soy

Viernes, 16 de septiembre de 2016

MúSICA

A contramano

Me gritaron Fifí, la milonga queer que llegó a la calle Corrientes y se montó con todo.

 Por Alejandro Dramis

La gente va llegando al baile y la red carpet del Maipo se convierte en una drag carpet de pelucas frondosas. Una docena de drag queens conduce al resto de la troup hacia la sala que emula un auténtico cabaret como los de antaño, como el de la Minnelli de aquel film que la catapultó al éxito, pero bien de acá: de compadritxs de jopo y vestidos largos, en una celebración de canciones queer, una misa criolla a puro fifí. Un 2x4 hecho piel en las quilométricas piernas de Shirley Diamante, la “auténtica drag del tango”, anfitriona y compañera de Moisés Delgado, el endurecido Raymond, carismático cantor y bailarín sobre las tablas. El tango, que es risa y llanto, es torta, puto, trava, hétero y queer, se vuelve nostálgico y actual porque, como declaran lxs chicxs a coro, en esta milonga los tangos “no se componen, se descomponen”.

Alegría camp, cruce y disolución de géneros. Así deviene el show, con la participación de una tercera en concordia, una Marianela Ávalos que encarna a Nely, fan número uno del dúo dinámico: la Nely hétero, bi, torta, poco enterada de lo que quiere pero convencida de quererlo todo y ya. El trío y la orquesta en vivo enamoran al público con su propio enamoramiento y contagian su diversión desde la mismísima frase con la que afianzan el nombre de este hermoso arrabal: ese “cada cual hace de su tango una flor” que tan bien les cabe.

Jueves a las 21 en el Teatro Maipo, Esmeralda 443

Compartir: 

Twitter
 

 
SOY
 indice

Logo de Página/12

© 2000-2021 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.