UNIVERSIDAD › ENCUENTRO SOBRE POLITICA CIENTIFICA

Ciencia en debate

En relación con una polémica publicada por Página/12, profesores y alumnos discutieron sobre los científicos, el poder y la educación.

 Por Julián Bruschtein


“Hay que formar profesionales con espíritu crítico”, fue la demanda que más se escuchó en el debate “¿Ciencia para qué?”, realizado en la Facultad de Ciencias Exactas de la UBA, en el marco de un encuentro nacional de estudiantes de Física. Profesores y alumnos se reunieron para debatir sobre política científica, tomando como insumo un intenso debate publicado por Página/12 durante los primeros meses de este año, una discusión surgida a partir de una entrevista de este diario al ministro de Ciencia, Lino Barañao.

Para participar del encuentro, realizado en Ciudad Universitaria el fin de semana pasado, los estudiantes invitaron a varios de los académicos que intervinieron en aquella polémica. Entre otros, estuvieron la socióloga Norma Giarracca, el ex vicepresidente del INTI Jorge Se-ghezzo, los físicos Guillermo Dussel y Juan Pablo Paz, el filósofo Eduardo Glavich y el economista Miguel Teubal. Reunidos en el primer piso del Pabellón II, sentados en círculo, alumnos y docentes debatieron sobre cuál debería ser el rol de la ciencia y de los científicos en nuestra sociedad, además de puntualizar observaciones sobre las diferencias entre las ciencias duras y las blandas, un punto clave de aquella polémica desatada por los dichos de Barañao.

Glavich señaló que las distintas disciplinas científicas, duras y blandas, exactas y sociales, “se comportan como guetos cerrados, sin tener en cuenta que estamos en el mismo país, y tenemos los mismos problemas. Hay que terminar con los límites autoimpuestos”. Cuando le tocó el turno, Dussel recordó las tradiciones de la ciencia argentina expresadas por Oscar Varsavsky y Rolando García, y subrayó que el modelo de docente universitario debe estar “ligado necesariamente a la investigación”, porque así se promueve “un enfoque distinto que el de quien solamente enseña”. Uno de los estudiantes presentes le retrucó que había que “generar una alternativa a Varsavsky y García”, porque “como está la universidad hoy, sólo forma gente que sabe de Física”, de una sola disciplina.

Después, Giarracca celebró la realización del encuentro como un espacio fundamental para que surja un “cuestionamiento que no está presente. La ciencia sigue para adelante sin darse cuenta de que gran parte de la crisis tiene que ver con la hegemonía de la economía de mercado. El mercado colonizó todos los espacios de la vida y la ciencia no escapó a esto”, dijo, en coincidencia con Glavich, quien había destacado que “buena parte de los científicos del mundo trabajan del lado del poder”.

Una delegación de alumnos de Rosario mostró su preocupación porque “los científicos son parte de la sociedad y hace falta discutir el sentido de lo que hacemos, por qué la sociedad invierte en físicos y cómo retribuimos esa inversión”. Siguiendo el hilo, Seghezzo aseguró que “la ciencia se hace preguntas peligrosas que hacen tambalear lo establecido” y esto, para el esta-blishment, es un hecho “por lo menos incómodo”. Federico, recién recibido, fue más allá y dijo que había que “aprovechar para repensar qué es un físico. Porque existe una tendencia a nivel mundial a generar una serie de técnicas que sirven para la ganancia. Hay una transferencia del sector público al privado y en esa política está el Ministerio de Ciencia”. Lo secundó un estudiante cordobés, que aseguró que “el conocimiento es una construcción social que están intentando llevar hacia el espectro privado”.

Compartir: 

Twitter
 

 

Logo de Página/12

© 2000-2019 www.pagina12.com.ar | República Argentina | Política de privacidad | Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.