CIUDAD › EX DUEñO DEL PUERTO ROSARIO

Denunciado por lavar

En el ambiente de negocios relacionados con el puerto de Rosario por estas horas ocupa el centro de las conversaciones las declaraciones del empresario Gustavo Shanahan al diario español El Mundo en las que afirma que su ex socio catalán Jordi Pujol (h) usó la terminal local para lavar 9 millones de euros provenientes de paraísos fiscales. Según las revelaciones del ex director de Terminal Puerto Rosario -la concesionaria de los muelles I y II que terminó vendiendo el año pasado al grupo Vicentín-, el hijo del dirigente nacionalista catalán transfirió entre marzo de 2004 y noviembre de 2012 esos dineros a cuentas en Suiza, Andorra y Panamá, y que desde allí llegaron a Puerto Rosario en negro. La información alimenta la investigación de la Justicia española sobre Pujol (en la foto), y por eso Interpol despachó pedidos de datos al respecto a entidades empresarias de Rosario vinculadas a la operatoria de estas terminales portuarias.

La mecha la encendió en enero pasado María Victoria Alvarez, ex novia del millonario catalán, quien denunció ante la Unidad de Delitos Económicos y Fiscales de su país presuntas maniobras de lavado de dinero. En marzo el fisco informó al juez Pablo Ruz que Pujol sacó de España y a través de sociedades propias 32,4 millones de euros hacia varios países, Argentina y Uruguay entre ellos, y paraísos fiscales.

La situación legal de Pujol Ferrusola captó el interés de buena parte de la prensa española, al tratarse del primogénito del ex presidente catalán Jordi Pujol, miembro de una familia millonaria y con activa participación en la política de una región que últimamente vuelve a reclamar su independencia política de Madrid. En ese marco, Shanahan, quien había desembarcado en TPR como asesor y luego como accionista en la compañía de sinuoso rumbo que comandó Guillermo Salazar Boero, dio su versión al diario El Mundo y en la península ibérica sus revelaciones impactaron.

Aquí las reprodujo esta semana el portal de negocios y economía Punto Biz. Shanahan dijo que Pujol, a través de un testaferro inglés llamado Herbert Rainford, "metió de golpe" 9 millones de euros en Rosario procedentes de tres paraísos fiscales: Suiza, Andorra y Panamá, cuando hace algunos años estos movimientos de capital no eran investigados con rigor. El empresario rosarino agregó que una vez realizadas las transferencias, "se monetizaban las sumas y se invertían ya en metálico en negocios como el de Rosario".

Al parecer, Shanahan dio a conocer a la prensa algunos e mails intercambiados con Pujol. Uno de ellos, de 2005, dice lo siguiente: "Apreciado Gustavo: esta mañana se han enviado 1.252.609,60 euros, que corresponden al cambio de hoy a 1.500.000 dólares a la dirección que me pasaste. Te llegará desde Suiza. Recuerdos".

En esos tiempos, Pujol detentaba el 30% de las acciones de TPR, hasta el año pasado, cuando el grupo Vicentín y la operadora portuaria chilena Ultramar se hicieron cargo de los muelles.

Si bien Shanahan declaró al periódico español que "es bueno que ahora salga toda la mierda a flote", también es cierto -como se pregunta el artículo de Punto Biz- que resulta intrigante que el empresario divulgue esas posibles operaciones de lavado de dinero del pasado que tal vez también lo involucren.

Este empresario también tuvo su espacio mediático cuando el fideicomiso del country Los Pasos lo apartó luego de que inversores de ese fondo lo acusaran de haber desviado aportes a otros negocios ajenos al emprendimiento inmobiliario junto al arroyo Ludueña.

Tales revelaciones suman ingredientes a la ya ajetreada historia reciente de las terminales I y II del puerto rosarino. Desde la escandalosa gestión de la filipina Ictsi en los '90, a la no menos turbulenta operación de TPR donde abrevó detrás de escena el empresario Orlando Vignatti, accionista de La Capital, y dueño de Ambito Financiero y El Ciudadano, y una estéril sociedad con Port Tarragona. De esta última emergió la figura de Jordi Pujol en los negocios locales, desde la firma Inter Rosario Port Services y con el 30% de las acciones de la concesión. El año pasado Pujol vendió su parte y se retiró del muelle rosarino. Allí también concluyó la sociedad con Shanahan, con quien tendría en común un negocio inmobiliario en el balneario esteño de José Ignacio. Según publicó el portal de negocios, Shanahan, apremiado por una auditoría en Uruguay, le pidió en julio pasado dinero a Pujol, quien se lo negó alegando que en España la Justicia lo tiene en la mira. Dos meses después, Shanahan apareció en el diario español ventilando una versión que complica a su ex socio y amigo.

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.