CIUDAD › DENUNCIAN AGRESION POLICIAL A UN HIJO DE MERCEDES DELGADO Y UN TESTIGO DEL CRIMEN

El peligro es dentro de la seccional

Juan Ponce, el hijo mayor de la militante social de barrio Ludueña asesinada en enero pasado, reveló que a su hermano de 16 años, lo levantaron en la calle y le dieron una paliza en la comisaría 12. Las denuncias se repiten en el barrio.

 Por José Maggi

Juan Ponce, el hijo de Mercedes Delgado --la militante social asesinada en medio de un enfrentamiento narco en barrio Ludueña en enero de este año-- denunció ayer que uno de los hermanos menores, de tan solo 16 años, fue detenido, llevado a la seccional 12º y molido a golpes por la policía. También reveló que en el barrio hubo una agresión anterior de un testigo de la causa de su madre, al que llevaron a un descampado y lo "rompieron todo". También se quejó del fallo de la justicia que dictó la falta de mérito a los tres detenidos por ese crimen: "La policía no busca al asesino de mi madre, nosotros tuvimos que alcanzarles las pruebas. Y encima soportamos que hicieran las primeras pericias a media cuadra de donde ocurrió el crimen, dándoles tiempo a los asesinos a que levantaran toda las pruebas".

Ponce --en diálogo con el programa "Apuntes y resumen" de Radio Universidad-- se quejó de haberse enterado del fallo del juez Alejandro Negroni "por el diario". "Ni siquiera me llamaron desde el juzgado para avisarme, y demás está decir que estamos muy disconformes con esta decisión de dictarle el falta de mérito a los tres detenidos por le asesinato de mi madre", afirmó.

"Creo que ellos son culpables de la balacera que llevó a la muerte de mi mamá, quiero decir que tienen parte de la culpa porque sino se hubiesen tiroteado, mi vieja estaría viva". Ponce lo dice porque en rigor quien habría disparado es Daniel Riquelme, que está aún prófugo.

"Más allá de que queden detenidos por el intento de homicidio entre ellos, la muerte se produjo y fue la de mi madre", dijo el hijo de la militante social muerta al quedar en medio de un tiroteo entre dos grupos.

Ponce razona que si bien "el autor material está prófugo, y dos de los detenidos --Ferriol y Piedrabuena--, estaban de espaldas a mi madre,

el tercero es Matías Riquelme, que es el hijo del que le tiró a mi madre. El pibe le dio el arma a su padre para que disparara, no entiendo por qué lo absolvieron".

En este sentido, el hijo de Mecha Delgado apuntó también a la "ineficiencia policial, ya que hicieron la pericia a media cuadra de donde había ocurrido el crimen, dándole la posibilidad de que los asesinos juntaran las pruebas, como los casquillos, las balas y hasta lavaran la sangre. Como fui a quejarme a la comisaría, vinieron al otro día, pero ya no había nada. Así cómo van a agarrar a alguien?" se preguntó.

El escaso apego policial en la pesquisa llevó justamente a que sea la propia familia Delgado la que arrimara elementos. "Lo que hay de base de la investigación, y datos para buscar el asesino de mi madre los acercamos nosotros. Y hasta hoy no tenemos respuestas, porque no tienen ni idea donde puede estar. Es nuestra lucha encontrarlo, y si alguien nos tira un dato hacemos el trabajo de averiguar, y no solo nosotros, sino que lo hacemos con toda la comunidad de Ludueña. Pero este laburo lo debería hacer la policía".

Las críticas de Ponce no se limitaron solo a la pesquisa por el asesinato de su madre, militante barrial de un comedor comunitario, muy querida en su barrio. El propio socialismo la rescató como un ejemplo de su militancia, y el gobernador en su velatorio. Ponce cuestionó al accionar diario de la policía en el barrio.

"En la seccional 12 pasan cosas muy duras. Hace pocos días mataron a un pibe en el barrio (se refiere a Brian Saucedo) pero ya venían pasando cosas raras, con varios pibes que golpearon. Uno de ellos era uno de mis hermanos más chico, de 16 años".

"Parece que lo levantó en la calle el Comando Radioeléctrico, pero lo llevaron seguro a la comisaría 12 y le pegaron una paliza bárbara, lo rompieron todo. Lo detuvieron por averiguación de antecedentes, y le inventaron una causa por robo", recordó.

No todo termina allí: "A otro pibe del barrio que era testigo en la causa de mi madre lo llevaron a un descampado y lo recagaron a palos. Ninguno de estos dos casos los denunciamos en ningún lado por el miedo que hay en el barrio. Y uno lo entiende porque sino hay que ver lo que pasó con mi vieja, nosotros acercamos todos los datos y pistas y no pasó nada".

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2017 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

Logo de Gigared