CIUDAD › LOS TAXIS QUIEREN AUMENTO Y AMENAZAN CON UN PARO

La presión va sobre ruedas

Tras el anuncio del nuevo precio del boleto de colectivos,
los taxistas salieron ayer a pedir también un incremento del
40%. "Lo que están pidiendo es desmedido", dijo Clara García.

Horas después de haber anunciado la municipalidad el aumento del boleto en el transporte urbano, los taxistas volvieron a reclamar incremento tarifario para el sector, esta vez un 40 por ciento, pero además con una severa advertencia: De no mediar novedades podrían suspender el servicio nocturno. Además no descartaron recurrir a la Justicia para exigir la realización del estudio integral del transporte para definir la cantidad de chapas que necesita la ciudad y la tarifa del sistema. Anoche en una asamblea realizada entre las distintas cámaras de propietarios de licencias, se resolvió realizar un estudio de costos propio que estará terminado dentro de una semana. Con las conclusiones en la mano le reclamarán una audiencia al intendente Miguel Lifschitz para destrabar el conflicto. El Ejecutivo rechazó los argumentos de los tacheros.

Si bien el malestar de los tacheros con la administración municipal y con el Concejo ya lleva unos meses, se potenció ayer al oficializarse el aumento del boleto urbano. "Según los cálculos que hicimos, la tarifa de los taxis tiene que aumentar hasta alcanzar cinco veces y medio más el valor del boleto. Es decir, que estaríamos hablando de $2,60 la bajada de bandera y 0,13 cada ficha,", estimó Cesca, máximo referente de la Asociación de Titulares de Taxis Independientes.

Según el titular de Atti, "cuando sube el costo del boleto si se juntan cuatro personas con el valor de esa tarifa, les conviene con cinco pesos tomar un taxi, que es lo que sale del centro a Alberdi. Además elige el taxi no sólo por el valor de la tarifa sino también por la mala frecuencia del transporte urbano de pasajeros. Al ser ineficiente el servicio de colectivos la gente se vuelca masivamente y el servicio colapsa".

Consultado sobre eventuales medidas de fuerza, Cesca admitió que el sector está "evaluando suspender el servicio nocturno desde que empiece a regir el aumento del boleto del transporte urbano". De concretarse el lock out patronal, será apoyado por los choferes, según ratificó el secretario general del sindicato de Peones, Horacio Boix.

Tornambé, presidente la Cámara de Titulares de Licencias de Taxis de Rosario (Catiltar), reconoció el malestar del sector. A diferencia de lo planteado por Cesca se inclinó por un aumento del 35 por ciento en la tarifa -"la bajada de bandera no pude bajar los $2.40 pesos", precisó-, tras lo cual sujetó la modalidad del plan de lucha a la resolución de las asambleas de cada una de las entidades.

No obstante ello, se quejó por la falta de avances en la labor de la comisión que debe establecer el número de licencias que requiere la ciudad y los costos del sistema. "No hemos podido formar aún la mesa de discusión porque los concejales están de vacaciones y la Universidad tampoco se ha presentado. Entonces, vamos a recurrir a la Justicia porque no se cumplió con la norma. Para el 1º de marzo, según dijo el intendente, tendría que haber un estudio serio sobre este tema. A este ritmo seguramente no llegaremos a esa fecha", proyectó el dirigente.

El taxista de Catiltar expresó su acuerdo con el mejoramiento del servicio de taxis pero destacó: "Se tiene que hacer en un marco serio para que no caiga nuestra actividad. Tengo una nota donde en junio de 2006 varias personas pidieron licencias de taxis porque no tienen trabajo y la Municipalidad les respondió que no se puede porque el parque automotor está excedido. Y después en septiembre nos tiraron 500 licencias en la cabeza; esto no es serio", se quejó.

Por su parte el titular de Atti dijo que el sector que representa "tiene grandes dudas de que se efectivamente se necesiten las 500 nuevas chapas si se modifica la tarifa. Nos están acorralando para que tomemos medidas de fuerza o vayamos a la Justicia de manera tal que no nos dan posibilidad de salvar la fuente de trabajo", concluyó Cesca.

Anoche, Tornambé confirmó a este diario que la asamblea realizada entre las distintas cámaras había resuelto efectuar un estudio de costos propio para determinar el valor exacto de la tarifa. "Esto no puede llevar más de una semana", estimó el refrente de Catiltar quien confirmó que "con los resultados en la mano vamos a reunirnos con el intendente para hablar seriamente de los costos del sistema".

Compartir: 

Twitter
 

Los choferes quieren volver a modificar los relojes con una bajada de bandera más cara. Patrones y peones dejaron en suspenso un paro de actividades en el horario nocturno.
 
ROSARIO12
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2020 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.