soy

Viernes, 14 de noviembre de 2014

Pulsos y canciones

 Por Gustavo Lamas

Perfume Genius
Tood Bright

El cantautor de Seattle Mike Hadreas, quien se hace llamar Perfume Genius, es uno de los nuevos iconos gay del pop mundial. Una especie de Anthony Hegarty estilizado que este año editó su tercer disco, Too Bright. Sus baladas melodramáticas que, entre suspiros y lamentos, describen su vida lidiando con la discriminación y el sufrimiento, a veces son apenas arropadas por unos pocos acordes al piano y otras con una orquestación capaz de encenderse a todo vapor. Algo de eso ocurre en la imprescindible “Queen”, donde pasa del minimalismo de unas pocas notas al estribillo épico en el que grita “ninguna familia está a salvo cuando me contoneo” en pleno crescendo (no se pierdan el video). O en “Greed”, donde va de un bajo sintetizado a un coro de alaridos y galope opulento deudor del glam rock de la mejor cosecha. La sutileza de los arreglos es producto del trabajo junto a Adrian Utley, de Portishead. Sobre el final del disco, en “All Along” escupe la frase que sintetiza el espíritu del disco: “No necesito tu amor... Necesito que escuches”, y de fondo se desliza el chirrido de una guitarra slide.

Shamir
Northtown

Cuánta falta hacía la aparición de este chico andrógino del norte de Las Vegas que, con tan sólo 19 años y un puñado de canciones para completar su primer e.p. en el sello Godmode de Nueva York, ya es comparado por los críticos más excitados con Prince, Michael Jackson y Grace Jones. ¿No será mucho? Habrá que ver si, con el paso del tiempo, convalida las credenciales de presentación. En tan sólo cinco temas incursiona en el pulso discotequero, bajos acid, sonidos de sirena pistera, alaridos souleros, y cierra con una balada acústica. El primer corte “If I Wasn’t True” es un hitazo de acá a la China, pegadizo para corear hasta en la ducha y para catapultarse al centro de la pista de baile. La ambigüedad de su voz es parte de la clave del éxito. Pero odia que la describan como “andrógina”, prefiere definirse técnicamente como contratenor.

Roman Flügel
Happiness Is Happening

Roman Flügel es una de los productores más interesantes de la escena electrónica alemana y el cerebro detrás de la gestación de célebres sellos como Ongaku, Klang y Playhouse. En su faceta de compositor ha pasado por un derrotero de varios alias, colaboraciones y estilos. Finalmente en 2011 le puso su nombre propio a su álbum completo, Fatty Folders. Este año vuelve a la carga con Happiness is Happening en la escudería Dial, otra marca de garantía asegurada. Lejos de la estridencia del tecno más pistero, este nuevo disco lo encuentra navegando por aguas serenas, apostando a distintos ritmos y atmósferas. Un recorrido que va desde el pulso de motorcito krautrockero de “Connecting the Ghost”, a las melodías para autopistas a lo Kraftwerk de “Wilkie”, el hipnotismo de “Occult Levitation” hasta la canción de cuna para chillar al regreso de la discoteca All the Matters.

Cooly G
La multifacética Merrisa Campbell se hace llamar Cooly G y bajo ese alias pincha como dj, remixa, produce, canta y rapea pero, además, juega al fútbol en una liga semiprofesional inglesa. Es una de las figuras rutilantes del sello Hyperdub con el cual ya editó un primer disco Playin’ Me hace dos años. Esta nueva entrega está lejos de los ritmos acelerados del UK Funky el Garage que suele pasar como dj. A la hora de componer sus nuevos tracks afila la puntería y se sumerge bajo las sábanas sedosas del r’n’b y las baladas más cachonderas y sensuales, poniendo su voz susurrante como eje. Títulos sugerentes como “So Deep”, “Fuck with You” y “Your Sex” hablan por sí mismos. Con arreglos sutiles, acordes alcochonados suavestar, el pulso ingrávido e hipnótico a medio ritmo y los bajos profundos característicos de las producciones del sello, nos recuerda a la Janet Jackson más “erótica” y la Neneh Cherry precoz de “Raw Like Sushi”.

Lee Gamble
Koch
En esta última aventura discográfica, el inglés de Birmingham Lee Gamble nos propone sumergirnos en su mundo de atmósferas y pulsos ingrávidos. Con mucha personalidad pasa del ambient y los paisajes sonoros a los ritmos hipnóticos del tecno más cavernoso. Quizá para comprender mejor cómo logra este viaje sónico, tan lejos de la pretensión futurista como de la nostalgia retro, valga la pena agregar que Lee padece de micropsia o Síndrome de Alicia en el País de las Maravillas. Ese trastorno neurológico afecta su percepción visual, de manera que ve los objetos muy diferentes de lo que son en realidad. En su caso también se le presenta esta dificultad en la audición, por lo que puede llegar a escuchar planos y frecuencias diferentes del resto de la gente. Seguramente algo de ese extraño mundo perceptivo y alucinante es lo que vuelca en su música altamente disfrutable.

Altagama
Idem
Dos viejos colaboradores unen sus fuerzas y emprenden un nuevo viaje en búsqueda de la canción perfecta y los arreglos sutiles, usando todas las herramientas que el estudio de grabación puede ofrecer a dos compositores, músicos y productores de altísima gama. Se trata de Yul Acri, estrecho colaborador de Daniel Melero, agitador de las redes sociales, líder de los Suavestar y Lucas Martí, el cerebro detrás de A Tirador Láser –banda por la que también pasó Yul– con una extensa carrera solista y aventuras como Varias Artistas. A la dupla se le suma Cyn Rosenfeld con su voz. El disco recorre un extenso viaje que abarca una variada paleta de sonidos y ritmos siempre a favor de las canciones: el tecno pop pegadizo (“A solas”, “Que no fluya”), las baladas fm (“Atardecer”, “Días pequeños”) y hasta la canción ambient (“No luz”). Entre canciones redondas y hitazos que ojalá suenen en nuestras radios se escuchan ecos de los Laid Back, Scritti Politti, Prefab Sprout y el Ariel Pink más inspirado y cancionero. Bienvenidos.

Gazelle Twin
Unflesh
Gazelle Twin es la criatura creada por la compositora británica Elizabeth Bernholz. El concepto y estética de este segundo disco cambia radicalmente y deja atrás aquel primero The Entire City, que iba por el lado de la electrónica lánguida con largos lamentos y se la veía con lagrimones de maquillaje corrido. Ahora todo es más extremo: su cara directamente aparece borroneada y deformada o en carne viva, su voz totalmente procesada y la música está recargada de turbulencias, sonidos corrosivos y la crudeza de los ritmos del tecno industrial. Unflesh apunta a reflexionar sobre las mutaciones del cuerpo, la enfermedad, lo monstruoso, las metamorfosis de las cirugías y la muerte. Bernholz exorciza los fantasmas que la acompañan desde su infancia: trastornos de ansiedad y fobias varias. El disco no se queda en el gestito gore y es ampliamente disfrutable para aquellos que quieran sumergirse en el costado más oscuro de la electrónica, con cortes, quebradas y texturas no tan exploradas.

Tinashe
Aquarius
Este año comenzó con el sorpresivo último álbum de Beyoncé en las bateas con el que levantó el umbral de calidad para cualquier cantante que quiera desplegar sus alas en el firmamento del r’n’b. Con menos riesgo que la mujer de Jay Z y más clasicismo, aparece la joven Tinashe para sobresalir con Aquarius. La actriz, modelo, cantante y productora no es nueva en la música. Hizo sus primeros palotes compartiendo escenarios con la banda femenina pop The Stunners. Tras la huella de la Janet Jackson más romántica y sobre todo de la Aaliyah producida por Timbaland, ella también sabe rodearse de los productores top del momento para la arquitectura de sus temazos. Por ejemplo, para las síncopas de “Cold Sweet” cuenta con Boi-1da, en la sedosa y quebradiza “Bet” participa Dave Hynes, más conocido como Blood Orange, y en la soulera “How Many Times” aparece Future para rapearle al oído.

Carola Bony
Fantasy
Con tanto macho rockero pasado bajo el puente, hacía falta que la señorita que cantó en el legendario Colores santos regresara al disco tras 20 años de su plateado debut, que muchos guardamos como un tesoro, para llamar a las cosas por su nombre y cantar la palabra “pija” a los cuatro vientos, pedir que la claven y le enseñen a aullar. Como en aquel primer disco en el que combinaba ambient, experimentos y canciones, en este Fantasy hay algo de todo ese combo, aunque amplía el abanico y se atreve a sonar más pesada que La Pesada en temas como “No es cierto” y “Dama guerrera”, guiña al glam rock y se monta en un loop de T. Rex en “Indecente”, rockea con carrocería tecno en “sórdido”, redondea una balada perfecta en “Dama de noche” y recupera su faceta más experimental en la canción deconstruida “Erótico”. Queremos más y que no se haga esperar tanto.

Masters At Works
House Masters
A casi 25 años de sus comienzos como dúo, Little Louie Vega y Kenny Dope Gonzalez lanzan un compilado kilométrico cuádruple en el que combinan sus propias producciones bajo diferentes alias, como Nuyorican Soul o MAW, con una extensa selección de sus más recordados remixes. Un imperdible repaso por su legado musical desde el house profundo más característico, los inicios de lo que se conoció como Acid Jazz, remixando a Incognito y Brand New Heavies, la remake de Runaway de Lollettta Hollaway compuesta por Salsoul Orchestra reversionada junto a India, el mejor remix del clásico de los Saint Etienne “Only Love Can Break Your Heart”, hasta las remezclas para las divas del house CeCe Peniston y Ultra Naté. Ideal para aprender de la vieja escuela con estos verdaderos maestros del house.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOY
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.