CIUDAD › MáS REPERCUSIONES POR LA PRESENCIA DE BULLRICH EN ROSARIO POR OPERATIVOS ANTIDROGA.

Mucho autobombo en la sede policial

Las autoridades provinciales no fueron avisadas, la ministra se rodeó de diputados y concejales del PRO para comentar los allanamientos que hizo la federal en Rosario por narcotráfico. La intendenta Fein sólo habló por teléfono con Bullrich y luego se fue del lugar.

 Por Pablo Feldman

La conferencia de prensa de la Ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich en la delegación Rosario de la Federal se ha convertido en el primer acto partidario en una sede policial del que se tenga registro. Allí convergieron la ministra, el secretario de Seguridad Eugenio Burzaco, el Comisario Omar Di Santo, y los diputados provinciales Federico Angelini y Roy López Molina y la diputada nacional Ana Martínez. Flanqueados por uniformados con el rostro tapado por pasamontañas que portaban armas largas. La ministra dio detalles de los procedimientos en los que se incautaron 8 (ocho) kilos de marihuana y una cantidad no precisada de cocaína -no se conoce la pureza- exhibida en bolsitas para la prensa. Además enumeró los allanamientos y la cantidad de detenidos. Se trató de una cantidad muy inferior a la capturada la semana pasada por la policía de Santa Fe -250 kilos (dos cientos cincuenta)-, situación que no motivó ninguna rueda de prensa. De las 16 personas que fueron detenidas, alguna de ellas -Rosa Camino- se destaca por ser la hermana del ex jefe de la barrabrava de Newell's Pimpi Camino. Pero según los dichos de la ministra se trató de "una cadena de narcomenudeo que operaba en el barrio La Tablada".

El acto Pro-Federal tuvo un tono moderado, luego de un breve dialogo telefónico entre la ministra y la intendenta Mónica Fein, que había concurrido al edificio de calle 9 de julio, y al ver "la mesa tendida" decidió retirarse después de hablar con el fiscal actuante y sin esperar a Bullrich.

Tampoco estuvo el ministro Maximiliano Pullaro, quien fue avisado en la mañana de la presencia de Bullrich pero no en su momento de los operativos en curso. Por su parte, el gobernador Miguel Lifschitz prefirió no hablar del tema, aunque la ausencia del jefe de la cartera y la retirada de Fein marcan a las claras la tirantez con el gobierno nacional a partir del papelón de Cayastá -del que nunca se supo más nada- y sobre todo de algunas declaraciones del gobernador advirtiendo sobre la no aplicación del "Protocolo de Seguridad" y otras consideraciones entorno a la política económica del macrismo y sus efectos en la región.

El jueves la intendenta Fein habló en la apertura de sesiones del Concejo Municipal y se refirió, entre otras cosas al "Estado spot" y al "Estado bobo" diciendo que ninguna de esas alternativas sería la que adoptaría el gobierno municipal durante su segundo mandato. Probablemente esa haya sido la más clara de sus definiciones, luego enumeró obras, hizo algunas promesas y como suele suceder, los propios la aplaudieron y los opositores la criticaron. Hasta ahí, lo de siempre. Sin embargo algunos dirigentes del PRO fueron más allá y "prometieron" la asistencia del gobierno nacional para llenar la vacancia atribuida al municipio en "un tema ausente en el discurso que fue la seguridad", dijeron. A coro, incluidos algunos conversos anticipaban la situación: Al día siguiente, se completaban una decena de procedimientos de la Policía Federal transformando la profecía en realidad.

Esta vez, la ministra se ocupó de asegurarse que había el número de detenidos que se daría a conocer -todos eslabones iniciales de la cadena delictiva- y la cantidad de droga secuestrada. Alguien le dijo a la ministra que era buena idea que viajara a Rosario y se presentara ante los medios cual si hubieran decomisado una cantidad récord de drogas o capturado al Chapo Guzman.

"Esto fue más burdo que lo que alguna vez hizo Berni" dijo a este cronista un experimentado periodista que cubre temas policiales, rememorando algunos de los cortos circuitos entre el gobierno de Santa Fe y el ministro del gobierno de Cristina Kirchner. Algo de eso le debe haber dicho Fein por teléfono a Bullrich después de haberla esperado en el edificio de la Federal y marcharse antes de que arribara la ministra. Se conocen de la época en que ambas fueron diputadas de la nación y su trato es cordial. Sin embargo Fein le manifestó su sorpresa -se enteró por los medios de los operativos- y su disgusto por el montaje con "actores secundarios" y hasta algunos "extras" en el escenario de la Federal.

Bullrich dijo que no era algo contra la ciudad, y lo remarcó en la conferencia de prensa, pero la limitada entidad de los "logros" comprometieron esa afirmación. Al parecer el diálogo telefónico dio algún fruto porque la despedida fue cordial, la intendenta se puso a su disposición para cuando "haya que trabajar en serio, y conjuntamente".

Entre las preguntas que le hicieron a Bullrich surgió la diferencia de criterio que expreso el gobierno de Santa Fe entorno al tratamiento de las protestas. La no aplicación del protocolo "la Virginia" (me tomo cinco minutos ...) molestó a la ministra que preguntó "¿para qué lo firmaron si ahora se desdicen?", en relación a la posición de Santa Fe. En rigor en lo que se firmó en la reunión del Consejo de Seguridad en Bariloche fue una serie de generalidades y según el ministro Pullaro "no dice en ningún lado eso de se van o los sacamos e 5 minutos". Pullaro fue más allá al sostener que la posición de la provincia es "dialogar y no reprimir". Además, no se trataba de un documento final -que se conocerá en los próximos días- sino de una serie de apuntes "para que cada provincia haga lo que crea que tiene que hacer", reafirmó el ministro.

En ese sentido ratificó que "vamos a trabajar con el ministerio público de la acusación, para cada uno de los eventuales conflictos que se presenten. En Santa Fe no vamos a tener un plazo establecido, entendemos que tenemos que dialogar", concluyó Pullaro.

La situación de la provincia -conocida sobre todo por sus propios habitantes- es desde hace muchos años compleja. Especialmente Rosario, donde la narcocriminalidad ha crecido de manera exponencial. Las estadísticas avalan estas afirmaciones, del mismo modo que permiten verificar el vector de crecimiento de 10 años a esta parte. Que haya un Jefe de Policía preso, decenas de oficiales procesados, más todavía impunes, es suficiente motivo de preocupación para las autoridades santafesinas que más allá de sus buenas intenciones no consiguen todavía revertir esa tendencia. Es que además de las intenciones se necesita profesionalismo, trabajo mancomunado, serio y sostenido. Hay algunos indicadores favorables -tomados de las mismas estadísticas que sostienen las afirmaciones del inicio de este párrafo- pero es indispensable no ceder ante las presiones ni "jugar para la tribuna".

"Nadie se enoja porque detienen a narcotraficantes en su territorio" dijo la ministra Bullrich con pretendida candidez, para justificar la "mise en scene". Solo faltaron los globos.

Compartir: 

Twitter
 

La ministra Bullrich y Burzaco junto a Ana Martínez, Angelini, López Molina y el edil Chumpitaz reunidos en la federal.
Imagen: Sebastián Granata.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.