CIUDAD › LA ZONA OESTE DE LA CIUDAD

Muralla china

 Por José Maggi

La zona oeste rosarina también fue escenario ayer de algunas escaramuzas entre policías y quienes pretendían ingresar a algún autoservicio. El rasgo distintivo de la zona fue esta nueva muralla china en la que devinieron los volquetes colocados de apuro en las puertas mismas de cada autoservicio asiático. Al cierre de esta edición no se habían podido concretar ningún acto vandálico, por lo que en el oeste, la situación se asemejaba a una psicosis.

En Camilo Aldao al 3700, un comerciante asiático no solo colocó un par de volquetes en su ingreso, sino que prácticamente se encerró junto a su familia en el interior del mercado y desde la terraza custodiaba el lugar. "A los que quieran entrar les voy a disparar", repetía a los medios de prensa que llegaron hasta el comercio que el año pasado sufrió el saqueo total.

Uno de los primeros puntos del oeste que explotó fue la esquina de Avellaneda y Amenábar, donde alrededor de las 15 fue interrumpido el tránsito por varios vecinos que cruzaron un container de basura y quemaron cubiertas. A solo metros de allí el autoservicio Macau, era custodiado por dos efectivos policiales y un empleado.

En la última semana una importante cantidad de comerciantes chinos habían comenzado a proteger sus negocios colocando volquetes con escombros o tierra. Ayer mismo el supermercado Sur de Cochabamba y Gutenberg estaba anulando el ingreso con dos volquetes. El mercado había sido saqueado en diciembre de 2012, y su propietaria estaba desesperada porque su compañero está por estos días en su país de origen.

Durante gran parte de la tarde las unidades del Comando Radioeléctrico se trasladaron en distintas direcciones acudiendo a los llamados de vecinos que alertaban al 911 sobre distintas zonas cercanas a comercios donde se estaba agolpando gente.

Mientras Rosario/12 recorría la zona una caravana de cuatro unidades policiales enfiló hacia el sur. Su objetivo era el super de Nahuel Huapi y Mosconi, pero rápidamente el temor se disipó: falsa alarma. El comerciante también de origen asiático, ya había avisado a sus vecinos que mudaría el local en los próximos días fuera de Rosario, tras los rumores de saqueo. Obviamente el traslado quedará para las próximas jornadas en la que se puede cargar un camión, sin correr riesgo de ser saqueado. Por las dudas un efectivo policial quedó apostado en su frente, respaldado por algunos hombres que oficiaban de custodios.

Otro de los que no se dejó ganar por la improvisación fue el dueño del super de Cerrito al 4300, uno de los picos de tensión de los saqueos del ultimo año. Entonces un custodio estuvo a punto de perder la vida, cuando alguien gatilló un arma desde el exterior por un pequeña mirilla frente a la cual estaba parado el guardia. Tan solo una señal de la virulencia de entonces. En esta oportunidad, el comerciante chino resolvió levantar paredes detrás de la enorme persiana metálica de ingreso, para limitar al máximo el ingreso de clientes. Por las dudas, ayer por al tarde, ni siquiera abrió sus puertas como decenas de otros comercios de alimentos de la zona oeste.

Compartir: 

Twitter
 

 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.