CIUDAD › LA CAUSA DEL PIBE CASCO PASó A LA JUSTICIA FEDERAL DE ROSARIO

Otra investigación en marcha

La juez provincial Bernardelli declaró su incompetencia, ordenó que se recaratule la causa como "desaparición forzada" y se remitan las actuaciones al tribunal Federal. El expediente se había iniciado como búsqueda de paradero, a principios de octubre.

 Por Lorena Panzerini

La jueza Roxana Bernardelli determinó que la causa por la desaparición y muerte de Franco Casco, pase a la Justicia Federal y se investigue como "desaparición forzada de persona". Se trata del joven de 20 años, proveniente de Florencio Varela, desaparecido en Rosario hasta que su cuerpo fue hallado en el río Paraná, tras haber estado detenido en la seccional 7ª, por presunta resistencia a la autoridad. El defensor general Gabriel Ganón, que representó a los padres de la víctima, consideró que el fallo de Bernardelli es "ejemplar"; y lo celebró como "contracara" de la decisión del juez federal Marcelo Bailaque, que había rechazado el pedido de traspaso. Ganón entendió que la resolución de Bailaque "deviene abstracta". También habló de "papelón y tendencia al encubrimiento" del fiscal Guillermo Apanowicz, que tuvo el caso hasta ayer. La jueza reveló que Franco no fue revisado por un médico antes de ser liberado la noche del 7 de octubre. "Esto es muy grave", dijo e indagó sobre los elementos de prueba que tiene la Fiscalía para hablar de "otras hipótesis", fuera de la responsabilidad policial. Además, ordenó oficiar al gobernador Antonio Bonfatti para que se investigue la "probable comisión de faltas" del personal de la seccional 7ª.

En su resolución, la magistrada citó un fallo de la Corte Suprema de la Nación, que hace dos semanas envió a la Justicia Federal la causa por la desaparición forzada de Sergio Avalos, de Neuquén, luego de 11 años de haber estado en la justicia de esa provincia. "No voy a permitir que transcurran 11 años; ni un mes más", dijo Bernadelli sobre el caso Casco. Con esta decisión, el Ministerio Público de la Acusación no estará más a cargo de la investigación, que se inició como búsqueda de paradero, a principios de octubre.

Al solicitar la incompetencia de fuero provincial y que se investigue el caso como una desaparición forzada de personas, Ganón fundamentó que existieron "incumplimientos y omisiones" por parte de la Fiscalía. Recordó que Franco, quien estaba de visita en la casa de su tía, fue privado de su libertad, y citó jurisprudencia para dar cuenta de la "irregularidad" de esa detención. "Lo detuvieron sin motivación, y luego se simuló un hecho de flagrancia", lanzó. Además se quejó de que no se dio aviso a un abogado cuando el chico fue arrestado.

Al mismo tiempo, aseguró que "no se cumplió con el protocolo de búsqueda de paradero; ni se controló a la policía. Nada hicieron cuando supieron que había estado en la comisaría. Cuando la familia llegó a los medios de comunicación comenzaron con ciertas medidas. Apanowicz derivó la investigación a la propia policía acusada por la desaparición; y dejó perder filmaciones de la comisaría. Tampoco advirtió que le tomaron el pelo porque no le entregaron el teléfono del que se fotografió a Franco en la seccional, donde se lo ve severamente golpeado", enumeró.

A su turno, Apanowicz, acompañado por Mariana Prunotto, relató los sucesos y consideró que no se reúnen los elementos para hablar de competencia federal. En tanto, no quedó clara la fecha de detención de Franco, ya que a su padre, Ramón Casco, le indicaron que fue la noche del 6 de octubre, pero en el libro de guardia figura que fue el 7, a las 13.05; y que lo liberaron esa misma noche, sin revisión médica previa. Esa situación llamó la atención de la jueza Bernardelli, ante la sospecha de que haya sido una detención ilegal; sobre todo, porque el informe médico de la tarde dio cuenta de que estaba "desorientado en tiempo y espacio", pero no volvieron a revisarlo antes de dejarlo ir. Además, la magistrada consideró que el chico fue puesto en "estado de desamparo e indefensión".

La jueza le pidió al fiscal que informe sobre las investigaciones practicadas desde la denuncia hasta la aparición del cadáver, 20 días después; y qué hipótesis tiene. Apanowicz contestó que "la de responsabilidad policial, es solo una" de las que manejan; y pese al reconocimiento del cuerpo por parte de los padres, dijo que aún "no hay certezas", ya que los estudios no fueron completados. La jueza quiso saber cuáles son las "otras hipótesis", y Apanowicz contestó: "Que haya otro autor (de la muerte); o que haya sido un accidente". En ese sentido habló de imágenes que se están peritando, tomadas por cámaras de seguridad en la vía pública, para "determinar" si se trata de Franco; pero Ganón se quejó de que esa posibilidad fue negada por la tía de Franco, que vio los videos, pese a que "tendrían que haberles avisado a los padres. Se les ocultó información". La jueza cuestionó que la fiscalía hable de "otras hipótesis" sin dar cuenta de elementos sobre ellas. Es que la última vez que se vio a Franco, fue en la seccional 7ª.

Bernardelli declaró la "incompetencia por vía declinatoria" del tribunal provincial; ordenó que se recaratule la causa como "desaparición forzada", y se remitan las actuaciones a la Justicia Federal. Además, ordenó que se oficie al gobernador, al jefe de la URII y a Asuntos Internos para que "se realicen las actuaciones administrativas para esclarecer la probable comisión de faltas autónomas por parte del personal policial".

Compartir: 

Twitter
 

Bernardelli cuestionó que la fiscalía hable de "otras hipótesis" sin dar elementos.
Imagen: Alberto Gentilcore
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.