soy

Viernes, 14 de noviembre de 2014

PD > CARTAS A [email protected]

¿Acá no podemos hacerlo?

Como arreglamos las bicis fuimos a Los Sabios a cenar. Un jueves, 23.30 hs., está cerrado. Nos peleamos. Una arranca sola a Ladran Sancho. Y la otra la alcanza pedaleando: dejémonos de joder. Vayamos a cenar juntas al Kentucky. Vamos. Ya fue. En silencio nos acomodamos en la barra. Nos clavamos unas porciones y una jarra de birra. Un rato largo ni nos miramos. Hasta que sí. De cerquita. Y nos besamos. Y nos reconciliamos. Cae el mozo para interrumpir con un balbuceo. Finalmente lo dice: que no, no podemos hacerlo más. O nos dejamos de besar o nos tenemos que ir. Lo manda el encargado. Saltamos de las banquetas y vamos a buscar al tipo que tan bien nos había cobrado. El encargado no quiere darnos su nombre: que no le hablemos así, que nadie nos faltó el respeto, que tiene una hermana como nosotras (?), que todo bien pero que esto es un salón familiar. Todos están mirando. Esperamos un librito de quejas que a nadie le importa. ¿Sos rati? El morocho divertido hace una mueca sospechosa. Una pareja de héteros jóvenes se indigna y se besan en solidaridad un rato. Nosotras intentamos pero ya nada es lo mismo. Los chongos de la mesa larga se burlan con risotadas hasta que por fin llega el librito y escribimos la queja pelotuda. Que la discriminación y la inconstitucionalidad y toda la artillería teórica que se desvanece en la lapicera. Firmamos con DNI. La amargura nos arrastra en búsqueda de otra cosa. Y nos vamos al kiosco a comer un chocolate enorme que no quita la impotencia. Feliz diez meses, mi amor.

Esta escena es más o menos lo que pasó. Es lo que pasa todo el tiempo en nuestras vidas. Lo que nos vulnera todo el rato. Pero resulta que tortas, putos, bisexuales, travas y trans amigxs, esta vez, nos agitan a que no podemos dejarla pasar. Y sabemos: no hay leyes ni orgullos que alcancen. Entonces, un día antes de marchar felizmente vamos a repudiar con rabia. A lengüetazo vivo estaremos hasta acalambrarnos. O la que le pinte de nuestros cuerpos disidentes. Están invitad*s.

Marisol Senson y Magdalena De Santo

Besada en Kentucky: hoy a las 22. Av. Corrientes 3599.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOY
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.