se besaban, los invitados los aplaudieron de pie.

Ambos llegaron al Registro Civil del Distrito Centro antes de las 11. Los dos vestían igual: camisa blanca bordada a mano en hilo fino; pantalón negro; y un faja típica de colores, con la bandera del Paraguay, les envolvía la cintura. En ningún momento dejaron de sonreír, y no se soltaron las manos más que para firmar el acta de matrimonio. "Auy'a eterei". Esas son las palabras en guaraní que encontraron Sergio y Simón para manifestar su "inmensa felicidad". Al mismo tiempo, remarcaron que "la Constitución Nacional del Paraguay dice que todos los habitantes somos iguales en derechos: no puede ser que tengamos que salir de nuestro país, de nuestra cuna para ser reconocidos. Vamos a llevar adelante las acciones que sean necesarias para lograr el reconocimiento pleno en Asunción. El Mercosur está pensado como una comunidad de seres humanos, no solo de capital y mercancías. Hay que hablar de libertades y de derechos".

Los jóvenes aseguraron que muchas parejas paraguayas seguirán su ejemplo. "Antes era una cuestión imposible y ahora tenemos esta oportunidad: una puerta abierta a la igualdad, en todos los sentidos", subrayaron, para agregar que otras parejas están viendo a Rosario como posibilidad para concretar su deseo.

Antes de la ceremonia de la que fue testigo junto con la ex diputada nacional Silvia Augsburguer --quien presentó el primer proyecto de ley por el matrimonio igualitario--, Fein sostuvo: "Argentina avanzó en su legislación. Esperamos que lo que ha pasado en este país sirva para que otros países también se sumen. Rosario tiene una larga historia en el trabajo por la igualdad, y en homenaje a todos los que trabajaron para ello, queremos que sea esta ciudad la que envíe un mensaje a otros países".

Al hablarle al pueblo paraguayo, en apoyo a la comunidad LGBT de ese país, la intendenta recordó: "Cuando (la ley de matrimonio igualitario) se discutió en Argentina había muchos temores; muchos planteaban que iba a cambiar la cultura del país; pero nosotros decimos que cambió para bien. Ahora se acepta la diversidad y el amor entre dos personas y la verdad que mejoró para muchas personas poder mostrar que se amaban, que se querían y que querían construir sus hogares".

El casamiento se concretó exactamente un mes después de la firma de la resolución del gobierno santafesino, que permite contraer matrimonio en la provincia a personas extranjeras, que acrediten fecha de ingreso y egreso, y lugar de estadía temporaria. Ese trámite puede hacerse sólo en tres países: Nepal, Canadá y Argentina. "Hemos tomado esta interpretación porque creemos que es la que más se ajusta a la Constitución y a los tratados de derechos humanos; y entendemos que es la más adecuada", dijo ayer el Ministro de Justicia y Derechos Humanos santafesino, Juan Lewis.

Aunque las distancias no son cortas entre los dos países, muchos amigos y familiares de Simón y Sergio participaron del momento que no olvidarán. Erickson, un militante peruano residente en Buenos Aires, aseguró: "Estoy muy contento por ellos, que sean reconocidos como pareja. Sergio y Simón son un ejemplo no solo para Paraguay, sino para toda Latinoamérica". Al mismo tiempo, Eduardo, quien llegó desde Paraguay para estar con sus amigos, señaló que "se trata de un paso que hace tiempo era un sueño y ahora es una realidad. Nuestro estado tiene que reconocer y vamos a lograrlo con la ayuda de los hermanos argentinos. Seguiremos luchando. Estamos súper felices, y nos llena de fuerzas".

Al mismo tiempo, Esteban Paulón, de la Federación LGBT, señaló que a partir de ahora, "las parejas que viven en los 179 países del mundo que no tienen la ley de matrimonio igualitario, pueden casarse en Argentina, y que sea Rosario la primera ciudad es muy importante. Rosario da otro paso en la igualdad, en un acto de solidaridad con los extranjeros", dijo.

Tras la ceremonia, la intendenta y el ministro de Gobierno, Rubén Galassi, le obsequiaron a la pareja un mate y una bombilla, como símbolo de unión; y también el libro de la ciudad para que "lleven a Rosario en sus corazones".

Compartir: 

Twitter
 

Recién casados, los muchachos se manifestaron "felices, abrumados y muy emocionados".
Imagen: Sebastián Granata.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.