soy

Viernes, 16 de septiembre de 2016

A LA VISTA

Alerta VIH

Crecen las denuncias de faltantes de materiales para test de VIH y preservativos. A esto se suma la reciente renuncia del doctor Carlos Falistocco al frente de la Dirección Nacional de Sida y ETS. El ministro de Salud debe decidir quién lo reemplazará. Cuando lo haga decidirá también la política de respuesta al VIH de Argentina en los próximos años.

 Por Gustavo Pecoraro

Estas últimas semanas llovieron denuncias sobre faltantes de materiales para realizar los test de VIH en diferentes provincias. Desde el verano pasado hay problemas en la provisión de reactivos para análisis de Carga Viral y CD4, preservativos y otros elementos. Las organizaciones de la sociedad civil no han demorado la reacción. El Foro de Activistas en VIH exigió respuestas al Ministerio de Salud: “Solicitamos, como un derecho fundamental que nos corresponde, el acceso a la información pública sobre el estado del stock de medicación ARV, preservativos, reactivos para recuentos de CD4, carga viral, TDR para VIH para lo que resta del corriente año y el estado de las compras a futuro. Pedimos que se solucione esta situación a la brevedad para no recurrir a instancias legales y/o judiciales”. El informe que se ha obtenido como respuesta señala que el stock de reactivos de CD4 alcanzaría hasta el mes de febrero de 2017 y que están garantizadas las mediciones de Carga Viral. De los casi 82 millones de preservativos de consumo planificado, sólo existen un millón y medio en stock.

Causas del desabastecimiento

En principio, demora en la apertura de licitaciones y en las compras que el Ministerio de Salud de la Nación tiene que garantizar a las provincias. Trabas burocráticas, mal desempeño y no entender que atrás de un expediente hay personas esperando su tratamiento. La calidad de vida de nosotrxs -las personas viviendo con VIH- no debe estar sujeta a la idoneidad de tal o cual funcionario ni al maquiavélico mecanismo del entramado político que deja de lado las políticas públicas por los acuerdos más espurios. ¿Entienden qué significa para una persona viviendo con VIH que rueden de nuevo -después de tantos años de bienestar- las noticias de escasez de reactivos o medicación? Y no pensemos sólo en quienes manejamos la accesibilidad y la información. Pensemos en aquellxs que aún viven el VIH como un castigo, con el silencio como trampa, el miedo como compañía, y la imposibilidad de hablar como consejera.

Hemos criticado a los agoreros que en medio de la campaña electoral provocaban incertidumbre, pero también exigiremos a las autoridades actuales que ni se les ocurra dar un paso atrás en materia de gestión de políticas en respuesta al VIH.

Porque allá donde pega fuerte la obscenidad de la palabra irresponsable, hay seres humanos, jóvenes y adultos que atender. Y cuando decimos atender, decimos personas con derechos básicos. Un tratamiento implica mucho más que la ingesta diaria de un par de pastillas y una extracción de sangre cada tres meses. Hay sentimientos, esfuerzos, tiempo. Una inversión de voluntades que garantiza el paso a paso diario y vital que encierra una calidad de vida. Estar bien. Sano. Corrámonos un poco de la efectividad de la medicina. Los antirretrovirales tienen como aliadas a nuestras decisiones vitales. La adherencia al tratamiento requiere que nadie (ni ninguna noticia) quiebre la confianza en lo que hacemos diariamente. Así como nuestro médico debe ser nuestro mejor confidente, nuestra fortaleza es la mejor amiga de nuestra salud.

¿Y ahora?

En este contexto se suma la renuncia del doctor Carlos Falistocco (que trabajaba en el Ministerio de Salud desde hace casi 20 años) como Director de la Dirección Nacional de Sida y ETS desde donde había logrado mejorar la gestión en el tema VIH, consolidando su relación con las organizaciones de la sociedad civil y el sector biomédico. Suplemento SOY pudo saber cuáles son las opciones más firmes que pudieran reemplazarlo donde se barajan varios nombres de profesionales de orígenes distintos, contactos distintos e ideas de gestión opuestas.

Entre ellos está el doctor Jorge Galindez (jefe del Servicio de Clínica Médica del Hospital Escuela Eva Perón) quien era número puesto en el Ministerio de Salud de la provincia de Santa Fe si Miguel del Sel ganaba la gobernación con el PRO; el Dr. Miguel Pedrola coordinador de AHF Argentina (AIDS Healthcare Foundation de Argentina) una de las corporaciones más entusiastas en la difusión de la PrEP (profilaxis pre-exposición) a nivel mundial y en la Argentina; el doctor Sergio Mallen asesor del Fondo de Población de las Naciones Unidas; el doctor Horacio Salomón director del INBIRS (Instituto de Investigaciones Biomédicas en Retrovirus y Sida -UBA/CONICET); la doctora Adriana Durán Directora de Programas Sanitarios del Ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires; el doctor Omar Sued director de Investigaciones Clínicas de la Fundación Huésped; y algunos nombres más. La pelea -entonces- será gestión y relación con la sociedad civil versus negocios. La decisión la tiene el Ministro de Salud -Dr. Lemus- que tiene para optar entre las opiniones de los operadores en temas de salud Luis Barrionuevo y Enrique Nosiglia por un lado, y la de la Ministra de Salud de la provincia de Buenos Aires, Zulma Ortiz, por el otro. También podrá escuchar a las distintas organizaciones que existen en la Argentina en trabajo sobre Sida y que han ayudado a que la gestión de la Dirección de Sida sea todo lo eficiente posible. Cuando Lemus decida el nombramiento decidirá también la política de respuesta al VIH que tendrá nuestro país en los próximos años. Lo que es lo mismo a una política que mueve millones y millones de dólares. Y en malas manos ya sabemos qué puede ocasionar eso de que anden rondando tantos millones.

Panorama

¿Será que tenemos que estar dependiendo de estas decisiones para saber cuál será el rumbo de esta política después de años de buena gestión? ¿Será que la trayectoria e idoneidad se reemplazará por gestores de objetivos comerciales? ¿Será que el peso de la opinión de las farmacéuticas inclinará la balanza? ¿o se escuchará la voz de la sociedad civil y se elegirá una especie de “candidato del pueblo”? El doctor Falistocco seguirá en funciones casi hasta finales de septiembre y luego el camino puede transformarse en una pesadilla o en la posibilidad de seguir articulando con la Dirección de Sida.

Según datos de un informe elaborado por la revista de medicina británica The Lancet e informado por la BBC de Londres, Argentina con la cifra de 6.320 casos ocupa el 4º puesto de los países con mayor número de nuevos casos reportados de VIH en América Latina en los últimos diez años, detrás de Brasil con 33.670, México con 12,470, y Haití con 9.490; y por delante de Colombia con 6.150 nuevos casos. Estos indicadores muestran que hay mucho trabajo por hacer. Esperemos que quien reemplace al doctor Falistocco tenga bien puesta la mirada en la respuesta al VIH y en las personas que estamos involucradas en ello.

La Sociedad Civil está alerta, y este alerta contagia.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOY
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.