soy

Viernes, 16 de septiembre de 2016

CINE

Viaje hacia el fin de la noche berlinesa

Catolicismo al desnudo y contracultura de los 60 más desnuda todavía en el 16º Festival de Cine Alemán, hasta el 21 de septiembre.

 Por Alejandro Dramis

Erase una vez Berlín Occidental en los 80, epicentro europeo y juvenil de la disidencia sexual, política y social concentrado en las calles y clubes nocturnos, en donde la experimentación artística, la vida comunitaria, la deconstrucción de identidades heredadas de un pasado silenciado y la liberación sexual constituían la contracara de la severa vigilancia del Muro de Berlín, el desesperante avance del sida y el inminente fin del mundo que aventuraban la Guerra Fría y los accidentes en Chernobyl. Hoy esas imágenes son postales de un pasado revoltoso que mutó en un presente menos entusiasta en el cual, paradójicamente, el país que inauguró el primer museo de historia lgbt del mundo, abrió las puertas de Schöneberg -uno de los primeros y más grandes barrios lgbt del planeta- y publicó la primera revista gay en 1896 continúa negando, desde su gobierno, los permanentes reclamos de derechos igualitarios de las minorías sexuales, sociales y disidentes. Entre gritos y silencios, pasados y presentes, SOY recomienda algunas películas con ojo crítico y espíritu queer.

FASSBINDER

Nuevo documental sobre el gran cineasta Rainer Werner Fassbinder a cargo de la realizadora Annekatrin Hendel, quien pone el ojo en los aspectos más íntimos del revoltoso director alemán con el objetivo de penetrar en su explosiva personalidad. Mediante imágenes de archivo, tomas inéditas de sus películas y detrás de cámaras, antiguas entrevistas al propio Fassbinder y reportajes actuales a quienes mejor lo conocieron, como el actor Harry Baer, las actrices Irm Hermann y Hanna Schygulla, el film se focaliza en su relación con las drogas, el alcohol, el potencial infinito de su creatividad y las relaciones amorosas y sexuales de su corta pero intensa vida junto a su primera esposa, sus diversos amantes, novios, novias y amigos que acompañaron y participaron en los febriles rodajes de sus magistrales obras.

B MOVIE: LUJURIA Y MUSICA EN BERLIN OCCIDENTAL (1979-1989)

Películas como Berlín Súper 80 ya registraron ese hervidero contracultural, sexual y creativo que significó la capital alemana desde fines de los 70 durante toda una década, pero B Movie lo refleja como ninguna otra. Mark Reeder, músico, productor, fetichista de los uniformes y cineasta inglés radicado en Berlín Occidental documentó personalmente aquella movida underground, musical y artística berlinesa con imágenes, entrevistas y performances. Así, por la pantalla desfilan las vampiresas andróginas de Malaria!, el incatalogable Blixa Bargeld y lxs frecuentes Christiane F., Nick Cave y Tilda Swinton entre otrxs habitué del mítico barrio de Kreuzberg. Un collage que viaja desde la anarquía, el caos y la vida comunitaria hasta la caída del Muro y el principio del fin de la utopía disidente.

¡MUERTE A LOS HIPPIES! QUE VIVA EL PUNK

Lo que B Movie refleja en las calles y en sus antros se vuelve aquí material de una parodia sobre la misma movida rabiosa y contracultural. A los 19 años Robert, saturado de los estándares acomodaticios de la cultura hippie, decide abandonarlo todo y mudarse a Berlín Occidental para sumergirse de lleno en la subcultura punk, abrazar el inconformismo y poner en marcha el destierro de todo parámetro de normalidad en su vida. Como empleado de limpieza en un show erótico inicia un viaje hacia el fin de la noche berlinesa, descubriendo clubes sexuales, bares gay, discos leather y otros mil y un hermosos agujeros que signaron una época de inquietudes furiosas. En esta ficción autobiográfica del director Oskar Roehler, todo parecido con la realidad está totalmente intencionado.

PECADO

Los sacerdotes Dominik, Oliver y Jakob, amigos durante décadas y comprometidos con la Iglesia Católica, se encuentran en una encrucijada cuando el primero es denunciado por el abuso sexual de un menor en una institución en la que trabaja. Mientras Dominik espera en prisión, Oliver se dedica de lleno a ocultar este nuevo caso de abuso entre los muros de la Iglesia, mientras que Jakob no logra tolerar la complicidad a la que lo intentan someter bajo excusa de salvaguardar la imagen del catolicismo ante el mundo. El primer largometraje de Gerd Schneider ubica sus cámaras en la máxima cercanía del abuso sexual de menores por parte de curas católicos, develando las tramas y complicidades de los sacerdotes pedófilos y el lugar silenciado que le queda en ese contexto a las víctimas y sus familiares.

Compartir: 

Twitter
 

 
SOY
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.