soy

Viernes, 14 de noviembre de 2014

palos y palotes

Los infelices dichos de Lanata, como una suerte de Pigmalión pedagógico, hoy se traducen en spots radiales y talleres sobre diversidad para periodistas.

 Por Dolores Curia

A partir de la denuncia que la Federación Argentina LGBT y Attta presentaron ante la Defensoría del Público luego de que Lanata sacara a relucir su transfobia, el organismo llegó a un acuerdo con Radio Mitre para que emita spots sobre la Ley de Identidad de Género. Con la voz de la periodista y actriz Celeste Montanari, se explica de forma casi coloquial qué derechos consagra la ley y qué es la autopercepción del género: “Son spots frescos, que van al grano. No se toma a los dichos de Lanata como chascarrillo, el eje no es lo que él dijo o no dijo, sino la acción positiva de divulgación”. En paralelo, la Defensoría está ofreciendo hasta fin de año talleres para periodistas sobre el tratamiento de temas lgbt. La semana pasada las capacitaciones estuvieron a cargo de 100% Diversidad y Derechos y de la Falgbt. La mesa redonda que el viernes pasado estuvo integrada por Martín Canevaro, Cristina Pérez (ambos de 100% Diversidad y Derechos), Cynthia Ottaviano (Defensora del Público) y periodistas (de Canal 9, Radio Mitre, entre otros medios) favoreció el ping pong. Como disparador, el sinceramiento de una tensión: “Subyace la idea de que hemos llegado a tal punto con respecto a la corrección política que ya no se puede decir nada –avivaba el debate Canevaro–. Este momento bisagra, por la distancia que hay entre las leyes y la batalla cultural, habilita esa sensación. La clave es pensar cuál es el contexto de los comentarios y en qué medida, tal vez por desconocimiento, se vulneran derechos”. Se explicó en qué consiste la Ley de Identidad de Género, su impronta despatologizante, diferencias entre sexo y género, cuándo viene al caso mencionar la orientación sexual o la identidad de género (“Si digo ‘una maestra travesti golpeó a un alumno’, pudiendo decir ‘una maestra golpeó a un alumno’, ¿qué aporta el dato de que sea travesti más allá de sensacionalismo?”, se preguntaba Ottaviano). Se despejaron dudas: “Ya sé que ‘los travestis’ es un error pero no sé cuándo corresponde ‘persona trans’ o ‘travesti’”, preguntó un periodista. Más allá de las connotaciones de cada definición, “lo preferible es lo más simple: preguntar a la persona cómo quiere ser nombrada”, respondió Pérez. Hubo recomendaciones para cubrir la Marcha del Orgullo: evitar la espectacularización, la difusión de estereotipos, el foco sobre la fiesta y los desnudos invisibilizando la dimensión política. Y del lado de lxs asistentes se escuchó la queja detrás del chiste: “Es lógico que un notero busque lo exótico para llamar la atención, lo que más garpe... ¡y en la marcha te lo dan en bandeja!”, sintetizando una tensión que Ottaviano considera síntoma de una transición: la de pensar la comunicación como mercancía a entenderla como un derecho humano.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOY
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.